Ben Simmons, su momento ha llegado

Es el jugador con más talento de su camada

Ben Simmons, preparado para debutar en la NBA - CBS SPORTS
Ben Simmons, preparado para debutar en la NBA – CBS SPORTS

Ben Simmons fue elegido en la primera posición del draft del 2016 por los Philadelphia 76ers. Un año después, se dispone a afrontar su primera temporada en la NBA, tras perderse la anterior por una lesión en el pie derecho durante la pasada pretemporada. Tras un año sin jugar, el chico ha trabajado muchísimo para volver al máximo nivel, y eso es de lo que vengo a hablaros en este artículo: ¿Hasta dónde es capaz de llegar Ben Simmons? 

Rol en los Sixers

Antes de todo, tenemos que hablar de qué papel va a cumplir en los Philadelphia 76ers. Aparentemente, parece que el australiano debería ocupar la posición de 4 titular, con Robert Covington partiendo desde la posición de 3, y Dario Saric siendo la principal referencia desde el banquillo. Como tal, Simmons gozará de muchos minutos para demostrar toda la calidad que atesora.

No obstante, como mucho se ha comentado, el papel de Ben Simmons no será el de un 4 habitual. Lo más probable es que Simmons juegue «a lo LeBron», es decir, sea el creador del juego de su equipo. A través de su buena capacidad penetradora y su visión de juego, que se antoja de élite, Simmons debería ser el principal generador de juego en su equipo, dejando a Markelle Fultz un papel más anotador. 

 

De Ben no podemos esperar que sea el máximo anotador del equipo, tal vez ni siquiera el segundo. Con dos anotadores destacados como Markelle Fultz y Joel Embiid jugando a su lado, lo más probable es que veamos un Simmons menos destacado en esta faceta. Aún así, esto no significa que vaya a ser menos importante que los otros dos. De sus manos saldrán las jugadas que crearán los puntos de Embiid, Fultz, Saric y compañía. Podemos esperar de él alrededor de 7-8 pases de canasta por encuentro, los cuales vendrían a demostrar estas excelentes capacidades de pase, así como al menos 15 puntos por encuentro gracias a sus capacidades para penetrar. Estos registros podrían aumentar si añade a su repertorio anotador una mejora en el tiro. 

Los Sixers también le deben exigir ser una de las principales referencias defensivas del equipo. Habiendo crecido este verano hasta los 7 pies de altura, es un jugador enorme con una gran agilidad y movilidad, que probablemente defenderá a los 3 y 4 de los equipos contrarios. Simmons deberá ser más serio que en la universidad en este apartado, ya que ahí se le vio muy relajado. Simmons deberá dejarlo todo en la pista para frenar a sus contrincantes, así como aprovechar su movilidad para cambiar si fuese necesario con jugadores más pequeños, y ser igualmente efectivo. En cualquier caso, tiene herramientas de sobra para defender las cinco posiciones, y con trabajo y seriedad es más que capaz de hacerlo.

La asociación con sus compañeros será clave

Es más que conocida la buenísima relación que mantienen Ben Simmons y el pívot camerunés Joel Embiid. Esto se produjo desde la llegada del australiano a Philadelphia en el draft de 2016, cuando empezaron a postear fotografías y tweets juntos, mostrando que se forjaba una gran amistad. Por desgracia, por las lesiones de ambos, no pudimos verlos juntos en la pista la temporada pasada, pero mucha gente está expectante de ver esta asociación. Simmons, un jugador con las cualidades enunciadas anteriormente (gran visión de pase y buen penetrador), podría ser un gran complemento para Embiid, quien se aprovecharía de los espacios generados por sus penetraciones para moverse y anotar, además de las posibilidades que ofrecen ambos para jugar bloqueos y continuaciones. 

Su juego también puede venir de perlas al jugador escogido en la primera posición del pasado draft, Markelle Fultz. El joven ex de la universidad de Whashington, con quien Simmons también se ha encargado de postear cosas en redes sociales, es más que capaz de jugar abierto sin balón, para aprovechar las penetraciones de Simmons para tirar desde más allá de la línea de tres puntos, y sobre todo descargarse de las tareas de organización del juego. Probablemente sea Simmons quien dirija a los Sixers la próxima temporada, y con esto Fultz podrá dedicarse a lo que mejor se le da: anotar. 

Su tiro

Es cierto. El tiro de Ben Simmons es malo. No nos vamos a engañar. Es casi imposible encontrar alguna opinión sobre el jugador que no diga que su tiro es horrible y que jamás llegará a nada sin él. No obstante, el australiano está trabajando a fondo sobre ello. Simmons ha aprovechado esta temporada en el dique seco para mejorar en la faceta que más problemas le ha dado durante su vida baloncestística, y al menos en sesiones de trabajo, parece que esto da sus frutos. 

 

Evidentemente, esto no es lo mismo que tirar triples en un partido. Sin embargo, a medida que el jugador vaya confiando más en su tiro y atreviéndose a lanzarlos en los partidos (cosa que en la universidad no hacía), sus porcentajes comenzarán a mejorar, y si bien lo más probable es que nunca consiga ser un lanzador de élite, tampoco es lo que se le pide. Si lograse tener un tiro decente desde la línea de triple, y ser así una amenaza, Simmons daría un paso adelante impresionante, compensando su principal carencia y pudiéndose convertir en un jugador total. 

Tema lesiones

Respecto a las lesiones, mucha gente se ha encargado de dudar de la salud a largo plazo del joven australiano. No obstante, no parece que esto vaya a ser un problema. Recordemos que la lesión que le ha mantenido alejado de las canchas este año ha sido la misma que sufrieron Brook Lopez en 2013, Kevin Durant en 2014 o  Marc Gasol en 2016. Estas lesiones no les han traído consecuencia a largo plazo a ninguno de los tres jugadores, aunque sí es cierto que acabó con la carrera de Yao Ming. Dicho esto, los médicos de los Sixers le permiten jugar 5vs5, y dicen que el jugador está plenamente recuperado, con lo cual su caso parece que se acercará más al de los primeros que al del gigante chino.

Entonces… ¿Hasta dónde llegará? 

Los aficionados de los Philadelphia 76ers (así como cualquier aficionado de la NBA) podemos estar tranquilos. Ben Simmons es un jugador que, primero de todo, este año estará entre los máximos candidatos a ganar el galardón al novato del año si todo va bien. Aunque tendrá una fuerte competencia con jugadores como su compañero Markelle Fultz o Lonzo Ball, su experiencia de este año entrenando y trabajando con jugadores de la NBA le darán una gran ventaja respecto a sus competidores, y probablemente lo haga destacar sobre los demás.

Si avanzamos en el tiempo, es bastante probable que Simmons mejore su tiro (como ya está haciendo), e incluso se convierta con el paso de las temporadas en uno de los jugadores más completos de la liga y un fijo en el partido del All-Star. Con un estilo de juego parecido al de un tal Lebron James, Simmons puede conseguir ser uno de los peces gordos de la liga en unos años, objetivo que él mismo se ha marcado. Philadelphia espera mucho de él, y tiene lo que hace falta para cumplir con las expectativas. Ahora sólo falta esperar.

Comments