Resumen SB: Toronto y Utah festejan, los Cavs naufragan en Indiana

La primera ronda de los Playoffs va llegando a su fin

Foto: Andy Lyons/Getty Images North America

La primera ronda de los Playoffs de 2018 está llegando a su fin. Anoche, tuvimos a dos nuevos equipos clasificándose para las Semifinales de Conferencia. Toronto Raptors y Utah Jazz cerraron sus respectivas series con dos grandes victorias ante Washington Wizards y Oklahoma City Thunder respectivamente. Por otro lado, Cleveland Cavaliers no pudo hacer lo mismo tras ser superado en todas las áreas por unos Pacers que han forzado el séptimo partido que se jugará el próximo domingo en el Quicken Loans Arena de Cleveland. LeBron James está contra las cuerdas y podría marcharse de la postemporada antes de lo previsto.

Washington Wizards 92-102 Toronto Raptors

Los canadienses consiguen pasar de ronda otro año más, ahora la pregunta es saber hasta dónde pueden llegar. Han levantado sus dudas a pesar de ser los primeros clasificados en el Este y tendrán que esperar a que haya un ganador de la serie entre Cleveland Cavaliers e Indiana Pacers para saber quién será su próximo desafío. Partido raro en Washington donde tuvieron que salir a remontar el encuentro tras un inicio muy flojo donde dominaron los locales con claridad. John Wall y Bradley Beal tuvieron una buena noche, especialmente el escolta que terminó con 32 puntos y anotando canastas muy importantes para su equipo. A DeMar DeRozan le costó encontrar su ritmo aunque no pasó lo mismo con su compañero en el ‘backcourt’, Kyle Lowry, quien estuvo muy enchufado desde el primer minuto y con una buena efectividad desde la línea de tres puntos.

Tuvieron que ir recortando las ventajas de Washington durante todo el partido y esperaron a que llegara el último cuarto para rematar a su oponente. Como si de un combate de boxeo se tratase, desgastaron toda la energía de su rival y gracias al poderío de su gran banquillo, lograron dar el puñetazo final para lanzarlos contra la lona. Pascal Siakam y C.J. Miles aportaron un gran trabajo desde el banquillo ayudando a sus compañeros de la primera unidad que no tuvieron la mejor de las noches. Jonas Valanciunas hizo su trabajo en los tableros y logró sumar un sano 14-12 con puntos y rebotes. Por parte de los Wizards, tuvieron que sustituir a Otto Porter por lesión con un Kelly Oubre que estuvo desconectado durante todo el partido. Jugó 26 minutos y terminó con 3 puntos y 3 rebotes. Los Wizards piensan ya en la próxima temporada mientras que los Raptors esperan rival.

Indiana Pacers 121-87 Cleveland Cavaliers

Marcador 122-187, así concluyó el partido a favor de Indiana Pacers. Todo lo que rozó la perfección del juego para Indiana lo demostró anoche. Pasión, energía, determinación y convicción, jugar con el corazón, así se sintetiza este gran partido de los de Indianapolis.

Los locales no quisieron fallarle a su gente presente en el Bankers Life Fieldhouse, en el duelo que podía significar el fin de su temporada y ya desde el inicio de las acciones mostraron un gran nivel de juego, con un Victor Oladipo fantástico que terminó alcanzando un triple-doble de 23 puntos, 13 rebotes y 10 asistencias. Fue de tanta excelencia el partido de los locales que todos los periodos fueron ganados por ellos.

Agresividad para defender, obstrucción al progreso en el partido de LeBron James, movilidad de balón perimetral fluida, juego interior ampliamente dominante, aporte del banquillo y siete jugadores anotando al menos 10 puntos. Todo ello fue logrado por los Pacers y fue en lo que se basó este triunfo con lección de básquet incluida. Superado el golpe que significó la derrota pasada con el buzzer beater de James, ahora queda por definir el pase a Semifinales del Este el próximo domingo en el Quicken Loans Arena de Cleveland.

Utah Jazz 96-91 Oklahoma City Thunder

En un cerrado encuentro de principio a fin, los Utah Jazz clasificaron a semifinales de conferencia, derrotando a unos Thunder que vendieron cara su derrota, gracias a una línea defensiva brillante y al nacimiento de una leyenda llena de rebeldía llamada Donovan Mitchell.

Los más de 19 mil  espectadores  vivieron el cierre del juego con el corazón entre sus manos, ya que pudimos apreciar todo el orgullo de un jugador que se había transformado en un titán en el rebote llamado Steve Adams que lucho cual guerrero espartano por el triunfo, otorgándole a su equipo innumerables posesiones extras para buscar la igualdad.

Sin embargo, estaba escrito en el panteón de los dioses del básquet que la noche del 27 de abril del presente año, Donovan Mitchell iba a hacer su erupción en el momento más importante de su joven carrera.

38 puntos coronaron la actuación de este increíble jugador que lideró a su equipo en el partido más importante de la serie, ya que Ricky Rubio salió a los 7 minutos de empezado el  juego por una inoportuna lesión, dejando a merced del joven maravilla toda la responsabilidad.

Tras una primera mitad muy igualada, los ecos del estadio vislumbraban temor ante la amenaza de una derrota que los lleve al sétimo juego, pero apareció todo el talento de su rookie, quien respondió con  22 puntos en el tercer cuarto para quebrar el partido a favor de los locales, siendo imparable de corta, media o larga distancia, teniendo un gran duelo contra un salvaje Russell Westbrook (20 puntos en este cuarto 48 en total). Mientras que Paul George y Carmelo Anthony tenían una presencia testimonial, ya que fueron absorbidos por la telaraña defensiva de su rival (siendo Joe Ingles una pesadilla para Paul George). Cayendo el equipo de Oklahoma en el “Russellsistema” para intentar llegar al triunfo,

Ya en el último cuarto, vimos el por qué los Utah Jazz fueron el mejor equipo defensivo de la temporada regular, convirtiéndose en un muro infranqueable para los Thunder que lo intentaron todo en el último minuto, forzando innumerables ocasiones en el rebote ofensivo, pero los intentos de triple fueron en vano y las incursiones a la canasta fueron bloqueadas por un inconmensurable Rudy Gobert que se transformó en la pesadilla para el equipo del trueno.

Faltando 18 segundos para acabar con el juego y con el marcador  91 a 94 a favor de los locales, sucedió la jugada más polémica de la serie, ya que Paul George intento un triple, pero fue objeto de una clara falta no cobrada por el árbitro que pudo sentenciar el encuentro, causando la protesta generalizada de la escuadra visitante, aprovechando de esto los Jazz que definir el juego con 2 tiros libres de Donovan Mitchell quien por un día fue Dios.

Leave A Reply

Your email address will not be published.