Danilo Gallinari sigue los partidos de los suyos desde el banquillo a la espera de volver a la cancha - Laura Cristaldi (SB)

La temporada de Danilo Gallinari con los Clippers podría haber acabado ya

El alero no jugó por dolor a la mano

Los Angeles Clippers conquistaron una vital victoria frente a los San Antonio Spurs en la noche del martes. Tras remontar una desventaja de 19 puntos, el conjunto de Doc Rivers se impuso por 113-110 y sigue soñando con disputar la post-season, aunque para ello, a parte ganar los cuatro partidos que quedan (frente Utah a domicilio y luego contra Nuggets, Pelicans y Lakers en casa), deberían de esperar en algún que otro resultado negativo por parte de los otros contrincantes.

El partido contra los Spurs siguió el guión de la mayoría de las victorias conquistadas hasta el momento por los hombres de Doc Rivers: una remontada tras una larga desventaja, un Tobias Harris en forma (31 puntos y 9 rebotes), un doble doble de DeAndre Jordan (10 puntos y 17 rebotes), Lou Williams añadiendo motivos para hacerse con el premio a Sexto Hombre del año (15 de sus 22 puntos anotados durante el último cuarto), Montrezl Harrell regalando energía (16 puntos y 6 rebotes) y Danilo Gallinari sentado lesionado en el banquillo, junto a algún que otro compañero suyo.

El alero italiano tan solo disputó dos partidos tras cinco semanas de baja debido a una fractura a la mano derecha remediada durante su aparición contra los Golden State Warriors el pasado 22 de febrero, pero durante el segundo partido, el del domingo frente a los Indiana Pacers, se cayó tras una falta en el segundo cuarto y, por instinto, protegió su caída con la mano lesionada, y eso no fue todo.

«A parte de la caída, subí un par de golpes más muy fuertes en jugadas de contacto,» – confirmó Danilo Gallinari a la prensa – «durante la segunda parte la mano volvió a dolerme mucho»

Una temporada maldita para el transalpino, que tan solo disputó 21 partidos hasta el momento, promediando 15.3 puntos, 4.8 rebotes y 2 asistencias.

«Ahora mismo estoy día-a-día, viajaré con el equipo a Utah y espero que la mano se deshinche. Estoy muy decepcionado, ¿pero qué le puedo hacer?».

El jugador está muy implicado en la increíble lucha para meterse en Playoffs que está desempeñando su equipo, y le gustaría volver a dar su contribución, pero todo apunta a que, si los Clippers no lograran centrar la clasificación para la post-season, ya podría darse por acabada su primera temporada en California.

«Desde el principio de la temporada no nos rendimos nunca,» – dijo Gallo a la prensa italiana – «nos quedamos unidos pese a todo lo que nos ha pasado, Doc Rivers tiene mucho mérito. Alcanzar los Playoffs sería increíble. Quedarse fuera y asistir a las batallas de los compañeros sin poder ayudarles siendo parte activa de ello es realmente muy duro. Desgraciadamente esta temporada es así, pero no me rindo».