Walter Tavares hace un mate ante Johannes Voigtmann en un Real Madrid - Kirolbet Baskonia. Foto: ACB Media (E. Cobos )

El Baskonia roba el factor cancha en los minutos finales (0-1)

Real Madrid 90-94 Kirolbet Baskonia

Felipe Reyes recibe una camiseta conmemorativa por sus 757 partidos como profesional por Clifford Luyk. Foto: ACB Media (E. Cobos).

Ya llegó la Final ACB, ya llegó el colofón a la mejor liga europea, y Real Madrid Kirolbet Baskonia son los grandes protagonistas de esta obra a cinco actos (o menos). Una final que arranca en el WiZink Center y que obligará a dar la mejor versión de sí mismos a ambos equipos. 1-0 o 0-1, cada punto cuenta, y robar un partido en Madrid sería crucial para los vascos.

Tras un precioso homenaje a Felipe Reyes por sus 757 partidos como profesional arrancó la final. La defensa, el triple y el contraataque pasaron a ser los protagonistas absolutos del duelo. 6-5 en los primeros tres minutos, pero en ataques rápidos con alto volumen de fallo. Empezó como una moto Luca Vildoza, todo un terremoto ofensivo, pero se cargó rápido de faltas.

Walter Tavares tenía ganas de final, y lo demostró desde el minuto uno, siendo el jugador más enchufado del Real Madrid. Janis Timma tomó responsabilidades ofensivas para poner arriba a Kirolbet Baskonia (13-14). Ambos equipos estaban muy fallones, los vascos en la pintura y los madrileños desde el triple. Marcelinho Huertas revolucionó el partido con su experiencia y dirección de mando, lo que llevó a que se acabaran los primeros diez minutos con 17-19 en el marcador.

Se atascó el Real Madrid en el inicio del segundo por la gran defensa de Kirolbet Baskonia. Los blancos sumaban desde el tiro libre, ya que las canastas en juego no entraban. Janis Timma hacía daño y Sergio Llull no podía tapar todas las carencias ofensivas del equipo. Aún así, la distancia sólo era un punto (24-25).

El partido se calentó mucho, y Rudy Fernández vio una técnica por protestar. En ese caos arbitral se perdió el Real Madrid, y la diferencia pasó a siete puntos (24-31). Momento bronca de Pablo Laso. El partido seguía los derroteros de lo que interesaba a Kirolbet Baskonia: lento, duro, a bajo marcador. Vicent Poirier se hizó grande en la pintura sin Walter Tavares, y abusaba del aro sin compasión. Santísima aparición de Jaycee Carroll Facundo Campazzo para mantener con vida a los blancos y dejar el partido en tablas al descanso. 39-39 en el marcador del WiZink Center.

Janis Timma tira un triple ante la defensa de Luka Doncic en un Real Madrid- Kirolbet Baskonia. Foto: ACB Media (E. Cobos).

Por algo es una final

Arrancó el tercer cuarto con un Johannes Voigtmann como un tiro, con dos triples consecutivos que ponían el 43-49. Luka Doncic tenía que dar su mejor versión ante la buena defensa de Janis Timma,que estaba cuajando un partidazo, para mantener en el partido al Real Madrid. Un triple de Fabien Causeur devolvió la ventaja a los blancos (50-49).

El ambiente se volvió a caldear. La desesperación del Real Madrid con el arbitraje no paraba de aumentar. Cuando se acabé la temporada habrá que hablar de la gran labor de Walter Tavares, que sin hacer ruido siempre se echa sobre el hombro al equipo. El marcador se movía en pocos puntos, hasta que Rodrigue Beabois desestabilizó el encuentro para poner el 58-64. De nuevo, bronca de Pablo Laso y acabó el cuarto 58-67.

Los últimos diez minutos daban sensación de ser una guerra abierta. Qué coraje de un Real Madrid que no se rinde nunca. Pero Kirolbet Baskonia tenía el día y mantenía la ventaja. Tuvo el equipo blanco que tirar de buenas defensas y de todo su arsenal defensivo para acercarse en el marcador, y de un triplazo de Sergio Llull.

Quedaban cinco minutos de partido y no se podía casi ni respirar. La tensión asfixiaba. 70-73. El Real Madrid se dejaba la vida por cada balón. Las tentativas blancas eran bien respondidas por Kirolbet Baskonia. Aunque estaba Jaycee Carroll en sus noches anotadoras. 76-77 a falta de 3:30. Duelo precioso entre el estadounidense y Luca Vildoza por llevarse el primer partido.

Consiguió remontar el Real Madrid tras un triple de Jeffery Taylor, y el WiZink Center se volvió loco. 82-80 a falta de 2:30. La victoria pendía de un hilo muy fino, hasta un tiro libre podía decidir. Sergio Llull apareció en la hora de los valientes, pero las faltas a favor de Kirolbet Baskonia eran muy baratas y vivían de los libres. El fantasma de Bojan Dubljevic voló sobre el WiZink Center, y tras una falta pitada inverosímil sobre Tornike Shengelia, cayó en la orilla el conjunto madridista. Luchó hasta el final, metió incluso Jaycee Carroll un triple para ponerse 90-92 a falta de cuatro segundos, pero fue insuficiente. Sorpresa en el primer partido de la final.

 

Ficha técnica

Real Madrid- 90: Facundo Campazzo (4), Fabien Causeur (5), Luka Doncic (12), Trey Thompkins (4), Walter Tavares (12) -quinteto titular- Anthony Randolph (-), Rudy Fernández (8), Felipe Reyes (4), Gustavo Ayón (4), Jaycee Carroll (20), Sergio Llull (14), Jeffery Taylor (3).

Kirolbet Baskonia- 94: Luca Vildoza (16), Matt Janning (9), Janis Timma (12), Tornike Shengelia (12), Vincent Poirier (13) -quinteto titular- Johannes Voigtmann (11), Rinalds Malmanis (-), Marcelinho Huertas (7), Rodrigue Beaubois (11), Ilimane Diop (3), Jayson Granger (-), Patricio Garino (-).