Russell Westbrook acaba con la Barba

Un sábado con sabor a playoffs

Los jinetes del apocalipsis regresan, liderados por un Russel Westbrook intratable;  la Ceja se hace enorme ante los dioses; los Spurs siguen en la lucha y bajo las luces de Hollywood, los Clippers son sentenciados por unos Nuggets que buscan sangre. Esto y más en el mejor resumen de la jornada.

El partido de la jornada

Rockets 108 -102 Thunder

7 minutos para terminar el encuentro, los Rockets adelantes por un punto 92 a 91, Russell Westbrook tiene el balón al borde del área, los gritos ensordecedores de los hinchas buscan desconcentrarle, pero sin ningún titubeo anota un triple demoledor, colocando a su equipo nuevamente adelante en el marcador, silenciando a todo el estadio, un murmullo empieza a escucharse: no puede ser…

Con el cuchillo entre los dientes, los Thunder rescatan un gran triunfo de visita ante los todopoderosos Rockets, en un partido en donde Russel Westbrook (24 puntos) guio a los suyos con un gran trabajo defensivo sobre La Barba James Harden, quien sólo anotó 2 puntos en el último cuarto.

Los Thunder demostraron garra e intensidad durante todo el encuentro, logrando incontables robos (17), contando con una gran aportación de sus estrellas. Resaltando en el primer tiempo un Carmelo Anthony (22 puntos) encendido, queriendo demostrar al mundo entero que es Carmelo, uno de los más grandes killers del campeonato, anotando 17 puntos en esa mitad, ya sea de media distancia, larga o debajo del poste. Simplemente Carmelo estuvo intratable, junto a un Paul George (24 puntos) que buscaba resurgir de sus cenizas, con la única consigan de ser el bastión defensivo y ofensivo que es, logrando una actuación gigante en momentos claves (a pesar de una pérdida absurda ante CP3).

Tiempo de garra, tiempo de Westbrook

Russell Westbrook Oklahoma City Thunder

6:32 para el final, James Harden contra Russel Westbrook, frente a frente el actual MVP con el aspirante, la Barba quiere pasar, pero una mano se lo impide, desviando el balón, confundiendo a Trevor Ariza quien lo pierde…Sí señores, Westbrook lo ha conseguido, originando un robo, poniéndose en marcha para aprovechar el pase de Abrines y, solo frente al aro, anotar una canasta más para hundir a los Rockets… Sí señores, yo soy el MVP, parece gritar Mr. Triple doble ante la incredulidad de la hinchada local…

A pesar de la poca efectividad de los Thunder de cara al aro (39.6 %TC), arriesgaron todo, poniendo mucha intensidad y arrojo; logrando llegar al tiro libre constantemente (33), siendo esto clave en el resultado final.

Pero si de algo hay que resaltar fue el trabajo de Russell Westbrook, quien ante la caída de nivel de sus compañeros, dio la cara, demostrando su liderazgo, dándole confianza a su equipo con esa tradicional garra que lo caracteriza, ganándole el duelo a un James Harden (26 puntos) maniatado por la telaraña defensiva impuesta por Billy Donovan, comandada por Westbrook.

Los Thunder siguen en su lucha, la clasificación sigue picante, el mundo NBA vio un nuevo capítulo de un enfrentamiento que amenaza con llevarnos al frenesí absoluto ¿será en los playoffs? Russel Westbrook y compañía tiene la palabra.

En un duelo de Killers un robo decide

31 segundos para terminar el encuentro, 121 a 119 a favor de la visita, el estadio en pie de guerra, la atmosfera nos trae el dulce sabor de la matanza, el más grande killer de la competición tiene el balón, los hinchas gritan de emoción, entra al área contraría para empatar el encuentro y demostrar el por qué su equipo es el actual campeón de la liga.

Todo está predestinado, cara a cara ante un Rajon Rondo indigno ante él, el gigante hace botar el balón, el grito del público salía de las gargantas y en eso… el indigno se hizo gigante y con una concentración única robó el esférico ante la incredulidad de todo el estadio, ante la mirada desdibujada de un Kevin Durant desesperado por recuperar el balón, organizando un ataque donde E´Twaun Moore no perdonó y con un tiro de media distancia ante el mismo Durant cortó la racha de los Warriors, dándole energía nuevamente a su equipo para sostener los últimos segundos del juego.

Con un espectacular robo, Rajon Rondo decidió el encuentro en la jugada del partido, dándole vida a los Pelicans en su lucha por los playoffs. 12 puntos, 17 asistencias y mucha concentración nos dan una muestra de qué es lo que se necesita para afrontar este fin de campeonato. Contagiando de esta forma a su escuadra que llegó al Oracle Arena con el fantasma de 10 derrotas consecutivas ante los Warriors en su fortín.

Fue un encuentro de poder a poder entre dos equipos con historias distintas, pero con una consigna en común, llevarse el triunfo. Mientras que los Pelicans no se pueden permitir la derrota en su lucha por los playoffs, los Warriors tenían que demostrar que sus últimas caídas no han sido más que accidentes, pero Anthony Davis y compañía lograron la victoria con un gran trabajo en equipo  (39 asistencias).

Todos los caminos llevan al triunfo

NBA.com

Lo de la Ceja es para enmarcar, un jugador diferente, un crack generacional que no ganará el MVP de la temporada, pero que ya se insertó entre los más grandes de la competición. 34 puntos, 12 rebotes y 4 tapones no hacen más que decirnos su influencia tanto defensiva como ofensiva de un jugador irrepetible.

Un partido muy igualado, digno de playoffs fue lo que se vivió en San Francisco, tras una primera mitad muy igualada, los Warriors salieron al tercer cuarto dispuestos a acabar con el encuentro con un Kevin Durant intratable, autor de 19 puntos en ese periodo, pero el trabajo en conjunto le permitió a los Pelicans mantenerse en la lucha, cayendo por sólo 4 puntos (88 a 92).

Ya en el último cuarto, los Pelicans usaron toda su artillería, ya sea de larga distancia o con las entradas de la Ceja. Mención aparte para Mirotic (28 puntos) y Jrue Holiday (25 puntos) quienes aparecieron cuando más se les necesitaba para asegurar el triunfo.

Los Pelicans siguen vivos una noche más, los tambores de guerra siguen vibrando, la Ceja y compañía van con todo por llegar a los playoffs en un Oeste lleno de emociones.

En los Ángeles, los Clippers cavaron su tumba

Uno tenía que morir, uno tenía que vivir, uno tenía que destruir sus sueños, uno tenía que llenarse de esperanza y uno murió… En una noche mágica para Nikola Jokic  (23 puntos, 11 rebotes y 11 asistencias), los Nuggets demostraron todo su poder, consiguiendo un gran triunfo de visita que los mantiene en un puesto expectante de cara a la lucha final por entrar a los playoffs.

Con un equipo lleno de bajas importantes (Gallinari, Teodosic, Beverly, etc), los Clippers dieron todo lo que tenían , pero fue insuficiente, ya que ante ellos tenía a un cuadro que ha alcanzado en este último tramo de temporada un gran nivel, adhiriendo figuras ausentes durante gran parte del campeonato que no han hecho más que potenciarles ( Paul Millsap 15 puntos).

Denver aprovecho el desconcierto que generaba un intratable Nikola Jokic, dejando muchos espacios en el perímetro que fueron aprovechados por Will Barton (31 puntos y 5 triples) que supo leer el encuentro.

Con un juego en conjunto digno de resaltar, los Nuggets  tomaron las decisiones correctas (36 asistencias, 62.4% de TC) y desmoronaron cualquier intento de los Clippers que se veían inmersos en su falta de talento.

Como siempre Lou Williams intento pujar el barco anotando 23 puntos, a pesar de su escaso acierto de cara al aro (6 de 15 TC). Mención aparte merece Montrezl Harrell (14 puntos) quien es el ejemplo perfecto de los que fueron los Clippers en esta campaña, un jugador del que nadie esperaba nada, pero con decisión y garra fue clave para luchar hasta el final.

Uno murió, entre las luces de Hollywood, pero el sentimiento que llegó a encender en el hincha es invaluable porque ante todos los problemas vividos los jugadores supieron dar muchas alegrías hasta el tramo final de la temporada.

Un aplauso a unos guerreros que demostraron grandeza ante sus problemas.

Los viejos rockero nunca mueren

Hablar de Manu Ginobilli es hablar de uno de los más grande de todos los tiempos,  es hablar de la fantasía, de la garra, de la pasión…en fin es hablar de esos detalles que nos engancha a este hermoso deporte.

Y ante su gente, llevó a los suyos a un importante triunfo sobre Portland que los mantiene con vida en la lucha por entrar a los playoffs con un categórico triunfo por 116 a 105, demostrando que su calidad nunca muere.

Anotó 17 puntos sin ningún fallo, siendo importantísimo en el último cuarto junto a un LaMarcus Aldridge on fire autor de 28 puntos durante el encuentro, anotando de todas las formas posibles, ya seas en el poste bajo con una increíble agresividad o empleando su tiro de media distancia.

La efectividad de los Spurs fue asombrosa con un 56% TC, demostrando que el sueño por los playoffs  está al alcance de sus dedos. Mientras que en Portland, Damian lillard tuvo una gran actuación con 39 puntos, pero sus 7 pérdidas fueron un lastre que terminaron por hundir a su escuadra.

Otros resultados de la jornada

Resumen de la jornada

Leave A Reply

Your email address will not be published.