Fuente: Keith Allison (CC)

El diciembre de Jrue Holiday, el mejor mes de su carrera

¿Está el californiano en el mejor momento de su carrera?

Jrue Holiday es cada vez más Jrue Holiday. Fuente: Keith Allison (CC)

Jrue Holiday está callando bocas. Así lo está demostrando y así lo ha demostrado este mes de diciembre. En realidad, lo está demostrando esta temporada. En realidad, lo está demostrando desde que Rajon Rondo juega de base en los Pelicans.

Allá por abril de 2016, escribía un artículo repasando toda la carrera de Jrue Holiday (artículo el cual os voy a dejar aquí), analizando todos los vaivenes que había sufrido y cómo por fin había logrado encontrar la estabilidad convirtiéndose en el base titular del equipo, completamente liberado de aquella lesión de rodilla que tanto le enturbió. Pues bien, 20 meses después de aquel artículo; ni es el base del equipo ni logró encontrar la estabilidad. Lo único que de ese artículo se puede rescatar es que sí, sus problemas con la rodilla derecha al fin cesaron. Hoy voy a rebatirme.

Ya no es un base

Ya lo pudimos ver el año pasado con Tim Frazier y estamos confirmandolo este año; Jrue Holiday se ha convertido con los años en un escolta anotador. ¿Y porqué Jrue Holiday ya no reparte las 7-8 asistencias que repartía antes? Esto se debe a small-ball que los Pelicans han podido implantar por fin este año.

Desde que Alvin Gentry tomara las riendas de los New Orleans Pelicans en la temporada 2015-2016, en NOLA se ha intentado pasar del estilo de juego lento y de aprovechar a Davis en el poste bajo para intentar aumentar el ritmo de juego y tirar más triples, algo que ha tardado en conseguirse dos temporadas. Y Jrue Holiday, siendo un base de organización lenta con mucho recurso de pick&roll y de bote, no es un base que pueda ajustarse a lo que demanda Gentry. Quizás en otra época (ya pudimos ver en la temporada 2012-13 sus 8 asistencias por partido) podría haberse hinchado con un pívot que le fuera abriendo camino, pero actualmente, necesita adaptarse con muchas otras capacidades de las que goza, entre ellas la de anotación. 

Y vaya si se ha adaptado. Jrue, al lado de un base organizador puro y de corte veloz como puede ser Frazier o es Rondo, está deslumbrando a la NBA con su capacidad de catch&shoot y su juego sin balón. Estamos viendo a un Jrue que ya no tiene el peso de organizar el juego, perdiendo menos balones y encarando más al aro, algo que se le ha dado bien siempre.

Su mes de diciembre

Al igual que todos sus compañeros, tocados por una varita mágica durante este último mes entero en cuanto a la ofensiva se refiere, el rendimiento de Jrue Holiday ha sido sensacional. Sus promedios por 36,9 minutos han sido de 21,6 puntos, 4,1 rebotes, 4,5 asistencias, 1,3 robos, 0,9 tapones, un 52,5 % en tiros de campo y un 42,5 % en triples. Aquí es donde yo quería llegar.

Dejando ya como algo obvio que estos números podrían ser perfectamente de All-Star o estar cerca, estos números no están confirmando el buen estado de forma de Jrue, quizás el mejor de su carrera. ¿Cual es el objeto de comparación? Vamos a partir desde una base antes de adentrarnos en rendimientos pasados:

  • Nunca ha promediado más puntos en un mes.
  • Nunca había superado el 50 % de efectividad en tiros de campo.
  • Este mes tiene 8 partidos de más de 20 puntos. Lo hizo una vez, en Marzo de 2016, con Eric Gordon y Tyreke Evans lesionados y Anthony Davis y Ryan Anderson desde la mitad del mes.

Career-high en puntos, career-high en efectividad, mejor momento anotador de toda su carrera… ¿a qué nos recuerda este estado de gracia de Jrue Holiday?

Su mejor mes desde que fuera All-Star

Un Holiday agresivo, tomando tiros importantes y con una buena selección de tiro que nos recuerda, sin duda, al mejor momento de su carrera. Por ello, vamos a coger el mejor mes de toda su carrera, que fue en enero de 2013. Durante ese periplo, Holiday alcanzó unos promedios de 20,9 puntos, 4,2 rebotes, 8,9 asistencias, 1,9 robos, 0,4 tapones, un 48 % en tiros de campo y un 34,9 % en triples. Pienso que, por peso en la franquicia y por acompañarlo con organización de juego, aquel mes fue quizás un poquito mejor, pero nada más lejos que lo que estoy intentando explicar: estamos ante el mejor Jrue Holiday desde ese momento, cuando parecía que ya no íbamos a ver una versión parecida que su versión All-Star.

Y aún así, Jrue Holiday nos dejó:

  • Un triple doble, algo que ese mes no ha podido igualar.
  • 6 partidos con más de 20 puntos, dos menos que este diciembre.
  • 3 partidos con más de 30 puntos, al igual que este diciembre.
  • Menos eficiencia en porcentajes tirando tan sólo 2 tiros menos de media (16,1 este diciembre por 18 de aquel enero)
  • Menos eficiencia en tiros de tres tirando 2,7 triples menos.

Jrue Holiday: en busca de la estabilidad

Ese es el problema. Desde que está en la NBA, entre lesiones y el problema que tuvo con su mujer (el embarazo cuando estuvo enferma, motivo por el cual se tuvo que ausentar de las pistas), no ha podido encontrar esa estabilidad que le habría hecho ser mejor jugador. 

Este año, con 3 meses de competición ya disputados, parece que ha logrado conseguir esa estabilidad en minutos, sin ningún tipo de restricción ni lesión, una noticia muy positiva tanto para los New Orleans Pelicans como para él mismo, pudiendo de una vez desplegar su mejo juego. Y esto se está comenzando a plasmar en números y en sensaciones.

La incógnita ahora es si podrá mantenerlo. En un sistema de juego que le favorece, una identidad ya marcada y sin problemas físicos, debería mantener ese tan buen nivel de juego que está aportando. De ser así, su tan criticado contrato (5 años y 125 millones de $) firmado este pasado verano pasaría a estar justificado para todas esas mentes que decían que no se podía pagar tanto sueldo por un jugador… Tan poco estable. Si consiguiera esa estabilidad, a parte de seguir ayudando al equipo como lo está haciendo, yo diría que justifica la millonada.

 

Leave A Reply

Your email address will not be published.