SomosBasket
Noticias de la NBA en español, baloncesto europeo, ACB, Euroliga, rumores y mercado de fichajes

ANÁLISIS | ¿Cuál es el techo de Donovan Mitchell?

El futuro de los Jazz, apuntalado

Get real time updates directly on you device, subscribe now.

Donovan Mitchell ya se ha convertido en la referencia ofensiva de los Utah Jazz. ¿Cual es su techo? En este artículo desglosamos las claves de su potencial.

Todo el mundo habla de Donovan Mitchell. Bueno, todo el mundo habla de Ben Simmons y de Donovan Mitchell. Bueno, más bien, todo el mundo habla de quién es mejor que el otro. Y no soy muy partidario de compararles, tanto que este no será otro artículo más de la pugna por el rookie. Ni siquiera hablaré sobre si se merece o no serlo. Hoy iré más allá.

Ayer, tras una serie con más luces que sombras (aunque eso sí, una victoria), los Utah Jazz fueron eliminados de los Playoffs de la NBA. Sin embargo, esto no es para nada una decepción; es más, fue la consagración del rookie.

Y es que me puse a pensar acerca de lo que podía deparar Donovan Mitchell, por mucha elección 13 que fuera, para el futuro tanto de los Utah Jazz cómo de la NBA en general. Para ser mas claros; ¿cuál es su techo? ¿a qué aspira Donovan Mitchell? Y he elegido los aspectos del juego que más condicionarán a su progresión para ponerlos sobre la mesa.

El potencial en ataque; sus recursos ofensivos

Si hablamos de recursos ofensivos, sin duda se nos vienen a la cabeza jugadores cómo Carmelo Anthony, Kobe Bryant, Kevin Durant, Tracy McGrady… No se entienda esto como una comparación (obviamente, Donovan lleva un año en la NBA), pero se nos vienen jugadores capaces de anotar muchos puntos de muchas maneras. Haciendo hincapié en el primero, quiero que se entienda “recursos ofensivos” como la capacidad de un jugador para anotar utilizando las variantes del juego ofensivo (poste bajo, tiro de tres, suspensión…). Y es quizás esto uno de los motivos por los que Donovan Mitchell es un excelente jugador en ataque.

  • Su tiro de tres: Por encima de la media, muy por encima de la media. No son porcentajes del otro mundo (34 % y 2,4 de 7 intentos por partido) ni es el mejor de los rookies en este apartado, pero no tiene mala mecánica y sí es un tirador fiable que en muchos partidos decide gracias a esto. Ni que decir tiene que ha superado a Damian Lillard como el rookie que más triples ha anotado en su primer año, con 186.
  • Su explosividad: En una liga donde predominan jugadores atléticos y explosivos, Donovan es el fit perfecto. En el cambio de ritmo, Donovan Mitchell tiene muy poco que envidiar a muchos jugadores que llevan ya años jugando en la NBA. Es de estos jugadores que piensan mucho antes que su rival para ejecutar un movimiento o para finalizar en carrera.
  • Crea su propio tiro: Su bote de balón es otro aspecto de su juego que lo convierte en un excelente anotador. Espacia, aguanta en el aire y elige bien sus tiros, algo muy importante en anotadores consistentes, capaces de tomar buenas decisiones. Que es, en mayor o menor medida, el potencial ofensivo que tiene; anotar consistentemente.
  • De las mejores penetraciones de la NBA: Donovan Mitchell tiene una capacidad absolutamente innata para acabar sus jugadas cerca del aro. Creo que, bajo mi criterio, este es el recurso que más domina de todos. No le importa que haya delante un jugador, pues tiene una técnica absoluta para rectificar debajo de canasta o la explosividad suficiente para acabar con potencia. Usa su plasticidad y aguanta los contactos, ejecuta bien el finger roll y, además, tiene recursos técnicos que potencian esto, como por ejemplo el spin move o el paso largo a canasta. Tiene todo lo que hay que tener para, si no lo es ya, convertirse en TOP 5 mejores penetradores de toda la liga.
  • Su juego sin balón: No suele hacer mucho uso de su juego sin balón ya que la mayoría de su anotación proviene de tiros creados por él, pero nunca está de más decir también que Donovan es un jugador que se complementa a la perfección con Ricky Rubio debido a su buena gestión del espacio. Listo y rápido al corte, eficiente en el catch&shoot y, sobre todo, es capaz de abrir la cancha para que sus compañeros desempeñen su juego. Su buena visión le hace capaz de buscar el espacio.

El proyecto de Utah y los próximos 3 años

La pregunta sobre su futuro más cercano nos la hacemos en base al proyecto de su equipo; ¿qué necesitan los Utah Jazz de Donovan Mitchell? Bien, parece que Donovan se ha convertido en unos meses de pieza de complemento a la pieza sobre la que reconstruir. O la pieza para liderar, al menos ofensivamente.

El proyecto de los Utah Jazz comenzaba a principio de temporada como un proyecto poco ambicioso, pero como un proyecto con piezas, sobre todo defensivamente, capaces de estabilizarse en la octava plaza del Oeste y pelear por jugar los Playoffs, basando su núcleo en Rudy Gobert, Ricky Rubio y piezas de complemento como Joe Ingles, Derrick Favors o el propio Donovan Mitchell. Un equipo rocoso en defensa que ya se las arreglaría para funcionar en ataque.

Sin embargo, Donovan impulsa el proyecto de Utah al ser ese jugador de 20 puntos por partido en el que sustentar todo ese rendimiento ofensivo y complementar así esa defensa, que por si sola y más en los tiempos que corren, no gana todos los partidos que un equipo de Playoffs debe ganar. Por sus recursos en ataque, Donovan Mitchell es el fit perfecto para estos Jazz por su capacidad de generar él sólo y anotar de diferentes maneras.

Por ello, es vital para el recorrido del proyecto. Rudy Gobert tiene contrato hasta 2021, Ricky Rubio tiene contrato hasta 2019 y Joe Ingles tiene contrato hasta 2021, al igual que el francés. Es decir, tres de los jugadores más importantes del proyecto están apuntalados, por lo menos, tres años más, los mismos que va a estar Donovan Mitchell cobrando entre 3 y 4 millones de dólares. El único contra sería la edad de Joe Ingles, único jugador que, con ya 30 años, no aguantaría a máximo nivel mucho tiempo.

¿Qué necesitan pues los Utah Jazz de Donovan Mitchell? Sustento ofensivo, desarrollo de potencial, liderazgo en la ofensiva y madurez, aspecto que pasamos a analizar ahora.

La experiencia, a base de récords

El aspecto que más impacta de él es su precocidad y su madurez para ser un rookie y tener 21 años. Es como un señor mayor metido en un cuerpo de un chico joven. Cierto es que, a sus 21 años, parte con ligera ventaja frente a otros talentos jóvenes al ser mayor que ellos y al haber pasado más tiempo en la NCAA, pero esto no le quita más mérito a que, con 21 años, se haya convertido en un jugador capaz de llevar el peso anotador de su equipo. Es cómo si llevara toda la vida jugando. La confianza con la que ejecuta los movimientos o la confianza con la que busca el aro no son propias de un rookie.

Y de esto, precisamente, es de lo que se ha beneficiado Utah. Les ha salido justo lo que necesitaban y que iban a buscar en agencias libres venideras, en un Draft; rendimiento inmediato en ataque, madurez desde el primer minuto y progresión inminente, todo ello cobrando lo que cobra un rookie.

Las estadísticas lo confirman. Es el tercer jugado más rápido en conseguir 200 puntos en Playoffs detrás de Wilt Chamberlain y Kareem Abdul-Jabbar, quienes lo consiguieron en 6 y en 7 partidos. Donovan lo ha hecho en 8. Además, desde 1996, ningún rookie enlazaba 4 partidos seguidos de 20+ puntos en Playoffs. Este año lo han hecho Mitchell y Tatum. Por último, sólo Curry y Harden habían anotado 22 puntos en un cuarto en los últimos cinco años; Donovan, ante Rockets, se sumó ayer a la lista.

Pero no sólo en Playoffs. En Regular Season, se ha convertido en el rookie con más triples anotados en su primera temporada (186), superando a Damian Lillard. También ha batido el récord de más triples anotados en un partido por un rookie de Utah Jazz (7, ante Phoenix Suns) y se ha convertido en el primer jugador en anotar 40 puntos siendo rookie desde que lo hiciera Blake Griffin en 2010.

Sus estadísticas en Playoffs, nunca vistas también: 24,4 puntos, 5,9 rebotes, 4,2 asistencias, 1,5 robos, 42 % en tiros de campo y 31,3 % en triples.

Y el ejemplo más claro es el Game 6 ante Oklahoma City Thunder. Con 21 años, en una serie de Playoffs ante cuatro jugadores que han jugado Finales de Conferencia, se saca de la manga 38 puntos y los tumba para brindar el pase para la siguiente ronda a su equipo.

Su potencial

Habiendo hablado de todo lo que hemos hablado y teniendo en cuenta que su presente es claro, tengo que decir que Donovan Mitchell aún tiene mucho que dar en la NBA. Tiene recursos de sobra para convertirse en alguien indefendible, más de lo que ya lo es. Tiene la madurez suficiente para encargarse del peso ofensivo de un equipo y tiene al entrenador indicado para seguir mejorando. Además, está en un proyecto competitivo en el que ya tiene un papel importantísimo, con jugadores que tapan carencias los unos de los otros y que se compenetran bien.

Por todo ello, creo que estamos delante de un jugador especial. Uno de los jugadores con más potencial ofensivo de toda la liga. Es pronto aún para preveer lo que dará de sí en la liga, pero lo que está claro es que, si continúa en línea ascendente, puede convertirse sin ningún problema en un All-Star y en una estrella.