Tilman Fertitta, presentado como dueño de los Rockets

ilusionado por poseer el equipo de su ciudad natal

Tilman Fertitta, hombre de negocios, ha logrado 24 años después de su primer intento, ser el dueño de la franquicia NBA de su ciudad natal, Houston Rockets.

En 1993, el nuevo dueño tuvo que ver como Leslie Alexander se hacía con la franquicia por 85 millones de dólares. Hoy en cambio, ha pagado la inimaginable suma por aquel entonces de 2’2 mil millones de dólares (récord en la compra de una franquicia en la historia del deporte americano) para por fin conseguir un sueño según sus propias palabras, es decir, convertirse en el mandamás de una franquicia deportiva de su ciudad.

Fan de Houston Rockets

En sus primeras declaraciones en el Toyota Center como propietario, dijo así:

Llegué a un punto en el que dije: ¡Díos mío! Si falleciese hoy mismo, lo único que me faltaría por hacer es tener una franquicia deportiva de mi ciudad.

He intentado fijarme en otros equipos durante los últimos años, pero no es lo mismo. Uno quiere ser el dueño de un equipo de su ciudad natal, y no de otra.

Empecé a oír hablar de los Rockets de San Diego cuando estaba aún en secundaria y me dijeron que se estaban mudando a Houston trayendo con ellos a la estrella Elvin Hayes. Fue cuando me convertí en fan de Houston Rockets, cuando aun estaban en San Diego, así que puedo decir que los he seguido desde el principio. Leslie me mantuvo involucrado con el equipo. Tengo los dos anillos de los campeonatos del 93 y del 94, pero permítanme decirles que esto es distinto. Me sentí realmente emocionado cuando esta oportunidad se me presentó.

Acerca del hecho de ser propietario.

Fertitta, de 60 años, propietario de Golden Nugget Casinos y Landry’s, una empresa de restaurantes y ocio con sede en Texas, calificó la compra de la franquicia como «un activo generacional», que podrán disfrutar sus cuatro hijos (Michael, Patrick, Blake y Blayne) después de que el muera.

Mientras bromeaba acerca de que su amistad con Leslie Alexander no le había generado ninguna ventaja en las negociaciones, declaraba al mismo tiempo que:

Nada es comparable en absoluto. Esto es lo más. Lo más de lo más. Pertenezco a un club de 30 personas. Cualquiera puede construir un paseo marítimo, un acuario, rascacielos… Pero no todo el mundo puede ser el dueño de una franquicia NBA. ¡Díos mío! He tenido mucha suerte de pagar estos 2’2 billones de dólares, ¿soy un afortunado?

Su papel en la franquicia.

Además, también señaló que no tiene intención de realizar cambios inmediatos que sean significativos en la franquicia, si bien es cierto que aclaró que tendría la última palabra en cuestiones relacionadas con contrataciones que implicaran incurrir en el impuesto de lujo. Sin embargo, de sus palabras se pudo entrever que su intención es depender en gran medida del consejo general comandado por Daryl Morey, que en sus palabras es «el mejor General Manager de la NBA».

Sé lo que sé y sé lo que no sé. Por el lado de los negocios, seré un gran apoyo para el CEO de Rockets, Tad Brown, aunque no es que lo necesite. Entro en detalles, pero sin analizarlo profundamente todo obviamente. Puedo decirte esto. Pensé que sabía mucho de baloncesto, pero he aprendido más de baloncesto aquí en los últimos 30 días alrededor de Daryl y su gente que lo que había aprendido en los últimos 30 años. Es una tecnología y una ciencia diferente a lo que vemos los fans. Yo dije, sé lo que sé y lo que no sé, simplemente no quiero sorpresas.

¿Habrá decisiones difíciles de tomar? Por supuesto. ¿Y el dinero que he invertido depende de si las cosas van bien o mal? Sí. Pero confío mucho, muy fuertemente en esta gente que se levanta y se dedica a esto todos los días.

Expectativas para este año.

También tuvo tiempo para bromer sobre  el hecho de que hubiese preferido pagar mil millones de dólares menos por una franquicia que no tuviera ya dos superestrellas. Una vez hablando en serie expuso las grandes expectativas que tiene para Houston Rockets después de que Morey juntara este verano en la franquicia texana a Chris Paul y James Harden.

Llegar a la franquicia y que estén James Harden y Chris Paul es increíble. Hay que recordar que el objetivo de todos los equipos es llegar a playoffs y hay muchas superestrellas. No vas a llegar a playoffs todos los años y seguramente no llegues a segunda ronda si no tienes a James Harden jugando para ti. Por ello, si a él le sumas a Chris Paul, tenemos que llegar a las Finales de la Conferencia Oeste.

Esta es la forma en la que ha evolucionado la Liga: dos o tres superestrellas por equipo. ¿Y saben qué? Si no alcanzamos los objetivos con estas dos superestrellas… Tomaremos las decisiones correctas y haremos lo que sea necesario para ganar. Puedo prometerles eso.

 

Comments