Shabazz Napier se ha ganado un hueco en la rotación de los Blazers.

Shabazz Napier encuentra su mejor versión en Portland

Ha promediado 12,5 puntos en los últimos 4 partidos

El base puertorriqueño se ha ganado un hueco en la rotación de los Blazers | Ronald Martinez – Getty Images

Shabazz Napier no ha sido precisamente afortunado desde su llegada a la NBA. Los Miami Heat lo seleccionaron en la vigésimo cuarta posición del draft de 2014, pero terminó su primera temporada fuera de la rotación, lesionado y traspasado a Orlando a cambio de una segunda ronda. En Orlando fue incapaz de encontrar su juego y apenas disputó diez minutos por partido. Napier pasó de ser el rookie favorito de LeBron James a tener un valor de cash considerations en el traspaso que lo llevó a Portland. El curso pasado, ya a las órdenes de Terry Stotts, disputó 53 partidos sin llegar a los diez minutos de juego por encuentro. A pesar de su discreto rendimiento, los Trail Blazers decidieron este verano que Napier tenía sitio en la plantilla por encima de otros candidatos. Y, de momento, el base de raíces puertorriquñas no ha decepcionado.

Shabazz Napier no fue protagonista en ninguno de los diez primeros partidos de temporada. Solo jugó más de diez minutos en una ocasión: el primer partido de temporada, en el que los Blazers vencieron por 48 puntos a los Phoenix Suns. Lógicamente, el calendario de los de Oregón se endureció tras tal season opener, y Damian Lillard y CJ McCollum recuperaron los minutos de la basura cedidos a Napier. El tercer base de la rotación ni siquiera entró a pista en los duelos contra Jazz, Lakers y Thunder. Ocurrió, entonces, lo inesperado: Terry Stotts mantuvo sobre el parqué durante 20 minutos a Shabazz Napier en un partido totalmente disputado frente a los Grizzlies. Memphis se terminó llevando la victoria del Moda Center, pero Napier no desaprovechó su oportunidad: 12 puntos con 4/7 en tiros de 2 y 1/1 en triples.

Desde ese día, la historia se ha repetido hasta en tres ocasiones consecutivas. Shabazz acumula, en sus tres últimas participaciones, 60 minutos, 38 puntos, un 13/22 en tiros de campo y un 6 de 8 en triples. Destaca particularmente su última actuación: 27 minutos de juego para terminar con 19 puntos y 5/5 en triples. Cuatro partidos de temporada regular no son suficientes para emitir un juicio valioso, pero podríamos estar ante el despertar de un jugador al que no le han sobrado oportunidades.

Según el propio Shabazz, la clave de su reciente éxito está en la aplicación práctica de una frase de su madre: «Lo más fácil en la vida es abandonar».

Es algo que tengo presente desde pequeño. Nunca quise ser de los que abandonan. Siempre quise ganar. Mi carrera en la NBA no ha transcurrido como a mí me habría gustado, pero no voy a abandonar.

Durante la victoria contra los Denver Nuggets, Terry Stotts se permitió el lujo de dar descanso simultáneamente a Damian Lillard y CJ McCollum. Shabazz Napier entró al partido con los Blazers dos arriba en el marcador. Al término del descanso de la pareja titular, Portland ganaba ya por 10 puntos. Stotts admitió llevar tiempo sopesando esta alternativa:

Es una idea a la que llevaba dando vueltas desde que empezó la temporada. Quería hacer una prueba. Esta noche [la noche del partido contra los Nuggets] ha funcionado y veremos qué tal va de ahora en adelante.

Por la parte de los demás integrantes de los Trail Blazers no hay más que elogios hacia Shabazz Napier. Damian Lillard y Ed Davis han destacado su dureza y profesionalidad; Pat Connaughton define al base de una forma algo más original:

No sé cómo lo diríais vosotros, o cuál es la forma políticamente correcta de decir esto, pero… Shabazz es un perro.

Políticamente correcto o no, la realidad es que Napier ha demostrado estar a la altura de las expectativas. Todo apunta a que Stotts le seguirá dando minutos hasta que el rendimiento del base deje de justificarlo. Por primera vez desde su llegada a la franquicia de Oregón, Napier va por el buen camino, el de no abandonar.