Keith Allison (CC)

Giannis Antetokounmpo, agotando la batería

El jugador que más juega de la liga

milwaukee bucks giannis antetokounmpo minutos batería
Giannis Antetokounmpo está ultimando su batería, no podemos permitir que se apague nuestra estrella. Keith Allison (CC)

Una temporada, 82 partidos, 328 cuartos, 3936 minutos, 236160 segundos, dejando de un lado las bases irrefutables de este y cualquier deporte, el físico y el talento, ¿Hay algún condicionante más importante e influyente que el cansancio y la forma mental y física?. Ya les respondo yo, no. Y más en la NBA, donde la carrera a fondo es todavía más continua, castigando a aquellos que no saben dosificar sus esfuerzos, y hacer el sprint final antes de tiempo. Como es el ejemplo, de los  protagonista de mis plegarias, los Milwaukee Bucks, conjunto que poco a poco está apagando a su gran estrella, Giannis Antetokounmpo, que deslumbra en toda la liga.

Pues la suma de muchos condicionantes, añadidas al pobre sistema de rotaciones que emplea Jason Kidd desde hace mucho tiempo, tiene como a consecuencia, que su jugador referente, sea el jugador que más minutos juega en toda la liga. Dato que significa mucho, ya que el griego juega la friolera de 38 minutos por partido, cifras que desde cualquier punto de vista medianamente formado en el tema es un número desorbitado, y más para un jugador que apenas cumplió los 23 años. Para que se vayan haciendo una idea, la pasada temporada nadie logró este minutaje, y la anterior, la 2015-2016, tan solo James Harden logró los 38 minutos en pista por noche.

No obstante, el mayor problema no es los minutos de juega, sino como los juega, a que nivel, con que intensidad y con que tipo de exigencias, debido a que tanto en ataque como en defensa el griego se somete a un esfuerzo sobrehumano.

En ataque, Giannis Antetokounmpo es la primera espada, el recurso por excelencia, el primer hombre al que mirar antes de pasar, es al fin y al cabo, el productor, el generador y el anotador de su equipo. Un jugador que en ataque funde su batería, consiguiendo cada vez más, puntos a base de lucha, constancia, contacto y empuje, lo que supone un cansancio adicional. En ocasiones muy forzado, muy obligado a ir bajo del aro a combatir con jugadores de condiciones físicas no aptas en su posición, y a las que tiene que enfrentarse por la manca de profundidad en el roster.

Ya que con Jabari Parker, este problema sería menor, y no obligarían a The Greek Freak a ser el atacante con más impacto e influencia en el equipo de la liga, pues según el PIE (Player Impact Estimate) Giannis es el jugador más imprescindible de la liga para su equipo. Díganme que esto no cansa, que hasta su propio equipo tenga por asumido que sea el jugador que tiene que realizar un esfuerzo titánico, que sea el quinto jugador en la NBA con más jugadas dedicadas a él, díganme que no cansa. Y tampoco hay que olvidarse, la gran cantidad de contraataques, ataques en velocidad/transición, mates y saltos espectaculares que hace, sacrificio de más por la falta de alternativas que la gestión da.

En defensa, Antetokounmpo vive más de lo mismo, un jugador sacrificado, que al contrario que muchos jugadores que luchan por el MVP, no se toma la defensa como un descanso, sino todo lo opuesto. El griego defiende de sol a sol a cualquiera, y su entrega es espectacular sin miedo alguno a los retos enormes, que le dejan en el mejor lugar posible. Escogiendo siempre al mejor del otro equipo (siempre que no sea un center o un base muy habilidoso) para emparejarse con él, aunque el adversario no le corresponda cuando él ataque, como es el caso de LeBron James al cual defendió, pese a que el rey no hiciera lo mismo.

Y esto llama mucho la atención sobre su actitud, debido a que Giannis Antetokounmpo podría obligar a Liggins a defender al referente de la ofensa rival, pero prefiere hacerlo él. Decisión que aunque llame mucho la atención en un aspecto positivo, no estaría de más que por iniciativa del entrenador, forzaran al heleno a dar un paso atrás y a DeAndre Liggins a defender al buque insignia del conjunto rival. En pocas palabras, los galones también pesan en defensa, y se suman a la larga lista de cargas en la espalda de la mega-estrella.

El problema es que no solo Antetokounmpo acarrea una gran cantidad de minutos a sus lomos, puesto que nuestra otra referencia, Khris Middleton, es el quinto jugador en la NBA que más juega. Los Milwaukee Bucks somos el único equipo que tiene a dos jugadores entre los cinco primeros en minutos por partido, una soberana barbaridad que hay que solucionar ya. Estamos dando una ventaja a nuestros rivales directos más grande de la que creemos, y obligando a que muchos jugadores pierdan buenas costumbres en ataque.

Este lastre que trae Giannis, como se ha comentado no sólo le afecta partido tras partido, sino que dentro del propio encuentro también repercute en su rendimiento. Ya que aún siendo el jugador más eficiente de la liga tras LeBron James, el segundo máximo anotador de la competición y el hombre que más puntos fantasy produce, llega a final de partido derrotado. Y las estadísticas nos los vuelven a confirmar, Antetokounmpo es el número 130 en media tiros anotados en el clutch time, y el 52 en puntos. Ser el jugador que más juega en la NBA tras la llegada de los super-equipos, le hace rendir menos en el momento crucial del partido.

En conclusión, hay que andar con mucho cuidado, pues aunque aparente lo contrario, nuestra estrella está agotándose, lo bueno es que siempre tiene fuerzas de flaqueza, y sus puntos son difíciles de fallar o de no acabar en una falta a favor al menos, quizá lo veamos intervenir menos, pero no fallar muchísimo más. Síntoma muy característico de jugadores que aumentan sus minutos en «PO», reducción de sus porcentajes y de su eficiencia.