Zach LaVine, ¿La primera espada de los Bulls?

¿Está listo para dar el siguiente paso en Chicago?

Zach LaVine afrontará un gran reto en Chicago – Nil Alemany (SB)

Zach LaVine llegó a Chicago en el sonado traspaso entre los Timberwolves y los Bulls, siendo, para muchos, la pieza más importante que recibía el conjunto de Illinois. Tras sufrir en Febrero la tan aterradora rotura de ligamento cruzado, LaVine se ha convertido en una incógnita en cuanto a cómo regresará de su lesión pues gran parte de su juego se basaba en la potencia física, ese atletismo brutal que demostraba cada vez que entraba al campo de juego.

Minnesota, precedente no tan esclarecedor

Cierto es que LaVine poco pudo demostrar como un referente en ataque. En su año rookie, llegó Andrew Wiggins vía traspaso adelantándolo en importancia en ataque ya que venía con un hype tremendo y después de Air Canada, llegó el flamante n°1 del draft de 2015, Karl Anthony-Towns. LaVine tuvo que «conformarse» con ser la tercera espada del conjunto de los Wolves (Y con razón). La temporada pasada, en cambio, demostró un avance importante en cuanto a selección de tiros. Como muchos jugadores, LaVine se destapó en su tercera temporada, llegando incluso a promediar +20pts en buena parte de ella. Promedio final: 18.9 pts por partido para un LaVine de 21 años.

Hay que reconocer que tiene mérito mantenerse en esas cifras de anotación teniendo por delante a 2 grandes jugadores como los anteriormente mencionados Wiggins y Towns.

¿Markkanen al acecho?

El reciente eurobasket ha despertado cierta ilusión entre los fans de Chicago y la comunidad en general. Lauri Markkanen, de solo 20 años, se ha salido en este torneo llevando a Finlandia a cotas que pocos esperaban. La esperanza está ahí, en esos 2 jugadores, al menos, de momento.

Pero tampoco hay que volvernos locos, son muy jóvenes aún y se debe tener paciencia con ellos. A priori al que se le puede, y en cierta manera debe, exigir más es a LaVine. Eso sí, sin dejar de tener en cuenta a Markkanen. Aun a pesar de que en FIBA se beneficia cierto tipo de juego que en la NBA actual raramente prosperaría, Lauri Markkanen no hace nada más que generar revuelo por estos días.

Chicago, poco de donde escoger

Siendo sinceros, el roster no da para escoger mucho (obviando a los 2 mencionados). Hay jugadores con buen potencial y que pueden devenir en un buen suplente hasta máximo, un titular respetable. Eso hablando del roster actual. No olvidemos que los Bulls irán a por buen jugador el próximo draft y quién sabe si finalmente este jugador con el paso del tiempo termina siendo el jugador franquicia del equipo. O incluso podría llegar desde la agencia libre.

LaVine y Markkanen son los que están mejor posicionados, siendo el primero el que ha de demostrar que aquellos que no lo ven siendo la 1era espada de Chicago se equivocan. Al regresar de su lesión, LaVine deberá demostrar desde el primer minuto porqué fue considerado el mejor asset que consiguieron los Bulls en aquel traspaso.

Sufrir un ACL no es ningún chiste, hay casos en los que esta lesión ha destrozado carreras, otros en los que cuando vuelven tienen que reconvertir su juego por culpa de ello y felizmente hay otros que logran sobreponerse a la lesión con éxito y volver, incluso, mejor que antes. Esperemos por el bien de LaVine, y del equipo, que su caso sea el último expuesto.

LaVine a través del tiempo…en los Wolves

Si hay que definir el ciclo de Zach en los Wolves lo definiría como un progreso adecuado, dentro del «promedio». Cada año mejorando poco a poco, tomando más tiros con el devenir de los días. Thibs se empeñó por un tiempo en usarlo de base, algo que quedó demostrado que no funcionaba ni para LaVine ni para el equipo. Él no tiene muy desarrollado la función de organizador, algo que mucho se le ha criticado. El no hacer mejor a sus compañeros hace que muchos analistas no lo vean como el futuro jugador franquicia de Chicago. Eso es algo que debe mejorar, su situación con Rubio cuando coincidían en pista debe quedar en el olvido. Es imperioso que LaVine vaya convirtiéndose en un all-around player si quiere liderar a esta franquicia y para eso, la defensa también tiene que mejorar bastante.

El potencial está ahí, LaVine tienen puntos a favor para desarrollar su defensa y su toma de decisiones tanto a la hora de crear juego para otros como para sí mismo. Tiene que pulirlo poco a poco.

¿Estará listo Zach LaVine?

La pregunta queda en el aire. Volviendo al tema que nos compete, LaVine al regresar de su lesión tendrá un reto y es el de probar que sí es válido para ser la 1era espada del equipo. De arranque gozará de muchos tiros, pero esos tiros de nada sirven si no entran, ahí está la clave. En esta, su 4ta temporada como profesional, tendrá quizá la mejor oportunidad de su carrera. Es nuestro mejor jugador ofensivo (Markkanen aparte), hora de demostrarlo en el United Center.

Comments