SomosBasket
Noticias de la NBA en español, baloncesto europeo, ACB, Euroliga, rumores y mercado de fichajes
Muchos prevén un emparejamiento Celtics-Warriors en las Finales de la NBA. Foto: The Athletic

Orgullo y prejuicio: qué esperar de los Celtics

Redactores y aficionados opinan

Get real time updates directly on you device, subscribe now.

Boston entra en la segunda mitad de la temporada desde una posición envidiable en la Conferencia Este. ¿Podrán mantenerla? Preguntamos a redactores y aficionados.

Presentamos la tercera edición de  Orgullo y prejuicio. En esta sección, cinco de nuestros seis redactores debatirán sobre aspectos relativos a la actualidad de los Boston Celtics. Los participantes irán rotando para poder darle voz a todos nuestros miembros. Además, le daremos especial importancia a los aficionados: vosotros seréis una pieza clave. Principalmente os haremos partícipes desde nuestra cuenta de Twitter, así que seguidnos si deseáis formar parte de esta sección.


Habiendo disputado 41 de los 82 partidos de la temporada regular, los Boston Celtics presentaban un balance de 31 victorias y 10 derrotas. Y los verdes pueden estar satisfechos. El equipo, que comenzó la temporada conmocionado por la lesión de Gordon Hayward, consiguió darle la vuelta a la situación y sumar dieciséis triunfos consecutivos. Han sido cruciales las actuaciones de Kyrie Irving y Al Horford. Jóvenes como Jayson Tatum y Jaylen Brown han dado un paso adelante. No obstante, es inevitable realizarse la siguiente pregunta: ¿será el equipo capaz de mantener el nivel demostrado? Los redactores opinan.

Redactores, ¿qué creéis que pasará en la segunda mitad de la temporada?

Miguel Cabré – @MCabreCano

Los Boston Celtics ya han jugado más de la mitad de los partidos de la temporada regular. Han sido el primer equipo en cruzar dicha línea. La diferencia con respecto al calendario del resto de franquicias se debe a que los verdes pidieron cuatro días de descanso antes y después de su partido en Londres, contra Philadelphia 76ers. Esto es lo que ha conllevado este loco horario estos meses.

El hecho de que los Celtics se adentren en estos últimos meses con una menor carga de partidos les permitirá entrenar y descansar mucho más de lo que han podido hasta el momento. A mi parecer, esto nos puede dejar ver un equipo más solido y sin tantos altibajos. Nos han tenido de los nervios estos últimos meses. No podemos decir que el equipo vaya a ganar más. Es casi imposible que eso se dé. En ese caso, estaríamos superando la marca de las 62 victorias.

Con mi optimismo habitual, espero que veamos al equipo que nos gusta atacando con el balón en movimiento constante. Confío en que veamos esto a partir del partido de Londres o, a mucho tardar, tras el All-Star. Un juego donde los aclarados sean solo el último recurso. Me gustaría que Marcus Morris no tuviera una importancia tan grande para ganar partidos como hasta ahora. Asimismo, espero que Kyrie Irving entienda que en el baloncesto hay una pelota para los cinco que están en pista. Hay que compartirla.

También quiero pensar que se medirán más los esfuerzos. Esperemos que no haya subidas como las vistas en la racha de victorias. A veces, todos defendían con uñas y dientes, pero luego se pasaban tres semanas derrengados. Eso hay que guardarlo para Playoffs.

Álvaro de Prado – @dinoseturner

Escribo esto con los Celtics en la cima de la Conferencia Este. Récord de 30-10 y racha de 3 victorias tras un tropiezo desesperante frente a los Wizards.

Me preguntan por la segunda mitad de la temporada de Boston, que qué espero de los 42 encuentros restantes. Sinceramente, y sin considerarme un pesimista por ello, respondo que más partidos perdidos, menos rachas ganadoras y la misma ilusión de 2017. El hecho de que el equipo de Brad Stevens gane año tras año más de lo planeado se ha convertido en tendencia. Esto no justifica las expectativas y las exigencias creadas en gran parte de la comunidad céltica.

El quinteto titular cuenta con un base que rechazó jugar junto a LeBron James. Le acompaña un escolta que suele picar en las fintas. El alero novato está tirando con una efectividad que no veíamos desde Evan Turner. El banquillo lo conducen dos criaturas que no pasan de los 23 años: la antítesis de James Harden y el de la pistola de billetes. En estas circunstancias, lo normal no es ostentar el mejor récord de la conferencia. Tampoco es normal ganar a los Warriors metiendo 26 de 79 tiros de campo. No lo es remontar 18 puntos en Oklahoma City. Lo normal es conocer, en múltiples ocasiones, la frustración de perder en Nueva York y en Miami o la decepción de tirar un partido igualado contra los Wizards.

Que nadie me malinterprete. Salvo imprevisto, no concibo un decaimiento general ni una segunda vuelta que derribe a los Celtics en la clasificación. Solo pido algo de frialdad y memoria. El equipo del 30-10, hace no demasiado, iba a contar con Gordon Hayward. Aun así, generaba dudas en lo relativo a acoplamiento y encaje. Hoy en día, soy consciente de que existe margen de mejora: la discutible -y para mí criticable- selección de Kyrie, el volumen de Tatum, los tiros libres de Jaylen, los ataques en estático de Terry Rozier

Todos los cambios, especialmente los que son para bien, se consolidan tras un proceso inevitablemente cargado de errores, fracasos y, a veces, pasos atrás. Evadir el resultadismo inmediato será clave para mantener la fe en estos Boston Celtics. Ganen o pierdan esta temporada, no harán sino crecer hacia un futuro cronológicamente más concordante con el núcleo del bloque.

Javier Merino – @celticsjavi

Predecir la trayectoria de un equipo a lo largo de 82 partidos es complicado. Lo es más aún en una liga como la NBA, en la que las correlaciones suelen deberse a casualidades, los precedentes no establecen normas y las tendencias nacen y mueren con fugacidad. Opinar en retrospectiva es mucho más fácil que tirarse al vacío a suponer, por descontado.

Calificar la primera mitad de la temporada de los Boston Celtics como algo positivo es lógico. Sin embargo, es necesario matizar. Es imposible conocer si este equipo habría rendido mejor con Gordon Hayward, a pesar de ser este el razonamiento más sencillo. Lo que está claro es que, aun sin él, el equipo ha excedido las expectativas.

Por ello, utilizar los resultados de los primeros 41 partidos para predecir los 41 restantes es buscar equivocarse. No obstante, y en aras del objetivo del artículo, veo a los Celtics acabando la temporada entre 58 y 62 victorias. El nivel de los oponentes a partir del encuentro de Londres aumenta, pero la intensidad del calendario se relaja. Stevens apenas ha podido entrenar con el equipo, y agradecerá poder hacerlo más a menudo.

Diría que es necesario también discutir los factores de los que dependerá el devenir de los verdes. Mientras que el consenso es que Kyrie ha de ser más generoso, estoy muy contento con su rendimiento. Opino que el baremo con el que se le mide es más rígido que el utilizado con otros bases de la liga. Me gustaría que Tatum fuera más agresivo, aunque entiendo que ese cambio no está en su mano. Horford sigue siendo el engranaje que hace que el sistema funcione.

Por último, creo que lo más interesante de la segunda mitad del curso será observar la evolución de Jaylen Brown. El alero ha sido algo inconsistente en los últimos partidos, pero no le faltan las condiciones para triunfar. Además, contará con el apoyo y talento de Stevens. Creo que no exagero si digo que, reemplazando a Brad con un entrenador promedio, estos Celtics estarían rondando las 25 victorias.

Fran Torrinta – @Fran14Pinta

Los Boston Celtics están entrando en la segunda mitad de la fase regular. Con esto, queremos analizar cómo puede llegar a ser o cómo pensamos que transcurrirá esta misma.

Los equipos de Brad Stevens siempre han estado en su plenitud tanto física como táctica en el mes de febrero. Una vez probadas todas las posibilidades con sus jugadores, Stevens encuentra una rotación, quinteto o forma de jugar que le convence y comienza a trabajar con base en ella. Por ello, podemos esperar que los Celtics comiencen a mejorar poco a poco su juego con vistas a abril.

Sin embargo, los Celtics de Stevens siempre han tenido bastantes problemas en los partidos de fase regular de la primera mitad. Por otra parte, esta campaña hemos visto un juego claro y con bastante buenos resultados. El equipo está implicado en defensa y el quinteto está claro.

Todavía hay que recordar que el mercado no está cerrado. El equipo de Danny Ainge tiene en su poder la posibilidad de fichar a un jugador para esta campaña debido a la lesión de Gordon Hayward. Eso puede condicionar la manera de jugar del equipo dependiendo de la magnitud del jugador que se adquiera, si es que se llega a adquirir.

Lo que sí es seguro es que nos espera una gran segunda mitad de temporada llena de victorias, remontadas y derrotas insólitas (Hi, Chicago!) que nos saquen de nuestras casillas.

Juan Pérez – @juanpc__

Los Celtics empiezan a parecerse a los del comienzo de temporada tras un bache que les hizo perder varios partidos. Este bache, no obstante, es lógico tras la cantidad de partidos que habían jugado y los pocos días de descanso y entrenamiento que tuvieron. Se aprecia claramente que la defensa es el pilar que mantiene al equipo a la cabeza de la Conferencia Este. Por otra parte, el ataque no está funcionando de manera muy eficiente.

En esa mala racha, se vio cómo necesitaban los Celtics a jugadores como Irving o Horford, que se perdieron algún partido. También diría que el banquillo no aportaba gran cosa, debido a pobres actuaciones de Smart y Rozier de vez en cuando. Pero el sol volvió a salir. Con los jugadores sanos y la aportación de los suplentes, se empezó a defender mucho mejor. Las victorias, aunque sin mucho brillo, volvieron. Se ha demostrado que el equipo se hace fuerte contra rivales de nombre, como los Rockets (remontando 26 puntos) o los Cavs, a los que ya derrotó en el Garden.

Preocupa, y cansa, el hecho de empezar los partidos adormilados para tener que remontarlos en las segundas partes. Esto pudo ser uno de los principales motivos en esa serie de derrota. Era necesario hacer un gran esfuerzo físico al final de cada partido para conseguir la victoria. Si esto se mejora, el equipo llegará mucho más descansado al final de la temporada regular con la vista puesta en los playoffs.

Preveo un balance de 60 victorias y 22 derrotas.

¿Qué opinan los seguidores de El Orgullo Celtic?

Celtics
Nil Alemany (SB)

Gracias a una serie de encuestas, hemos podido conocer de primera mano qué esperáis sobre la temporada de los Celtics. Primeramente, sólo un 7% de los votantes cree que los verdes acabarán con menos de 50 victorias. Mientras tanto, un 27% cree que finalizarán con 60 o más. El grueso de los participantes se encuentra en el rango de las 50 a las 60.

En cuanto al All-Star, más de la mitad de nuestros seguidores espera que tanto Kyrie Irving como Al Horford representen a los verdes en febrero. Es el mismo porcentaje (53%) el que cree que el nivel de Jayson Tatum mejorará a lo largo de la temporada.

El retorno de Gordon Hayward a las pistas esta campaña divide a la afición, manifestando su esperanza un 54% de la misma. Por otra parte, más de seis de cada diez votantes piden el Coach of The Year para Brad Stevens. Y tiene todo el sentido del mundo.

Os invitamos a seguirnos en Twitter para ser partícipes de nuestras próximas encuestas, recibir información de los verdes y actualizaciones con nuestros nuevos artículos. Es una buena época para ser de los Boston Celtics.