SomosBasket
Noticias de la NBA en español, baloncesto europeo, ACB, Euroliga, rumores y mercado de fichajes

El primer problema de altura de la era Prunty

La zona más frágil de la liga

Get real time updates directly on you device, subscribe now.

Los Milwaukee Bucks y su problema crónico, la defensa interior. Da igual quien entrene y quien la forme, falta una figura que de la sensación de que atrás hay un equipo compacto, solidario y luchador.

Milwaukee Bucks
Los Milwaukee Bucks echan de menos una figura sólida y ordenada en defensa.

Los Milwaukee Bucks están en un momento de forma inmejorable, con Prunty a la cabeza y con la vuelta de Jabari Parker el equipo a cogido otro color, y ya se aspira al fin a llegar a los playoffs consiguiendo el factor cancha. El equipo, no se puede negar, a mejorado en prácticamente todos los aspectos posibles y ya nos empieza a dar las primeras alegrías de la temporada en cuanto a sensaciones generales. Pero desafortunadamente hoy no vengo a hablaros de la felicidad instaurada en Milwaukee, hoy voy a hablaros de un punto flaco que entrene quien entrene a los Bucks, y estén en el momento que estén, siempre aparece y no permite a los ciervos llevar todo lo lejos que querrían su potencial competitivo.

Sí, como has leído en el título, intentaremos descuartizar poco a poco la defensa en la zona de los de Joe Prunty y extraer las consiguientes conclusiones. Esta protección interior realmente no está viviendo sus peores momentos, no obstante es de las peores de la liga y el punto más frágil del equipo. Pues se juntan muchos factores y condicionantes que día a día hacen más vulnerables a los Milwaukee Bucks en ese aspecto. Entre ellos quisiera destacar dos, el pésimo momento de la defensa exterior en el uno contra uno en penetraciones, hablamos de Matthew Dellavedova, Jason Terry, Malcolm Brogdon, Sean Kilpatrick, Tony Snell e incluso Khris Middleton.

Y la permanente mala defensa de la altura, en la que nos centraremos, poniendo la lupa en tres nombres en especial, John Henson, Jabari Parker y Tyler Zeller (aunque también aparecerán Thon Maker y Antetokounmpo que en líneas generales no tienen tanta miga).

John Henson

John Henson ha crecido mucho en la faceta ofensiva. U.S. Pacific Fleet (CC)

A la nueva versión de John Henson poco se le puede echar en cara, estamos viéndolo cada día más trascendental en ataque, situación en la que el de North Carolina se ha quitado las esposas y a ritmo de gancho y buena colocación se ha vuelto en una gran baza. Y también muy poco a poco lo vemos mejor en defensa, pese a esto sigue siendo un jugador más maligno que positivo en la defensa, y en esto quiero insistir con más profundidad, en su mala base defensiva y en sus grandes fundamentos erróneos, cuestiones que llevan de cabeza al equipo técnico de los ciervos des de hace mucho tiempo.

Pues empezamos partiendo con que el center de los Milwaukee Bucks es bastante pesado, lento y poco móvil en defensa, algo que cada día se paga más caro en Wisconsin. Ya que los entrenadores rivales lo tienen tan fácil como buscarlo en el poste alto, posición alejada del aro para así de jugarle un uno contra uno de cara, por su fragilidad en este aspecto y porque una vez lo rebasan difícilmente Henson les alcanzará. A parte esto permite también que John se olvide de su papel de ancla defensiva y deje al descubierto una zona poco compacta en la que cualquier penetración no encuentra problemas para llegar hasta la cocina. Está táctica la vemos en equipos de small ball sobre todo donde John tiene que tener en cuenta probablemente a un jugador con buen tiro.

Otra de las cuestiones que siguen pesándole pese a su leve mejora es la cierta desubicación que sufre en ciertos tramos del encuentro (muy relacionado con lo anterior explicado, ya que se olvida totalmente de defender el aro). A veces cuesta entender lo que hace, cuando más debería proteger el aro, se junta a su par, y cuando más debería tener en cuenta a su marca le flota e incluso hace ayudas de lado fuerte (las que no se deben hacer). El caso más heavy lo encontramos en aquellas ocasiones en las que pendiente del balón pierde de vista al rival, error muy grave y ridículo.

Por último tratar el tema de la intimidación, puesto que lo de ser un jugador propenso a hacer tapones no está nada mal, pero debe de confiar más en su intimidación. A menudo lo vemos forzándose al contacto excesivo, saltando antes en busca de un “gorro”, intentando así arreglar que llega tarde. Pero esto solo provoca la falta como mucho, debe de mantenerse con los brazos arriba y aún estando medio segundo tras el rival intentar intimidar.

Jabari Parker 

Jabari Parker
Jabari Parker vuelve de una grave lesión, la adaptación no será inmediata, hay que esperar. Foto: Drost (CC)

Sería muy mala persona si aprovechándome de que ha estado un año sin jugar empezará a sacar sus defectos y despuntes defensivos, y efectivamente lo soy. Aunque a mi favor y mi defensa debo añadir que voy a recalcar los que perduran desde antes de aquel fatídico 9 de febrero de 2017.

La primera imperfección que veo en su defensa es la defensa colectiva, donde el de Duke cojea bastante ya que por mucho que tanto por posición como por situación le toque hacer las dichosas ayudas, no las hace, es un coladero. Además que por su defensa de lado débil se nota que no es un interior, y que no está para nada acostumbrado a defender a jugadores que merodean por dentro y por fuera de la zona.

Otro quebradero de cabezas es su defensa en los bloqueos, más todavía en los indirectos, problema que siempre le ha acompañado, y ahora está más presente que nunca. Bari llega siempre tras su defensor y nunca consigue alcanzarlo, en mi opinión propondría un cambio, aunque vistos los precedentes de poca conexión entre compañeros que tenemos en estas situaciones no se que prefiero, el problema se lo dejo a Prunty.

Añadirme también a la lista de problemas su pobre juego en el poste (cuestión de lo poco natural que le es defender por dentro). Parker cae constantemente en cintas, pierde siempre el primer paso, es muy fácil de superar, muy frágil en el uno contra uno, y su posicionamiento corporal deja mucho que desear. Cada vez condiciona más la defensa de sus compañeros, y hasta jugadores exteriores como Sterling Brown tienen menos problemas que él ante el típico juego de espaldas en el poste.

Jabari Parker deja mucho que desear en defensa, pero es joven todavía y tiene bastante movilidad, por lo que le veo potencial para mejorar sus errores, ya que estos se mejoran con los años y con buenos entrenadores.

Tyler Zeller

Zeller no tendrá una fácil adaptación. Carlos Ruiz Sánchez (SB)

A estas dos piezas hay que añadirle la figura de Zeller, la joya de la corona, que bien sea por su escasa adaptación o porque no es un jugador top en el apartado no ayuda mucho. Aunque visto a cambio de que llegó tampoco me quejo, y al menos con él concedemos menos segundas oportunidades, no cierra mal el rebote (o eso ha demostrado en el poco tiempo que lleva, creo recordar que en Brooklyn no era muy bueno en rebote defensivo).

No obstante su problema es muy serio, quiero pensar que es un tema de concentración y no de que tiene muy poca idea de como defender en equipo. Es difícil hacerlo tan mal en lo que a las ayudas se refiere, le hemos visto hasta debajo del aro sin salir a frenar penetraciones cuando le tocaba, lo que es una barbaridad. Incluso a la hora de capturar rebotes se ha situado más de una vez debajo del aro, es lo primero que te enseñan cuando eres pívot, bajo del aro solo se cogen los que entran. 

Otra de sus pegas es, al igual que Henson, lo fácil que lo fijan arriba dejando la zona muy abierta, desordenada y poco compacta, no les enseñaron a flotar y a situarse en la línea balón-par. Lo más ridículo es que su uno contra uno cara a cara es nefasto, como es lento tiene que caer en las cintas de salida casi obligatoriamente y eso le da espacio al rival para el tiro, o para romper por el otro lado (no confundir el tema de dejar espacios, una cosa es dejar espacios en lado débil para estar preparado a la ayuda o a la recepción de tu marca, y otra dejarlos con balón. Que no parezca una contradicción).

Para acabar con la sangría comentar la pasividad del de North Carolina, le falta ese toque de agresividad, le falta frescura. Esa vocación defensiva de intentar pensar medio segundo antes que el atacante, de querer ser el más listo de la clase. Por favor que lo intente, que se notará el cambio.

Giannis Antetokounmpo y Thon Maker

Giannis Antetokounmpo está ampliando cada día más su repertorio en defensa.

Posiblemente sean la mejor dupla que tenemos, poco que hablar de ellos, jugadores con físicos de un siglo posterior y que tienen el baloncesto en el ADN, saben mucho lo que hacen. La única pega quizás sería la falta de peso para aguantar arreones de los pívots NBA, y la falta de experiencia en diferentes situaciones, el resto pecata minuta. Quitando de que Giannis quiere cambiar en gran parte de bloqueos, y cuando defiendes a interiores esto es muy delicado, sobre todo si defiendes al bloqueador.

En conclusión añadir que hay potencial, hay una línea ascendente que surge desde lo más bajo, pero que el problema es muy grave. Se nota una mejora en la táctica pero hay fundamentos bastante problemáticos, trabajo para Prunty y su equipo, se ha demostrado que esto se puede mejorar, el caso más claro Thon Maker.