Previa temporada SB: Dallas Mavericks 2017/18

Año con miras al futuro

Nil Alemany (SB)

La cuenta atrás está a punto de terminar. Los Dallas Mavericks ya están manos a la obra para comenzar una nueva temporada en la mejor liga del mundo de baloncesto. En Texas, las ilusiones están renovadas pero siempre con el toque vintage que le da la presencia de Dirk Nowitzki por vigésima temporada consecutiva. Un proyecto con nuevo rumbo y el mismo capitán; Rick Carlisle es una de las piezas más importantes de la que se sustenta el futuro de unos Mavs que quieren revivir los momentos de gloria de las que disfrutaban no hace mucho.

Tras una temporada donde un comienzo problemático y con muchas lesiones fue una losa demasiado pesada para un equipo veterano, los directivos tomaron la decisión de cambiar los objetivos y fijarse en el Draft. Sí, los Dallas Mavericks intentaron clasificarse para los PlayOffs y estuvieron cerca de estar en la lucha; pero una vez eso fue imposible, conseguir el mejor pick pasó a ser lo más importante. Mejorar el récord y dar minutos a los jóvenes será el pan nuestro de cada día en Dallas.

Muy pocas caras nuevas han llegado a Texas. El rookie Dennis Smith Jr. ha sido el fichaje más mediático y la turtuosa renovación de Nerlens Noel la mayor de las decepciones. Jugadores secundarios como McRoberts o jóvenes como PJ Dozier han sido la estrategia de los Mavs este verano. Según palabras del propio Rick Carlisle, la defensa y un juego mucho más rápido será la «fórmula mágica» a seguir en una temporada que se avecina larga, complicada pero, al mismo tiempo, ilusionante de cara al futuro.

Harrison Barnes, líder en pista; Dirk Nowitzki, líder del equipo

Nil Alemany (SB)

La realidad de los Dallas Mavericks se basa en dos pilares. Harrison Barnes, tras una buena temporada en los Mavs tras su marcha de los Golden State Warriors, debe consolidar sus actuaciones este año. Máximo anotador en la última temporada regular con casi 20 puntos por noche, el alero asumió con naturalidad el rol que sus compañeros necesitaban de él. Está en su plenitud físico y el puesto de power-foward moderno en el que empezará de inicio le va genial a un juego que en Dallas esperan que haya mejorado este verano. Barnes, entre los 10 mejores aleros de la NBA, tiene complicado mejorar su estatus en la liga (hablamos de All-Star o All-NBA Team), pero sí que está en la situación perfecta para considerarse un alero TOP de la liga y un jugador franquicia capacitado para, en un futuro, liderar a un equipo campeón.

Pero claro, es imposible que alguien esté en Dallas por encima del jugador de su historia. Dirk Nowitzki sigue en plantilla y llevará la voz cantante otra campaña más, con 40 años y tras promediar 16 puntos la temporada pasada (nada mal para la edad que tiene, ¿no?). Ofensivamente, Dirk seguirá siendo todo un peligro y un jugador que tendrá muchos lanzamientos. Pero el físico tiene su límite y, como ya pasó, dejará el mayor peso del juego en sus compañeros.

Dennis Smith Jr., vital en este proyecto

Foto: FanRag Sports

Por primera vez desde que Rick Carlisle está en Dallas, un rookie tendrá una importancia sideral en la plantilla. Smith Jr., pick 9 del pasado Draft, llegaba a Texas por sorpresa y sus actuaciones en la Summer League no hicieron más que aumentar el hype en su persona.

El joven base será titular casi con total seguridad y sus minutos superarán los 25 minutos por partido y no sería extraño que llegase a los 30 en muchos momentos (no podemos olvidar que es un novato). 

El segundo novato con más pedigrí es el alemán Maxi Kleber; pero no está claro que papel podrá tener el ala-pívot en un equipo donde debería tener por delante a Dirk Nowitzki, Nerlens Noel y Dwight Powell estarán por delante y luchando contra gente con más experiencia como Salah Mejri y Josh McRoberts.

Clavell, Dozier, Ashley o Motley —estos últimos con contrato dual— son los últimos jóvenes que están por ver su se asientan en el primer equipo o deben demostrar que pueden llegar a la NBA con minutos en la G-League.

Consolidación de Curry y mejoría de Matthews

Wesley Matthews sigue en estado de gracia/Nil Alemany (SB)

Lo normal es que Nerlens Noel sea la cuarta pieza del equipo. Pero no haber renovado por larga duración acogiéndose a la oferta cualificada lo coloca en una situación complicada de la que no podemos saber bien cómo se saldrá. Sin tener se seguridad asegurada (aunque los Mavs siguen teniendo una ventaja en su firma por poderle firmar por más dinero, aunque esta no sea definitiva), el protagonismo recae en las alas. Seth Curry sorprendió el año pasado, sobre todo tras el All-Star, como uno de los mejores tiradores de tres de toda la liga y aportando con regularidad en cada partido. Está en su último año de contrato y tendrá muchos ojos pendientes de él. Debe demostrar que ese rendimiento no fue casualidad igualándolo o mejorándolo.

Por otro lado, está el siempre conflictivo debate sobre Wesley Matthews. Pese a ser uno de los mejores defensas de la liga, su rendimiento general no cuadra con el salario que percibe. Irregular y con pocos recursos en ataque, se está encajando como un especialista defensivo con capacidad de anotar bien, pero no siempre. Tras su grave lesión, ha mejorado de su primer año al segundo y se espera que de otro pequeño paso en su tercero; pero ya pocos confían en la gran mejora por la que se le firmó. Su rendimiento será clave tanto para el ahora y para decidir qué hacer con él (PO este año y agente libre, como máximo en el 2019).

Rick Carlsile, ante un verdadero reto

Nil Alemany (SB)

El entrenador de los Dallas Mavericks, considerado uno de los mejores entrenadores de toda la NBA, sigue al frente de una nave joven y con unos objetivos muy diferentes a los que él estaba acostumbrado. Demostrando que puede cambiar el guión sobre la marcha, debe crear el espacio perfecto para que todas sus promesas exploten sus cualidades y se conviertan en gente relevante en la liga.

Los puntos a mejorar en el aspecto deportivo son claros. Encontrar un ataque más fluido y rápido para recuperar el ADN de los mejores Mavericks, mejorar muchísimo la faceta reboteadora (aunque con Nowitzki y Barnes como «pareja interior» titular puede ser un problema al inicio) y construir una defensa mucho más sólida; sino, en una conferencia como la del Oeste sufrirán mucho. 

El roster 

Nombre 2017-18 2018-19 2019-20 2020-21 2021-22
Harrison Barnes $23,112,004 $24,107,258 $25,102,512
Wesley Matthews $17,884,176 $18,622,514
Dwight Powell $9,003,125 $9,631,250 $10,259,375
Josh McRoberts $6,021,175
Dirk Nowitzki $5,000,000 $5,000,000
Devin Harris $4,402,546
Nerlens Noel $4,187,599
Jose Juan Barea $3,903,900 $3,710,850
Dennis Smith Jr. $3,218,280 $3,819,960 $4,463,640 $5,686,677 $7,705,447
Seth Curry $3,028,410
Jeff Withey $1,577,230 $1,795,015
Salah Mejri $1,471,382 $1,839,228
Maalik Wayns $1,471,382 $1,839,228
Dorian Finney-Smith $1,312,611 $1,544,951 $1,931,189
Yogi Ferrell $1,312,611 $1,714,547
Maxi Kleber $815,615 $1,378,242 $1,803,638
P.J. Dozier $815,615 $1,551,118
Brandon Ashley $815,615 $1,551,118
Gian Clavell $815,615 $1,551,118
Gal Mekel (stretched) $315,758
Johnathan Motley

Pronóstico

No debería haber ninguna cifra de victorias que estuviera considerado ni un fracaso ni un triunfo. El Oeste es más salvaje que nunca y la imposibilidad de competir por cotas más altas provocan una situación complicada. En el Este hay equipos que sí sufrirán mucho para ganar partidos; entonces; ¿tanquear y ponerse a la altura de esos equipos o competir al máximo sin conseguir mucho pero con un pick más cerca del número 10 que del 1?

Pese a este dilema, lo más probable es que los Dallas Mavericks se acerquen o superen mínimamente las 33 victorias de la temporada pasada. Pero el gran triunfo del equipo sería ver a un Dennis Smith Jr. marcando las diferencias, a un Harrison Barnes liderando y haciendo un proyecto joven atractivo para agentes libres.

Comments