Por | Twitter: @raulmolinero7 | 12 enero, 2018

Anoche se enfrentaron el segundo clasificado del Este, Toronto Raptors, contra el tercero de la misma conferencia, Cleveland Cavaliers, en un duelo en el que a priori el equipo de LeBron James partía con ventaja, ya que los Raptors no podían contar con Lowry por lesión ni con Ibaka por sanción. Finalmente, y a pesar de las dichas bajas, los Raptors no sólo consiguieron ganar a su verdugo de los dos últimos años en Playoffs, sino que también les pasaron por encima con un apabullante 99-133 en el Air Canadá Centre, teniendo como protagonista inesperado a Fred VanVleet.

Noche de récords en el ACC

En el Air Canada Centre disfrutaron de un festival de anotación de su equipo. Fuente: CC

Con esta victoria, los de Toronto establecieron dos nuevos récords: el mejor récord de la franquicia tras 40 partidos disputados con 29 victorias y 11 derrotas, y además batieron el récord de anotación en un partido de liga regular con 133 puntos.

Hay que reconocer que Dwane Casey esta temporada está realizando un excepcional trabajo con las rotaciones, dotando de mucha confianza a la jovencísima segunda unidad, que está respondiendo con creces.

Los resultados se pudieron ver ayer, ya que el partido tuvo un claro protagonista: Fred VanVleet. El 23 de los Raptors anotó 22 puntos, con 6 de 8 en triples, recogiendo 4 rebotes y repartiendo 4 asistencias en 24 minutos de juego, estableciendo su career-high en anotación y jugando su mejor partido en la NBA. Otros jugadores jóvenes también aparecieron con fuerza, como Jakob Poeltl con 12 puntos y 12 rebotes, Norman Powell con 14 puntos y 6 rebotes, o Siakam con 16 puntos, 8 rebotes y 4 asistencias.

Tenemos que hablar de Fred

VanVleet
El protagonista de la paliza a los Cavaliers. Fuente: CC

Aunque toda la segunda unidad de Toronto está haciendo un excepcional trabajo, mostrando todo el equipo una compenetración inédita en Raptors, tenemos que hablar de Fred. El de Illinois está viviendo un sueño, jugando más del doble que la temporada pasada y dejando muy buenas sensaciones cada vez que sale a cancha.

Hemos de recordar que VanVleet acabó en Raptors prácticamente “de rebote” en el verano de 2016. Ningún equipo lo eligió en el draft de ese año, y el jugador finalmente optó por disputar, como hacen otros tantos jugadores no seleccionados con otros equipos, la liga de verano con Toronto. En Raptors se encontraron con el contratiempo de la lesión de Delon Wright, el que era el tercer base del equipo por aquel entonces, y VanVleet aprovechó su oportunidad. Los Raptors vieron en él la capacidad para ocupar ese puesto vacante, y le ofrecieron un contrato.

Durante toda la temporada pasada, VanVleet estuvo tanto entrenando como jugando partidos con el equipo NBA y con el equipo de la G-League, los Raptors 905. El entrenador del equipo de la liga de desarrollo, Jerry Stackhouse, hizo un gran trabajo con él desarrollando su juego y convirtiéndolo más en un base menos egoísta de lo que era, y le valió para poder disputar hasta 37 partidos NBA. Una vez, incluso, llegó a disputar dos partidos en el mismo día, uno con cada equipo.

En la temporada 2016/17, VanVleet promedió unos números de 2’9 puntos, 0’9 asistencias, 1’1 rebotes y 0’4 robos en 8 minutos por partido, con un 35’1% en tiros de campo y un 37’9% desde la línea de tres. Estos datos contrastan con los de este año, en los que ha disputado todos los partidos del equipo (40) jugando 18 minutos por noche, aportando 6’8 puntos, 2’8 asistencias, 2’1 rebotes y 1 robo con un 40’7% en tiros de campo y 37’4% en T3.

Con todo esto lo que quiero destacar es el grandísimo esfuerzo que ha realizado Fred para llegar hasta aquí, pasando por no ser drafteado, llegar a un equipo por la lesión de otro jugador, pasar por la G-League y finalmente llegar a ser importante en la rotación de un equipo de la parte alta, todo ello en sus dos primeros años de profesional.


El partido de ayer sólo fue la primera de las grandes actuaciones que le esperan. Incluso Jakob Poeltl, felicitando a su compañero ya en vestuarios mientras éste atendía a la prensa se refirió a él como el “GOAT”.

Como ya hemos dicho en reiteradas ocasiones, en Toronto Raptors tienen el futuro asegurado.