Matt Sisneros

The Power of The Pack, parte 2 de 3

Jimmy Butler, el engranaje está completo

Jimmy Butler está listo para sudar la camiseta Wolve - Matt Sisneros (CC)
Jimmy Butler está listo para sudar la camiseta Wolve – Matt Sisneros (CC)

Jimmy Butler, SG | 2,01 m, 104,8 kg

2017/18: $18,696,918 | 2018/19: $19,841,627 | 2019/20: $19,841,627 (Player option)

Biografía:

Superación. Esa palabra define la vida de Jimmy Butler. Como si de un guión de Hollywood se tratase – de hecho la «oscarizada» The Blind Side hace referencia a una historia tremendamente similar a la de Jimmy – nuestro protagonista tuvo que hacer frente a la crudeza de verse sin hogar a los 13 años. Como el mismo confesó a ESPN en 2011, «I don’t like the look of you. You gotta go» («No me gustan tus pintas, vete.») fueron las últimas palabras que le dedicó su madre antes de echarlo del que entonces era su hogar.

Ante la falta de una familia a la que acudir (su padre estaba fuera de su vida desde que era un niño), sus amigos fueron su salvoconducto. De una casa a otra. Su único objetivo era sobrevivir. El día a día era su filosofía de vida. Hasta que un día Jordan Leslie, un joven deportista nativo de Tomball (Texas) como Jimmy, le retó a un concurso de triples, tras el cual se convirtieron rápidamente en grandes amigos.

Nueva vida

Tras ese momento, la vida de Jimmy Butler nunca sería la misma. Jordan le invitaba asiduamente a su casa a jugar y, a pesar de la mala fama que le precedía, se ganó rápidamente el cariño de toda su familia. Así hasta que un día la madre de Leslie, Michelle Lambert, le acogió definitivamente convirtiéndolo en el «quinto hijo» de la familia Lambert. Nuestro lobo había encontrado al fin una manada.

Esa lucha continua le ha hecho ser quién es hoy en día. Para Jimmy Butler un contratiempo no es algo negativo, es algo que te hace más fuerte. No le gusta que sientan pena por su historia. Su vida no es un drama. Agradece los obstáculos superados. Como bien dijo a Chad Ford en la entrevista de 2011:

«No escribas mi historia de forma que la gente sienta pena por mí. Lo odio. No hay nada sobre lo que estar apenado. Me encanta lo ocurrido. Me ha hecho ser quién soy. Estoy agradecido por los desafíos que he tenido que afrontar. Por favor, no les hagas sentir pena por mi».

Lo dicho. Jimmy Butler, una historia de superación.

Trayectoria:

High School:

La trayectoria de Jimmy Butler como jugador de baloncesto es similar a la de Jimmy Butler como persona. Sus habilidades le llevaron a ser la estrella de los Cougards de Tomball, equipo de instituto que capitaneo en su año senior. Los promedios de 19,9 puntos y 8,7 rebotes por partido y el formar parte del all-district first team no fueron suficiente para que las grandes universidades se fijasen en el joven Jimmy.

Etapa universitaria:

A diferencia de su nuevo compañero de equipo Andrew Wiggins, Butler no pudo elegir entre un amplio rango de colleges. Al no ser visible a ojos de ningún afamado centro ni haber conseguido una beca de estudios se enroló en el cercano Tyler Junior College. Ahí promedió 18,1 puntos, 7,7 rebotes y 3,1 asistencias por partido en su año Freshman, números que le situaron, finalmente, en el radar de potencias de la NCAA. Marquette, Kentucky, Clemson, Mississippi State y Iowa State se fijaron en él y, siguiendo el consejo de Michelle Lambert, se decidió por el potente programa educativo que Marquette le ofrecía.

«Tenía muchas ofertas pero Marquette me impresionó por razones academicas», dijo la gurú personal de Jimmy. «Le dije que debería ir ahí porque el baloncesto podía no funcionar a largo plazo. Necesitaba una buena educación y un título para tener las espaldas cubiertas»

Una vez más, nuestro protagonista tuvo que luchar más que el resto. Cuando parecía que su carrera estaba lista para despegar, se encontró con Buzz Williams, entrenador de Marquette. Williams vio el potencial que el escolta tenía dentro y, por eso, le hizo trabajar aún más duro.

«Nunca he sido tan duro con un jugador como con Jimmy. Me comportaba así porque ni él mismo sabía lo bueno que podía llegar a ser», afirmó Williams acerca de su ex pupilo. «Le habían dicho durante toda su vida que no era lo suficientemente bueno. Lo que yo veía era un chico que podía tener un impacto tremendo en el equipo de muchas formas diferentes».

De nuevo a contracorriente

Así, a la sombra de dos futuros NBA como Wesley Matthews y Lazar Hayward, acabó su año sophomore y primero en Marquette con unos promedios de 5,6 puntos en menos de 20 minutos por partido. Esta situación puede hundir a muchos jugadores, pero no a Jimmy.

«Estaba dirigido por el mejor», decía Butler. «Estos tipos me enseñaron como jugar y como ser un hombre. Tenía que ser más que un anotador. Tenía que convertirme en un líder. […] Quiero ser alguien en quien mi equipo y entrenador puedan confiar. Eso es lo que quiero ser»

Con esa determinación intrínseca en su personalidad se hizo con un puesto en el quinteto titular de los Golden Eagles y comenzó a mostrar esa multidimensionalidad que le ha hecho triunfar dentro de una cancha de baloncesto. No solo consiguió anotar regularmente, sino que reboteaba con asiduidad, manejaba la bola con soltura y defendía. Esa última característica es la que le hacía -y le hace- un jugador tan especial. La misma determinación con la que se ha enfrentado a todos y cada uno de los obstáculos que la vida le ha planteado, la emplea con cada jugador que le pone a prueba día tras día.

 
Season School Conf G MP FG% 2P% 3P% FT% TRB AST STL BLK TOV PTS
2008-09 Marquette Big East 35  19.6 .514 .534 .000 .768 3.9 0.7 0.5 0.5 0.5 5.6
2009-10 Marquette Big East 34 34.3 .530 .534 .500 .766 6.4 2.0 1.3 0.6 1.1 14.7
2010-11 Marquette Big East 37 34.6 .490 .515 .345 .783 6.1 2.3 1.4 0.4 1.5 15.7
Career Marquette 106 34.5 .508 .525 .383 .773 5.5 1.7 1.1 0.5 1.0 12.0
Jimmy Butler College Stats | College Basketball at Sports-Reference.com: Per Game

Así, aunque sin llegar a darse cuenta, como él mismo ha llegado a afirmar, se situó en el radar de la NBA al final de su año senior. Con el apoyo de Buzz Williams, ejerciendo las labores de agente ante la falta de uno propio por parte del jugador, y de Michelle, Jimmy llegó al 23 de Junio de 20011 con la esperanza de escuchar su nombre.

NBA:

With the 30th pick in the 2011 NBA Draft, the Chicago Bulls select…

https://twitter.com/MinnyHowl/status/909153525325852678

Nuestro protagonista tuvo que ver desfilar 29 jugadores antes de escuchar su nombre de boca de David Stern. Nada mal para un jugador que no había conseguido ir a una gran universidad en un principio. Aunque, como si del día de la marmota se tratase, el nuevo número 21 de los Bulls se encontró con una nueva valla que saltar.

La falta de oportunidades se volvió a cebar con nuestro guerrero. 2,6 puntos y 1,3 rebotes. Esas fueron las pobres estadísticas que promedió Jimmy en los menos de 10 minutos que Thibodeau le concedía cada noche. El hecho estar a la sombra del uno de los líderes en MPP de la liga como Luol Deng tampoco ayudaba. Hasta que una lesión de este en enero de 2013 le dió al fin la oportunidad que necesitaba.

La actitud del joven jugador pronto enamoró a un sargento de hierro como Thibs. Por ello, el hasta entonces jugador de banquillo se convirtió en clave del entramado defensivo Bull. Por fin podía Butler demostrar al mundo eso que Buzz Williams vio en él unos años atrás. Así, comenzó a encadenar partidos de más de 40 minutos, llegando a promediar 40,8 minutos por partido en los playoffs como sophomore.

En la siguiente temporada, ya como titular asentado, comienza a hacerse un nombre dentro de la liga. Consigue batir el récord de la franquicia al jugar 60 minutos en un partido con 3 prórrogas contra Orlando. Además, sus cualidades defensivas le granjean su primer galardón NBA. Así comparte NBA All-Defensive second team con jugadores de la talla de LeBron James o Kawhi Leonard.

Consagración como jugador

La temporada 2014-15 es la de la confirmación de nuestro protagonista. Después de mucho tiempo nadando a contracorriente, las aguas se calman y el viento sopla en la dirección que Jimmy necesita. Con los minutos y el respeto ya ganados a base de defensa, solo quedaba mejorar ofensivamente para pertenecer a la élite de la liga. Dicho y hecho.

El bueno de Butler incrementó su porcentaje de acierto de tal forma que consiguió promediar 20 puntos por partido frente a los 13,1 de la temporada anterior. Esta mejora le reportó dividendos. Su primera aparición en el All Star Game vino acompañada del premio al MIP al final de la temporada. Además, este último premio pasará a la historia de los de Chicago ya que fue el primer jugador en lograrlo.

Jimmy Butler, la estrella de la NBA

Las dos siguientes temporadas no hicieron sino confirmar que en el universo NBA había una nueva estrella brillando. En la temporada 2015-16 empezaba compartiendo liderazgo con un rejuvenecido Pau Gasol y la versión 2.0 de Derrick Rose. Sin embargo, a medida que Jimmy Butler crecía como jugador – batió incluso el récord de más puntos en una parte, con 40, que ostentaba His Airness -, los Bulls perdían cualquier atisbo de posible anillo que se vislumbrase en el horizonte.

Con la marcha de los otrora líderes del equipo, Rose y Noah, a la Gran Manzana y de Pau Gasol a San Antonio, y a pesar de la llegada de Dwyane Wade al United Center, Butler se convertía en el macho alfa de los de Illinois. Pero un ganador como Jimmy no quiere ser líder de un navío sin rumbo. Mientras él encadenaba buenas actuaciones, el vestuario «liderado» por Fred Hoiberg carecía de estabilidad alguna. Cambios en el quinteto, entrada y salida del equipo de jugadores clave (el propio Jimmy Butler fue castigado con el banquillo). Irregularidad. Todo ello hizo que, tras caer eliminados en una interesante primera ronda de playoffs contra Boston, Butler hiciese las maletas.

Fin de una etapa y comienzo de otra

Aún marchándose del equipo, Jimmy G. Buckets demostró el tipo de persona que es. Siempre agradecido a quien ha confiado en él, mostró el cariño que le profesa a la ciudad de Chicago. A través de su cuenta de Instagram hizo llegar una emotiva carta a sus más de 2,7 millones de seguidores.

 
Season Tm G GS MP FG% 3P% 2P% FT% TRB AST STL BLK TOV PF PTS
2011-12 CHI 42 0 8.5 .405 .182 .441 .768 1.3 0.3 0.3 0.1 0.3 0.5 2.6
2012-13 CHI 82 20 26.0 .467 .381 .489 .803 4.0 1.4 1.0 0.4 0.8 1.2 8.6
2013-14 CHI 67 67 38.7 .397 .283 .457 .769 4.9 2.6 1.9 0.5 1.5 1.6 13.1
2014-15 CHI 65 65 38.7 .462 .378 .484 .834 5.8 3.3 1.8 0.6 1.4 1.7 20.0
2015-16 CHI 67 67 36.9 .454 .312 .489 .832 5.3 4.8 1.6 0.6 2.0 1.9 20.9
2016-17 CHI 76 75 37.0 .455 .367 .477 .865 6.2 5.5 1.9 0.4 2.1 1.5 23.9
Career 399 294 32.3 .448 .337 .479 .828 4.8 3.1 1.5 0.5 1.4 1.4 15.6
Jimmy Butler Stats | Basketball-Reference.com: Per Game

Con semejante trayectoria, es normal que en Minnesota le esperen con los brazos abiertos.

Puntos fuertes:

La mayoría de sus puntos fuertes los hemos ido analizando a medida que se sobreponía a las trabas que la vida y el baloncesto le han ido planteando. Su fuerte personalidad es, quizás, su mayor atributo. Sin embargo, en lo que respecta a sus aptitudes en una cancha, hay 3 que destacan por encima del resto:

Defensa

Las capacidades defensivas de Jimmy están más que contrastadas. Desde que Thibodeau le dio la titularidad, no ha hecho más que demostrar su potencial como stopper. Además de la agresividad que le caracteriza, la clave de su desempeño es su tren inferior. La facilidad con la que responde a los cambios de ritmo le permite estar encima de su par hasta provocar pérdidas o tiros forzados. En el siguiente tweet de un aficionado se observa la magnífica presión que ejerció sobre LeBron en las semifinales de Conferencia del 2013.

Evolución constante

Si no pusimos su capacidad de mejora por delante de su defensa es simplemente porque aquí podemos englobar el resto de sus fortalezas. Año a año ha ido convirtiendo en un all around player y ha ido trabajando su físico hasta ser una auténtica bestia.

Así, la superioridad física que ha conseguido tener con respecto a su par le permite rebotear con solvencia. Esto, unido a su buen manejo de balón y visión de juego, le hacen coquetear día tras día con el triple doble.

Gran buscador de faltas

¿Es esto una habilidad? Definitivamente sí. Desde sus tiempos de instituto, el tejano ha tenido una gran facilidad para acudir con asiduidad a la línea de tiros libres. Esta virtud ha ido creciendo aún más a medida que su cuerpo ha ido evolucionando. Hasta llegar a ser el cuarto jugador con más intentos realizados por partido la pasada temporada, con 8,9 visitas a la zona de castigo. Hecho que cobra más importancia si se tiene en cuenta que sus predecesores son James Harden, Russell Westbrook y Demarcus Cousins, auténticos reyes en la materia.

Puntos débiles:

En lo que respecta a debilidades, no hay ningún apartado donde Jimmy cojee especialmente. Siempre se le han cuestionado sus aptitudes como tirador. Cierto es que desde más allá del arco no tiene la facilidad que pueden tener otros escoltas como Harden o Klay Thompson, pero no es un jugador al que puedas dar espacio, como su 36,7% en triples el pasado año atestigua.

Por lo tanto, si bien una mejora en el triple nunca estaría de más, la tarea pendiente de Butler no es otra que liderar a un verdadero candidato al anillo. El vestuario de Chicago pedía un líder a gritos y, aunque estaba claro que nuestro protagonista era la estrella del equipo, por momentos no se llegó a ver esa jerarquía.

¿Futuro?:

Aunque Karl-Anthony Towns sea la imagen y estrella del equipo. A pesar del contrato máximo firmado a Andrew Wiggins confiando en que llegue a ser el jugador que prometía. Por mucho talento que ya hubiese en la plantilla, el equipo de Minnesota pedía a gritos un verdadero líder. Alguien que desde la defensa convirtiese a los cachorros en verdaderos lobos. Ese es el futuro de Jimmy Butler. Liderar.

Liderar el proyecto que tanto ha ilusionado a unos aficionados necesitados de alegrías. Un quintento formado por Jeff Teague, Jimmy Butler, Andrew Wiggins, Taj Gibson y Karl-Anthony Towns pinta bien. Si a eso le sumas gente como Shabazz Muhammad, Jamal Crawford o Giorgui Dieng saliendo desde el banquillo. Más las posibles incorporaciones que cierren la plantilla. Nos encontramos con un futuro brillante en el Target Center.

Anillo

Mientras que este Año I de la era de Jimmy Butler debe ser de acoplamiento y de adquisición de experiencia en playoffs. En años venideros, la consecución del primer anillo de la historia de la franquicia es el único final feliz de uno de los pocos cuentos donde los lobos son los buenos de la historia. Si hay alguien que lo merece, ese es Jimmy.

¿Alguien duda de nuestro héroe? Yo no.

 

Artículo previo: «The Power of the Pack» parte 1 de 3. Artículo siguiente: «The Power of the Pack» parte 3 de 3.