Unos inspirados Curry y Bell hunden a los Bulls

Los Warriors se recuperaron con una gran victoria sobre Chicago

Stephen Curry
Stephen Curry brilló con 26 puntos en el segundo cuarto – Scott Daniel (CC)

Si bien hace unas noches los Warriors naufragaban ante los Thunder en la que era la noche de redención para Westbrook, anoche a los pobres Bulls, un equipo ahora mismo sin ataque y una débil defensa, les sacudieron como el sparring que llega nuevo al gimnasio y es usado como ‘conejillo de indias’ por todos los que están ahí.

25 años después exactos de los 49 puntos de Jordan en una victoria de los Bulls 92-101 también en casa de los Warriors, esos mismo 49 puntos han sido la diferencia que le han sacado Golden State a los de Chicago para volver a la senda del triunfo igualando además la mejor marca anotadora de la temporada hasta el momento, echa por los Nuggets ante los Pelicans, y consiguen además su segunda mejor marca de su historia con Kerr en el banco tras los 149 puntos que lograron el año pasado ante los Lakers.

Abusivo de más. Pero lo peor es que dos de sus pilares fundamentales, Durant y Draymond Green, no jugaron el partido: el ‘23’ descansó y Kevin se quedó en casa por precaución cuidando ese tobillo izquierdo que tiene algo tocado. Pero seamos sinceros, nadie se acordó de ellos anoche, no se les extrañó, pues el fondo de armario de los Warriors permite estas maravillas. Con Jordan Bell y Casspi en los respectivos lugares de Green y ‘KD’ metieron un meneo y un genial recital ofensivo ante el que los Bulls solo pudieron sacar pecho en los primeros 12 minutos.

Al final del primer cuarto teníamos a los Bulls mandando en el marcador 29-32 gracias a un inspirado Valentine y un par de buenos ‘choff’ de Lauri Markkanen, pero vamos, la realidad les golpeó con demasiada crueldad en el segundo cuarto en unos 12 minutos en los que todos aportaron.

Ya ni el tercero, sino el segundo, porque con las bajas incluidas hubo un hombre que decidió sacar pecho y casi matar el partido: Stephen Curry.

Horas antes del partido lo veíamos en el Oracle en una curiosa foto en la que parecía interactuar con BB-8, un personaje de Star Wars, y se ve que conversar con un igual le vino muy bien. El base se paseó con una orgía anotadora en un cuarto en el que logró 26 puntos él solo, mientras que todo el equipo de Chicago logró 21. Curry dijo basta con un show de los suyos y dejó una marca para un dato muy esclarecedor para él: llegó a los 25 puntos en un cuarto por sexta vez en su carrera, y nadie en los últimos 20 años tiene más que él. Y ahí está, calladito, como si nada. A lo suyo y punto. Aquí lo mejor:

La hinchada jadeaba a su héroe, ese que con las cosas algo crudas y sin el apoyo de Kevin y Draymond se echó a los suyos a la espalda y ni siquiera necesitó jugar su habitual media hora para encumbrarse una noche más.

45-21 en el cuarto y 36-13 en el tercero. Game Over. Pero por su la actuación de Don Stephen no había sido suficiente, anoche el otro Splash Brother, Klay, se puso el mono de trabajo y en un tercer cuarto en el que el ’30’ descansó, él sacó a pasear su muñeca y firmó la rúbrica del encuentro mandando casi a los Bulls a casa con apenas la mitad de partido jugado. Los de Chicago acumularon tiempos de 2 y 3 minutos sin canasta y ante los Warriors así es imposible ganar, necesitas que cada pieza de el máximo posible para tan siquiera intentar hacerles ‘pupita’, pero no salieron con la lección aprendida.

Pero es que en el último cuarto tuvimos un invitado inesperado, un tío que parece que va siempre ‘sobao’, con esos pelos de recién levantado: Nick Young vino a los Warriors a divertirse y anoche pudo hacerlo: 7/12 en tiros de campo y un par de triples que levantaron al Oracle de sus asientos. Lejos de la titularidad, anoche se lo pasó en grande y tuvo un buen duelo en el cuarto con Blakeney, que se gustó mucho en el último cuarto y logró una buena marca, pero insuficiente para que los Bulls lograsen llevarse al menos el marcador en ese cuarto.

33-28 en los últimos 12 minutos para cerrar el escandaloso 143-94 y poner ya las miradas en los siguientes partidos. En el horizonte de los Warriors los Pelicans esta misma noche, mientras que los Bulls jugarán ante Miami Heat.

En los datos individuales destacamos por los Warriors a Curry con sus 33 puntos y 7 rebotes en 26 minutos, los 29 de Klay en 25, 17 para Nick, 11 para Zaza, 10 para Iguodala y un partido completísimo del que ya muchos conocen como ‘el mayor robo del Draft’ de este año, pues Bell aprovechó su primera titularidad con 7 puntos, 4 asistencias, 6 rebotes y 6 tapones, logrando su ‘carrer high ‘en los tres últimos apartados. Pick 38, recordamos.

Por parte de los Bulls mencionar los 21 de Grant con 8/10 en tiros de campo, los 14 de Markkanen, los ya mencionados 11 de Blakeney y los 10 de Portis y Valentine.

A continuación un resumen del partido:

Comments