Bojan Dubljevic anima a la afición durante el encuentro. Fuente: Carlos Calvillo

El FC Barcelona cambia la cara de Valencia Basket

Tres victorias en los últimos cuatro partidos de Euroliga

Sam Van Rossom y Ante Tomic durante el encuentro. Fuente: Carlos Calvillo / SB

La Fonteta tenía ganas ayer de baloncesto, el ambiente antes del partido ya lo demostraba. Y es que había ingredientes para que fuera una noche vibrante, y no dejó indiferente. Valencia Basket venció 81-76 al FC Barcelona Lassa, pero la imagen dada por el equipo fue lo que mejores sensaciones ha dejado.

Los duelos ante FC Barcelona siempre tienen algo especial. Varios han sido los reencuentros con ex taronjas cada vez que el conjunto catalán visita la Fonteta. El año pasado tocó Víctor Claver, esta vez fue el turno de Pierre Oriola, y no olvidemos a Pau Ribas. Además, en esta ocasión los dos son rivales directos por mantener opciones en Euroliga, y los últimos precedentes tampoco dejaron indiferentes.

A Valencia Basket le pareció venir bien el clima, y mostró durante todo el momento su lado más competitivo. Puede que hubieran jugadas o instantes en los que se falló o que no se tomaron las mejores decisiones, pero el carácter estaba y eso la afición lo valoró. Al grito de “Valencia, Valencia” animaron en diferentes ocasiones, alentados también por los capitanes, entre ellos Bojan Dubljevic, máximo anotador con 19 puntos. De nuevo, los de Vidorreta se crecen ante las adversidades, pues tienen a San Emeterio de regreso pero a Sergi García de nuevo lesionado y Erick Green sin plazo concreto para volver.

El conjunto de Sito Alonso, sin embargo, demostró una imagen pobre, con recursos limitados. Ante Tomic pronto metió en problemas a su equipo al tener cuatro faltas, que le acabaron pesando y que hicieron que terminara expulsado. Sin el croata en la pintura, el FC Barcelona Lassa se dedicó al tiro exterior para mantenerse en el partido, y en parte lo consiguió. La efectividad de Navarro o Heurtel, entre otros, hicieron que la ventaja no creciera en momentos difíciles, pero la falta de más recursos les acabó penalizando.

Bojan Dubljevic, el termómetro de Valencia Basket

Valencia Basket
Bojan Dubljevic celebra una canasta. Fuente: Carlos Calvillo / SB

Si hay un jugador con el que se puede identificar el carácter de Valencia Basket, ese es Bojan Dubljevic. Con el pívot montenegrino sin encontrar su mejor versión, como él explica debido a una lesión, al equipo de Vidorreta se le veía huérfano de espíritu. Ayer, despertó Dubljevic y sus compañeros y afición con él.

El camino de la Euroliga se va allanando, de los últimos cuatro partidos Valencia Basket solo ha sucumbido ante Fenerbahce. En ese sentido piensa el equipo según reconoce el propio jugador montenegrino: “nosotros vamos a continuar para luchar en todas las competiciones y probar a ganar muchos partidos. Es nuestra primera temporada en Euroliga y no es fácil, pero vamos a probar a ganar e intentar jugar el año que viene también”.

Oriola y el emotivo regreso

Pierre Oriola vuelve a la Fonteta tras su marcha de Valencia. Fuente: Carlos Calvillo / SB

Las buenas sensaciones que se llevó la Fonteta anoche fueron además redondeadas por el cálido recibimiento que esta dio a uno de los jugadores que el pasado 16 de junio hicieron historia en el club. Pierre Oriola, que se marchó del club en medio de polémica, y con enfado de parte de la afición, quedó contento al ver que su visita fue agradable: “ha sido un momento muy especial, muy bonito, estoy muy contento por haber vuelto. Solo me queda agradecerles el recibimiento, y el cariño que me tienen”.

La temporada pasada, Valencia Basket vivió un torbellino de emociones. Y es evidente que Oriola no podía pisar la pista ‘taronja’ como si nada: “me han venido grandes noches que vivimos aquí en la Fonteta, pero el más importante ha sido el recuerdo de Rafa y Sam levantando la copa”. De ese día se lleva el acta firmada, como se hizo entrega a sus compañeros, algo que le hizo ilusión y que el catalán pondrá en su casa para verlo cada mañana al levantarse, como el mismo dijo.

Sus 15 puntos, 4 rebotes y 16 de valoración, sin embargo, no ayudaron a que los blaugrana se llevaran una victoria del feudo valenciano, y su alegría por volver no fue completa por ello.