Resumen SB: Los Warriors reaccionan y habrá séptimo partido

Golden State forzó el séptimo partido con un gran Klay Thompson

Foto: Ezra Shaw/Getty Images North America

Nunca subestimes el corazón de un campeón. Los Warriors recuperaron su mejor versión y forzaron el séptimo partido con un gran partido en el Oracle Arena que finalizó con una ventaja de 29 puntos para los chicos de Steve Kerr. Cambiaron la marcha tras el descanso y los Rockets no pudieron aguantar la embestida de unos Warriors que saben como hacer daño tras la reanudación. Todo se decidirá en el Toyota Center con un séptimo partido que promete mucho.

Houston Rockets salió al parqué con ganas de cerrar la serie y sellar su billete a las Finales de la NBA. Lograron una ventaja de 17 puntos en el primer cuarto que acabó siendo de diez a la finalización de la primera mitad. James Harden recuperó su mejor forma en el tiro de larga distancia mientras que Eric Gordon le acompañó en el quinteto titular anotando cada tiro que le llegaba a las manos. No notaron la baja de Paul hasta ese momento. 11 triples en la primera mitad para los tejanos mientras que los Warriors solo pudieron anotar cuatro. Kerr reajustó su plan y Golden State salió en modo apisonadora.

Abrieron la segunda mitad con un parcial de 13-0 poniendo el Oracle Arena en fuego y provocando el tiempo muerto temprano de Mike D’Antoni en solo 95 segundos de periodo. Los tiros comenzaron a entrar y los ‘Splash Brothers’ nos dejaron un partido ‘vintage’, de aquellos que no se veían desde la llegada de Kevin Durant. El alero de Maryland sigue atravesando una mala racha en el tiro teniendo en cuenta la eficiencia con la que anotaba hasta ahora. Aún así, hizo fácil lo difícil y sumó 23 puntos y 7 rebotes en 35 minutos. Tras empezar diez puntos abajo, cerraron el cuarto siete puntos arriba.

El último cuarto solo sirvió para poner tierra de por medio y dejar que los Warriors se regocijaran al encontrar de nuevo su mejor versión. La segunda mitad terminó con un resultado de 64-25 a favor de los locales. Y gran parte fue gracias a Klay Thompson, para el que no es nada nuevo jugar sextos partidos con el riesgo de la eliminación. Ya lo hizo en Oklahoma City en 2016 con 41 puntos y 11 triples. Esta vez fueron 35 puntos y 9 triples para mandar la serie de vuelta a Houston. Draymond Green firmó una línea espectacular con 10 rebotes, 9 asistencias, 5 tapones, 4 robos y 4 puntos mientras que Stephen Curry volvió a notar el calor en su muñeca y cerró el encuentro con 29 puntos, 6 asistencias, 5 rebotes y 3 tapones.

Leave A Reply

Your email address will not be published.