A punta de triples, los Raptors acribillan a los Rockets

Se acabaron las rachas

En un viernes de locura, los gigantes caen, los francotiradores deciden, los dioses entran en un averno lleno de triples y los Raptors buscan ser una realidad. Esto y más son los ingredientes del mejor resumen de la NBA

El partido de la jornada

Raptors 108 – 105 Rockets

Un partido para el recuerdo, un partido para enaltecer emociones, un partido para gritar al mundo entero que estos Raptors son de verdad. Eso fue lo que vivimos en el Air Canada Centre ante los más de 19 mil espectadores que se dieron cita para una jornada pegada a la historia, ya que en un electrizante choque, los locales demostraron toda su artillería, derrotando a los Rockets con su arma preferida: El triple.

Los Raptors salieron con la sangre en los ojos, dominando por completo, sorprendiendo a unos Rockets aturdidos por una defensiva que no les permitió ninguna oportunidad en su amado perímetro.

Además,  ganaron por completo la lucha por el rebote, siendo Kyle Lowry bendecido por los dioses del básquet, liderando a sus Raptors con un inusual acierto en el triple (7 en total) que los hizo alejarse en el marcador.

Mientras que en el segundo cuarto, el partido  se equiparó, los Rockets empezaron a crecer de la mano de un James Harden que empezaba a ser incontrolable, pero los Raptors supieron administrar su ventaja inicial, yéndose al descanso con un 43 a 58 favorable con un DeMar DeRozan encendido.

Una racha cortada

Tras el descanso, los Rockets ajustaron líneas, buscando acercarse, reduciendo las diferencias a 7 puntos, empezando a creer en una remontada  épica, mientras que los Raptors hacían fluir el balón, empezando a sentir el peso del partido.

Ya en el último cuarto, llevaron al límite a unos Raptors que supieron distribuir el balón y el tiempo, haciendo que los Rockets dependan únicamente del talento individual de un James Harden  titánico, pero tanto juego unidimensional facilitó la estrategia de Dwane Casey que vió en ello un abanico de posibilidades que supo aprovecharlas, ya que el juego es de un equipo no un individuo.

Dura derrota de unos Rockets que ven su racha cortada en 17 triunfos al hilo, pero ahora ya saben bien quien es el amo de este.

El dúo maravilla acribilla a los Warriors

CJ McCollum y Damian Lillard se combinaron  para anotar 58, cortando la racha de triunfos de unos Warriors desaparecidos en la pintura.

Si una debilidad presenta estos Warriors es efectivamente la pintura y Portland supo aprovechar esa deficiencia mandando a sus hombres grandes a tomar por asalto ese territorio, teniendo en Ed Davis (15 rebotes) su mejor hombre en el área.

14 rebotes ofensivos ganados nos muestran la clave del triunfo de Portland, una clave que deben anotar todos los cuadros, ya que por una vez el juego interno volvió a ser lo más importante en la cancha, debido a que las segundas oportunidades brindadas por los hombres altos de Portland que abrió espacios para sus francotiradores.

Otra clave fue la segunda unidad de los locales que aplastó a su rival por 47 a 18, resaltando que 7 jugadores del equipo ganador anotaron dobles dígitos

A pesar de la derrota, Kevin Durant, una vez más, nos mostró toda su artillería anotando 40 puntos, que fueron inútiles en el devenir del encuentro, ya que esta noche los gigantes dominaron en el reino de los perimetrales.

Los Clippers se llevan la gloria

Simplemente no existe defensa, simplemente los Cavs dependen únicamente de LeBron y no de cualquier LeBron, sino del modo Dios del rey.

Es inaudito que los pick and roll o los pick and pop sean tan ridículamente marcados, es infame que por culpa de las indecisiones, el rival pase por el centro del área sin ningún problema, pero lo más dantesco es que Montrezl Harrell, sea la reencarnación de Shaquille O’Neal, sí porque en este encuentro eso es lo que parecía por la forma como causaba terror en el área. Sin hablar de un De Andre Jordan cual reencarnación de Wilt Chamberlain, yendo a los 23 rebotes (7 ofensivos)

Los Cavs son un equipo rejuvenecido, eso es verdad, pero no tiene un sistema definido, fuera del “denle a LeBron que él decida”, no existe nada. Aunque cabe resaltar a un Jordan Clarkson (21 puntos) que  intentó apoyar a su rey.

Fue increíble como los Clippers hilvanaron una telaraña defensiva sobre el rey que lo incomodó a más no poder en la primera mitad, permitiéndole únicamente 8 puntos (sí, el rey sólo metió 8 puntos en una mitad). Es digno de aplaudir como este equipo de obreros se encuentra en la lucha por los Playoffs, a pesar de tener tantas bajas, haciendo ver al mundo que van a luchar hasta el final.

La jornada en síntesis

Leave A Reply

Your email address will not be published.