SomosBasket
Noticias de la NBA en español, baloncesto europeo, ACB, Euroliga, rumores y mercado de fichajes

ANÁLISIS | Una final con sabor a venganza

El Real Madrid volverá a verse las caras con el Fenerbahce

Get real time updates directly on you device, subscribe now.

367 días después de lo acontecido la pasada Euroliga, el Real Madrid tendrá la oportunidad de buscar revancha ante su verdugo del año pasado, el Fenerbahce Dogus, quien llega a la final con el cartel de favorito.

Hoy se cumple, exactamente, un año del varapalo del Real Madrid ante el Fenerbahce la temporada pasada. Tal día como hoy, pero 365 días antes, el Real Madrid, líder indiscutible de la Euroliga y claro favorito para llevarse la máxima competición europea, sucumbía por 75-84 ante un grandísimo Fenerbahce en lo que se convirtió en una de las peores noches de la historia blanca. Tal día como hoy, los turcos frustraban de la mano de Ekpe Udoh y compañía una de las campañas más prolíficas de los últimos años para los madrileños.

El resultado final, maquillado al final por parciales finales insuficientes inservibles siquiera para acercarse mínimamente a la victoria, era el reflejo de lo que son este tipo de competiciones, que por mucho trabajo y esfuerzo que haya detrás, una mala noche te deja fuera del podio. Y eso fue lo que pasó; el Real Madrid se quedaba fuera de la final de la Euroliga habiendo cuajado un torneo casi inmaculado, habiendo quedado primero en fase regular y habiendo mostrado un nivel muy alto de baloncesto.

Sin embargo, 365 días después, parece que el destino ha querido enfrentar a estos dos equipazos de nuevo, pero esta vez, en la propia final. Los grandes partidos de ayer, tanto del Real Madrid como del Fenerbahce, les permiten verse las caras de nuevo en una de las mejores finales que se podían dar esta temporada. Y aquí estamos nosotros, para analizar el enfrentamiento entre estos dos titanes.

Las claves del Real Madrid

El Real Madrid quiere ya la ansiada décima. Fuente: AS.com

El juego interior: Fue uno de los factores que decantó la balanza en el partido ante el CSKA. El juego interior ruso contaba con muy pocos centímetros, y tanto Gustavo Ayón como Walter Tavares se aprovecharon de ello. Sin emabrgo, no es tanto que midan más que sus rivales como aprovechar las ventajas que esto brinda. La clave está las combinaciones de ese juego interior.

  • Trey Thompkins + Gustavo Ayón: Mientras Trey Thompkins aporta más en el juego exterior, el mexicano se encarga de cerrar los rebotes, tanto en ataque como en defensa.
  • Felipe Reyes + Gustavo Ayón: El objetivo es que ningún rebote ofensivo se escape y que la presencia interior fuerce faltas en los contactos, algo que también pudimos ver ayer.
  • Felipe Reyes + Walter Tavares: El objetivo es cerrar el aro. Cualquier combinación que contenga a Walter Tavares conlleva esta consigna. Y ayer, en el poco tiempo que estuvo el dominicano en pista (se cargó de faltas), limitó a Clyburn y obligó al CSKA a buscar opciones de tiro en el exterior.
  • Trey Thompkins + Walter Tavares: Es una combinación parecida a la anterior, pero con más espacio en ataque para que Trey Thompkins pueda ejercer su juego exterior y Walter Tavares pueda aprovechar el carril central espaciado para continuar hasta canasta.

Y esto se carga su el juego interior turco. El problema que genera en el Fenerbahce es en Jan Vesely. Jan Vesely abusa muchísimo de su capacidad física y de su rebote ofensivo para generar ventajas, algo que contra las tres primeras combinaciones va a tener muy difícil de conseguir. Y aunque Vesely sí podría defender fuera a Trey, creo que estas combinaciones son la manera de frenar al checo. Al menos, el camino a seguir para desgastarle. Nicolo Melli también sufriría mucho, además, en temas de rebote defensivo, incluso más que Vesely, al no ser un jugador tan físico ni tan sólido en la pintura.

El banquillo: El planteamiento del Real Madrid ayer ante el CSKA fue absolutamente fantástico por la capacidad que tuvo Pablo Laso de racionar sus armas y encontrar en cada momento lo que necesitaba de sus jugadores. El quinteto inicial (Campazzo, Doncic, Taylor, Reyes y Ayón) tenía un objetivo claro; con Facu frenando al Chacho, la defensa del ala gracias a Taylor y una fuerte presencia interior por parte de Felipón y el mexicano, había que limitar la velocidad y la producción ofensiva de los rusos. Esta fórmula si funcionó en el segundo tiempo, pero tras un mal 1Q, el Madrid igualó el ritmo del CSKA en el segundo cuarto con la salida de Llull, Carroll y Rudy, sobre todo los dos primeros. Esta es la mayor fortaleza del Real Madrid, la rotación completa puede aportar cosas diferentes.

Sergio Llull: Y como no podía faltar, tenemos que señalar al factor más determinante del Real Madrid en los últimos años, el hombre capaz de enmudecer cualquier estadio con una canasta imposible para ganar el partido; Sergio Llull. Sería casi un sacrilegio no mencionar su aportación en los minutos finales. Al ver la implicación defensiva por parte de los dos conjuntos en las semifinales y previendo que será un partido igualado, será el factor Llull quien tenga que tirar de casta para solucionar el partido. Le vemos cada vez más cómodo sobre la pista y después del año más complicado de su carrera, se lo merece. ¿No?

Las claves del Fenerbahce

El Fenerbahce, a evitar la revancha del Madrid. Fuente: Capital Deporte

La defensa del Fenerbahce: Lo que más destacó ayer y lo que más destaca de este Fenerbahce es, sin duda, la asfixiante defensa que los turcos son capaces de plantear en ciertas fases del partido. Defensa muy física, sin fisuras y atacando las líneas de pase. Y el Real Madrid es la víctima perfecta. Los blancos son un equipo que necesita mover el balón y encontrar tiradores, ya sea en el bloqueo indirecto con Jaycee Carroll o tratando de crear espacio por inmediación de Luka Doncic o Sergio Llull. La defensa fue el factor clave del Real Madrid para ganar al conjunto ruso, pero es un arma que, ante los turcos, tienen en su contra.

Luigi Datome y su emparejamiento: Ayer, en el primer cuarto del Real Madrid-CSKA, pudimos ver cómo Jeffery Taylor sufrió mucho al tener que parar a Cory Higgins por su velocidad, lo cual es algo extraño viniendo de Taylor. Al segundo tiempo mejoró notablemente, tanto ante Higgins como ante Clyburn, logrando salvar el mal inicio. Con Datome, el problema no va a ser la velocidad, sino que el problema será la altura. Taylor, tanto en el catch&shoot como en el juego en el poste, dos de los recursos que Luigi más utiliza, va a tener verdaderos problemas para parar al alero italiano. Es el desajuste de emparejamiento más claro de todo el quinteto, y el Fenerbahce se debería aprovechar de ello y obligar a lo pívots madridistas a estar pendientes.

Los tres bases del Fener, peligro real los 40 minutos: La última fortaleza más grande del Fenerbahce es la posibilidad de tener todo el rato en pista un base de clase mundial jugando en pista. Con uno de Kostas Sloukas, Brad Wanamaker o Ali Muhammed en pista, tienen la posición más determinante del basket europeo cubierta el 100 % del partido. Los tres pueden generar desajustes en defensa, los tres pueden tirar y los tres mantienen un alto ritmo de juego. Sobre todo, los dos últimos, de un corte más anotador que el primero, aunque el primero no se queda corto, pues es uno de los mejores organizadores del mundo. A priori, el base será defendido por Sergio Llull, quien mostró ayer un gran nivel en este apartado, pero las ayudas serán clave para minimizar el impacto de Sloukas y compañía, algo que no se sabe si Luka Doncic o Jaycee Carroll podrán hacer.

Luka Doncic, ante el reto de su vida

Luka Doncic, ante su mayor reto; una final de Euroliga. Fuente: Mondo Sport

Además, no sólo el Real Madrid tiene una cita con la historia; Luka Doncic también tiene la oportunidad de liderar a su equipo hasta la Euroliga antes de irse a la NBA y redimirse así de una nefasta Final Four el año pasado. De hecho, podríamos decir que esta Final Four está siendo el escaparate del esloveno, pues este evento está siendo retransmitido en EEUU por NBA TV.

Esta es la Euroliga de Luka Doncic. Y mañana es el partido de Luka Doncic. Por haber maravillado a todos este año, por haber liderado a su equipo en esta competición, por haberlo hecho con tan sólo 18 años y porque va a tener a todo el mundo viéndole jugar. Con unos promedios de 16,1 puntos, 4,9 rebotes, 4,1 asistencias en Regular Season y una sólida actuación ante el CSKA ayer, con 16 puntos y 7 rebotes, Doncic se encuentra con el mayor reto que ha tenido hasta la fecha; liderar en una final de la Euroliga. ¿Estará “wonder boy” a la altura de esta de esta cita o acabará sucumbiendo ante la presión como pasó en la Copa del Rey de este año? Esperamos por el bien del baloncesto que así sea.

La final soñada por los blancos

Hasta la ley de Murphy se ha conjurado para que tengamos este enfrentamiento en la final de la Euroliga. Después de lo que pasó la temporada pasada, el destino sólo podía dar lugar a este enfrentamiento. El Real Madrid llega como un tiro a la final, pero los turcos son uno de los equipos más sólidos del panorama europeo. ¿Podrán los blancos quitarse el fantasma y acabar ganando la ansiada décima o serán los turcos quienes consigan esa décima Euroliga para Zeljko Obradovic? Mañana, a las 20.00 de la noche, tienen una cita con la historia.