SomosBasket
Noticias de la NBA en español, baloncesto europeo, ACB, Euroliga, rumores y mercado de fichajes

Previa Playoffs, Finales de la NBA: Golden State Warriors vs Cleveland Cavaliers

La Final de la NBA más clara de... ¿la historia?

Get real time updates directly on you device, subscribe now.

Otra final en la que los Golden State Warriors y los Cleveland Cavaliers se verán las caras. Otros Playoffs que terminarán de la misma manera que años atrás. Pero este año, quizás, tenemos ganador casi antes de empezar.

Cleveland Cavaliers, ante su mayor reto

Los Cavs lo han vuelto a hacer. Este es el cuarto año consecutivo que jugarán unas finales de la NBA, una vez más contra los Warriors. Un LeBron excelso a sus 33 años ha liderado a una plantilla totalmente renovada, sin Kyrie y con hasta 6 cambios de jugadores en febrero. El equipo no ha terminado de carburar y ya vieron peligrar sus PlayOffs en dos séptimos partidos, primero contra Pacers y luego contra Celtics. Tanto prensa como aficionados coinciden en que esta es la peor plantilla que presentan en los cuatro años de finales. LeBron, contra todo y contra todos intentará lograr su mayor proeza: llevar a este equipo al anillo.

La tarea no es nada sencilla. La aportación de sus compañeros ha sido muy irregular y LeBron se ha visto completamente solo en algunos partidos de esta post-temporada. En un estilo de juego que depende mucho de los triples tras pase, sólo Korver ha tenido un buen porcentaje de tiros de tres, con un 42’4%. El resto de compañeros, como Love, J.R. Smith, Hill, Jeff Green se han quedado por debajo 30% de acierto. Son datos de las series contra Boston, en la que los Cavs llegaron a verse con un 2-0 abajo pero que finalmente remontaron con un épico séptimo partido en el Garden. Las posibilidades de que estos Cavaliers puedan ganar a los Warriors tienden a 0 simplemente por la diferencia de talento entre las plantillas. Si pueden tener alguna posibilidad, estas pueden ser las claves:

La ausencia de Iguodala. El que fuera MVP de las Finales de 2015 verá el primer partido sin vestirse de corto, y sigue sin estar clara su vuelta. Siempre ha sido la primera opción defensiva contra LeBron, así que ésta es una nueva situación para ellos. Es probable que sea Draymond Green el primero en emparejarse con él.

¿Cómo se defienden los Cavs? Es lo que tiene el conglomerado de los Warriors. Cuatro de los mejores jugadores de toda la liga contra una de las peores defensas. Siendo el segundo peor equipo de temporada regular en rating defensivo, sí es verdad que han mejorado en estos PlayOffs. Destacan Tristan Thompson, que ha hecho un buen trabajo defendiendo a Horford, así como Larry Nance Jr. cuando ha entrado en pista.

La aportación de los secundarios. Los Cavs necesitan sacar el máximo de todo lo que no sea LeBron. Se tiene que ver la mejor versión de todos ellos para poder hacer algo. Steve Kerr lo tenía claro: “Un jugador no te lleva solo a la final. Hay que estar atento a los demás jugadores. Hemos visto a J.R. Smith hacer 30 puntos en este estadio. No sólo nos hemos preparado para LeBron.

Los Warriors, a confirmar su hegemonía

Lo difícil ya está hecho. Y esa es la cruda realidad. Los Golden State Warriors, con otra temporada por encima de las 60 victorias y con unos Playoffs donde, hasta que se toparon con Houston, ni se han despeinado, son total y absolutamente favoritos para llevarse la NBA otro año más. Porque, básicamente, tienen más talento y son mejor plantilla. Pero dejando a un lado el talento individual, las claves de os de la bahía en estas Finales pasarían por:

Durant neutraliza a LeBron en anotación: Tranquilidad, que no hablo de defensa. Hablo de que, por muchos 50 puntos que LeBron James sea capaz de anotar, siempre va a haber un jugador en el equipo rival capaz de eclipsar esa anotación o hacer que esa anotación no tenga el impacto real que tendría frente a otros equipos. Los Warriors son un equipo que juega al mejor de 120 puntos, con lo cual, la anotación de LeBron James no debería ser un problema.

Emparejamiento Kevin Love vs Draymond Green: En todas las finales pasa. Al principio, todo el mundo coloca a Kevin Love como uno de los jugadores a tener en cuenta si es que espabila de una vez, pero al final, Draymond Green, al ser más rápido y más intenso, siempre acaba ganándole la partida a Kevin. Es decir, la segunda máxima referencia de los Cavs está absolutamente neutralizada, con lo cual, LeBron James vuelve a estar sólo ante el peligro, a no ser que Love decida por fin aprovechar la ventaja de altura y desequilibrar la defensa de Golden State.

El talento: Esto es una Final de la NBA, y por muchos sistemas que existan, al final e el talento el que gana este tipo de eventos. Los Warriors son infinitamente superiores a unos Cavaliers que, como no hagan una eliminatoria perfecta, se van a ir con un 4-0 a sus espaldas. Y esto es más cierto que el padre nuestro. Lo difícil ya lo han hecho en San Francisco, lo único que les queda es materializar esa ventaja llevar a Golden State el cuarto campeonato de su historia, tercero en cuatro años.