Jamils Wilson jugó en la liga italiana antes de firmar un two-way contact con los Clippers - Fiat Auxilium Torino

Los menos habituales ganan espacio en Los Angeles Clippers

Rookies de segunda ronda y jugadores two-ways

Jamil Wilson Los Angeles Clippers
Jamils Wilson jugó en la liga italiana antes de firmar un two-way contact con los Clippers – Fiat Auxilium Torino

Ya vale de hablar de las lesiones de Los Angeles Clippers. Al fin y al cabo, el baloncesto es un deporte que se juega cinco contra cinco. Entonces, si los que tendrían que jugar no están, pues habrá otros que ocupen sus plazas… ¡Qué más remedio! Doc Rivers sabe muy bien de ello, ya que lleva toda la temporada inventándose alineaciones y rotaciones sin poder contar con sus jugadores más representativos.

En los dos partidos que los Clippers jugaron en back-to-back a domicilio frente a Washington Wizards y Miami Heat el coach de la franquicia californiana, aparte de Patrick Beverley, Danilo Gallinari y Blake Griffin, tuvo que renunciar también a su hijo Austin Rivers, entrado en el protocolo de conmoción cerebral tras el codazo recibido en el anterior partido y, en ocasión del partido frente a los Wizards, también a Milos Teodosic, que aún no puede disputar los back-to-back por precaución.

Finalmente, los Clippers perdieron estos dos partidos: 91-100 en Washington y 85-90 frente a Miami, pero los chicos de Doc Rivers pelearon hasta el final en ambas ocasiones, dejando señales muy esperanzadoras y haciendo que el sabor de las dos derrotas no fuera tan amargo.

Contra Miami fue el rookie de segunda ronda procedente de los 76ers Jawun Evans a enseñar destellos de calidad, con 15 puntos, 6 asistencias, 6 rebotes y 5 robos en 40 minutos saliendo desde el banquillo. Números a parte, las sensaciones dejadas por el base de 21 años fueron realmente excelentes. Evans lideró al equipo, distribuyendo balones y creando juego con naturalidad y solidez, tanto que en el ambiente que rodea a Los Angeles Clippers, hay ya quien habla de él como “el futuro Chris Paul”.

La escasez de jugadores sanos en el roster de los Clippers ha hecho además que los dos two-way contracts, el alero Jamil Wilson y el escolta C.J. Williams estén jugando últimamente bastante más con el primer equipo que con el conjunto de G-League, los Agua Caliente Clippers, y ambos con discretos resultados. Frente a los Heat el primero salió a la cancha con el quinteto titular, anotando 9 puntos y capturando 4 rebotes en 23 minutos, mientras que el segundo aportó 9 puntos y 2 rebotes en 28 minutos saliendo desde el banquillo.

“No pensaba que habría jugado tanto con los Clippers,” – comentó un sonriente Wilson tras el partido – “imaginaba que me habrían llamado de vez en cuando, para verme en campo en situaciones de juego y testar mis talentos para un posible interés de cara al futuro, pero cuando firmé el contrato no tenía ni idea”.

Tanto Jamil Wilson como C.J. Williams tienen 27 años, están entonces en el pleno de su madurez deportiva, los dos pasaron por la carrera universitaria, no fueron seleccionados en el Draft, jugaron en la liga de desarrollo y ambos pasaron una temporada en la Serie A italiana. Williams vistió la camiseta del Giorgio Tesi Group Pistoia en el 2014-15, promediando 14.4 puntos, 4.2 rebotes, 2.1 asistencias y 0.9 robos en 30 encuentros. Wilson jugó con el Auxilium Torino el año pasado, promediando 12.9 puntos, 5.9 rebotes, 1.4 asistencias y 0.7 tapones en 30 partidos. Ahora los dos se encuentran, gracias a las raras circunstancias que están viviendo Los Angeles Clippers, a vivir su primera real experiencia en la NBA.

Francamente no,” – confesó C.J. Williams – “no pensaba que habría tenido tantas oportunidades. Sabía que habría sido una grande experiencia, que la organización es muy buena. Todo el mundo que trabaja aquí es genial. Estoy teniendo un gran oportunidad y voy a intentar aprovecharla”.

Los dos saben perfectamente que están teniendo este protagonismo debido a las lesiones de sus compañeros.

Nunca quieres que pasen cosas malas a la gente,” – dijo Williams – “pero esta liga es peculiar. Las lesiones pasan y los jugadores necesitan descansar. Yo tan solo tengo que asegurarme de estar listo y, cada vez que tengo la ocasión de jugar, dar el máximo”.

Doc Rivers no tardó en otorgar cumplidos y reconocer el buen trabajo de sus jugadores two-way, que, por su peculiar contrato, pueden pasar un máximo de 45 días con Los Angeles Clippers, y el resto en G-League.

“Estamos un poco preocupados de agotar los días disponibles de los jugadores two-way, porque están trascurriendo mucho tiempo con nosotros,” – explicó el coach – “han estado geniales, creo que para ellos está siendo una gran experiencia”.