Un mago asalta los Ángeles, el devorador de dioses ataca, festival anotador en Minnesota y un rookie nos muestra todo su orgullo. Esto y más en el mejor resumen de la jornada de sábado NBA.

El partido de la jornada NBA

Nets 85 – 87 Boston

1:17 para terminar el encuentro, los Celtics iban perdiendo por un punto, el estadio ejercía una impresionante presión en la cancha, la defensa se cerraba completamente para los verdes. Kyle Irving obtiene el balón, no ve ningún hueco para penetrar, pero Jayson Tatum le pide el esférico y con una jugada de laboratorio lo obtiene, burlando en velocidad a Rondae Hollis-Jefferson , realizando un salto impresionante para clavar con una sola mano 2 puntos que significaba la ventaja para su equipo.

En un partido complicado, los Celtic hicieron honor a su raza y con un Jayson Tatum increíble en defensa y letal en la parte final, lograron llevarse el triunfo de Brooklyn ante la angustia de un equipo que buscaba hilvanar 3 victorias seguidas.

Si de algo hay que hablar son las increíbles últimas semanas de este diamante llamado Jayson Tatum (16 puntos, 7 tapones), quien se muestra como un digno heredero de la mística celta. Además, Jahil Okafor realizó un buen partido, anotando 12 puntos y realizando 3 tapones para el equipo perdedor.

Poco acierto, pero un final de infarto

Fue un encuentro con un terrible porcentaje de acierto en TC y de triple, pero la emoción que nos trajo el último minuto, hizo que realmente valiera la pena ver este gran cierre.

Kyrie Irving (Erik Drost)

50 segundos para acabar con el encuentro Irving se interna a la bomba, realiza el tiro de la muerte, pero falla. Sin embargo, sus ojos disparaban furia, buscando el balón para asistir a un Jayson Tatum totalmente abierto  y con un disparo desde la línea de 3, destruyó los sueños de los Nets. Escuchándose la algarabía desde Massachucet.

Un trabajo ganado desde la pizarra, gracias a una defensiva final que decantó el juego a favor de los Celtics. La lógica se dio, el orgullo verde se mantiene firme, aunque las distracciones lo hacen terrenal.

Ver a Boston es como ver al doctor Jekyll y el doctor Hyde, ya que ante los grandes los Celtics nos muestran su mejor versión. Mientras que ante los equipos chicos, nos muestran una versión apagada, sin esa chispa de intensidad que les hace el equipo más temido del este.

 

Curry OK, Griffin KO

Stephen Curry y Draymond Green. Keith Allison (CC)

45 puntos de Stephen Curry, el asesino con cara de niño, no hacen más que demostrar que, en estos momentos (con el perdón de Boston), los Warriors  son el equipo más caliente de la NBA.

Tras ir empatando al final de la primera mitad 55 a 55, empezaron una infernal racha en el tercer cuarto que los llevó a un lapidante 23 a 9 con lo que apagaron cualquier intento de unos Clippers diezmados (del supuesto equipo titular hilvanado a comienzos de la temporada sólo contaron con DeAndre Jordan con15 puntos y 11 rebotes), ya que Blake Griffin sufrió un durísimo golpe en la cabeza al intentar un tiro en la pintura de parte de JaVale McGee.

Como siempre Lou Williams fue el atacante más peligroso de parte de los Clippers con 23 puntos, llenando así sus estadísticas. La mala fortuna no cesa en encapricharse con el conjunto angelino, una lástima para una escuadra que prometía mucho…

El devorador de dioses ataca en la NBA

Tobias Harris,fue el mejor. Nil Alemany (SB)

¿Qué tiene en común  los Rockets, Warriors, Wolves, Spurs? Pues son actualmente los equipos más en forma de la NBA y han caído ante los Pistons, quienes se han transformado en la bestia negra de los dioses.

Una fecha más sin James Harden, una fecha más en que la derrota ha sido una constante para esta escuadra que no le ha venido bien el mes de diciembre ni este inicio del 2018.

Tras una primera mitad muy pareja con una ligera ventaja de los Rockets, los Pistons aniquilaron en el tercer cuarto el partido con un contundente 31 a 19, mostrando todas las falencias defensivas de esta escuadra texana que no ha hecho más que caer en el lodo (7 partidos perdidos de los últimos 9).

La gran figura de los Pistons fue Tobias Harris (27 puntos) , quien se puso los galones para demostrar que la casa se respeta en Detroit.

¿Habrán llegado a su máximo antes de tiempo? ¿La lesión de la Barba condiciona mucho al equipo? ¿Es una mala racha que enderezaran apenas llegue Harden? Muchas preguntas, muchas respuestas que dar con el transcurso de los juegos, lo que sí es verdad, es que los jugadores deben dar un paso al frente y demostrar el por qué son considerados los contenders del oeste.

Los lobos se tragaron a los Pelicans

Karl-Amthony Towns (NIl Alemany, SB)

Una primera mitad de locura se vivió en Minnesota, los Wolves destrozaron a la defensa de los Pelicans de todas las formas posibles. Siendo inconcebible que las torres de New Orleans hayan perdido de forma tan  grosera la lucha por los rebotes. Además, las pérdidas fueron una constante insalvable para una escuadra sin garra ni coraje.

Con un Tyrus Jones sorprendente, los Wolves aprovecharon el vértigo que crearon de una forma muy efectiva, dando la impresión de una lucha desigual en todo momento. Contando con un Towns intratable que le ganó el duelo personal a un Anthony Davis incómodo.

6 jugadores sobre los dobles dígitos nos muestran un ataque balanceado, sin contra de que cada jugador que ingresó anotó. Mientras que los Pelicans nos mostraron lo peor de su juego,

A pesar de sus 23 puntos, 15 rebotes, 3 bloqueos y 5 asistencias, DeMarcus Cousins no fue un factor clave para la remontada, ya que sus 7 pérdidas de balón rastraron a su equipo. Además, la circulación de balón que tanto éxito les ha brindado, desapareció.

El crack de la jornada NBA

Stephen Curry, dos veces MVP de la NBA (Foto: WikiMedia CC)
Stephen Curry, dos veces MVP de la NBA (Foto: WikiMedia CC)

45 puntos y no jugó el último cuarto, no hay más que decir, un crack en todo el sentido de la palabra 11 de 21TC, 8 triples y una sensación de terror en cada movimiento fue lo que  creo Stephen Curry en Los Ángeles.

Al no estar Kevin Durant, el mago nos volvió a deleitar con otra sorprendente producción anotadora, que reafirma su absoluta recuperación.

El asesino con cara de niño volvió..y de que forma.