Nikola Mirotic, ¿merece otra oportunidad?

Análisis de la carrera de Nikola Mirotic

La carrera de Nikola Mirotic ha generado, desde el primer momento, muchísimas expectativas. Cuando jugaba en el Real Madrid, el jugador de origen montenegrino no tardó en hacerse su lugar dentro del equipo y demostrar que, cuando juega con reglamento FIBA, es uno de los mejores 4 de la actualidad europea. Desafortunadamente para nosotros, sin embargo, no hemos podido disfrutar del talento de Nikola tanto como quisiéramos: tres temporadas después de haber llegado a la NBA, su rendimiento ha sido muy irregular, alternando fases siendo la pieza prinicpal con fases de juego pésimo o, directamente, fases en las que no contaba por los entrenadores.

Niko Mirotic ante un año decisivo - Ostatak Sveta (CC)
Niko Mirotic ante un año decisivo – Ostatak Sveta (CC)

Mirotic llegó a la NBA y a los Chicago Bulls en verano de 2014, después de un par de veranos especulando sobre cuando iba a dar el salto definitivo, que hasta entonces no se había producido. El jugador, nacionalizado español, llegaba a la mejor liga del mundo con las virtudes y los defectos muy marcados: un 4 que puede abrir la pista, con muy buena muñeca para el tiro exterior y con brazos muy largos, pero con una capacidad física que dejaba muchas dudas, ya que no tenía musculatura y tampoco era muy rápido, lo que hacía que en el mundo de la NBA no tuviera una posición determinada (sobre todo durante su primera temporada, ya que alternó las posiciones de 3 y de 4). Pero estos defectos no preocupaban excesivamente a los técnicos de Chicago Bulls, ya que la pieza que faltaba para acabar de complementar el juego exterior de entonces (básicamente Taj Gibson, Joakim Noah y Pau Gasol) era alguien de las características ofensivas de Nikola Mirotic. A grandes rasgos, su primera temporada fue satisfactoria: jugando poco más de 20 minutos por partido, consiguió 10 puntos y 5 rebotes por partido (sin decimales). Era evidente que Mirotic se adaptaba al juego NBA en el apartado ofensivo, y que si era capaz de alcanzar un buen nivel de regularidad y mejorar en el apartado defensivo, donde entonces ya dejaba muchas dudas porque, como hemos dicho, era (y sigue siendo) lento para defender aleros y poco potente físicamente para defender alero pivotes, sería un jugador muy interesante de cara al futuro. Era un buen punto de partida. El problema, sin embargo, es que han pasado dos temporadas y Nikola no ha evolucionado. Es más, se han acentuado sus malos vicios y a día de hoy, es uno de los jugadores más irregulares que hay: ha combinado rachas de partidos con un acierto descomunal con partidos que desconectaba, y partidos de 20 puntos y una dinámica de juego determinante para su equipo con partidos en los que ni siquiera iba convocado. Además, otra de las cosas importantes de su trayectoria con los Bulls es que, a pesar de encajar bastante bien en el juego de Thibodeau, no se ha adaptado nada bien al sistema de Hoijberg. Como prácticamente nadie de las dos últimas plantillas, vaya. En conclusión: Nikola Mirotic ya ha gastado tres balas en la NBA, y es hora de plantearse qué hacer con su futuro.

Este verano se ha abierto un panorama particular en la Ciudad del Viento, tanto para los Bulls como para el ala pívot montenegrino. A día de hoy Mirotic, agente libre restringido, no ha firmado ningún contrato, pero los Bulls tienen derecho preferencial sobre él; lo que se conoce como qualifying offer. En otras palabras, los Bulls se quedarán con Mirotic siempre y cuando igualen la oferta de cualquier otro equipo. Y casi tres meses después de haber abierto la agencia libre, el futuro de Nikola sigue en el aire, hasta se ausentó del Eurobasket para centrarse plenamente en su decisión.

¿Qué hay que hacer con Nikola Mirotic?

A día de hoy, Mirotic ya no es explícitamente necesario para los Chicago Bulls. Ya ha tenido muchas oportunidades de ser un jugador importante en la rotación, y no las ha aprovechado. Además, debemos tener en cuenta que ya ha llegado un jugador como Lauri Markkanen, que es un perfil similar al de Nikola Mirotic; con las mismas características ofensivas pero con mayor potencial físico y capacidad de juego interior por parte del finés (lo que no habla bien de Nikola Mirotic). Por lo tanto, mantener a Nikola Mirotic podría implicar, si no se hace una buena gestión, obstruir el futuro y la progresión de Lauri Markkanen en una temporada en la que está destinado a ser una de las referencias de unos Chicago Bulls que fiarán el devenir de la temporada a los jóvenes..

Visto de otro modo, sin embargo, hay algunas pequeñas grietas que podrían permitir que Nikola Mirotic tuviera lugar a los Chicago Bulls: la primera, algo extraña y forzada, sería que Nikola Mirotic jugara de alero. No soy muy partidario de esta opción ya que ya hemos comentado que Nikola lo pasa muy mal defendiendo aleros de calidad, y además haría que la defensa de los Bulls fuera una de las más blandas de la liga. En relación con esto, también se ha comentado la posibilidad de que algunos minutos, en momentos puntuales, los Bulls jueguen con Mirotic de ala-pívot y Lauri Markkanen de pívot. Esto, sinceramente, no lo veo; no me imagino estos dos jugadores defendiendo el juego interior de los New Orleans Pelicans … 

Otro caso que podría motivar a Nikola Mirotic a quedarse con los Bulls sería asignarle un rol fijo, a poder ser saliendo desde el banquillo: es decir, durante estas temporadas hemos visto un Mirotic que aparecía y desaparecía constantemente de la rotación, y eso seguro que era un condicionante muy importante que le impedía desarrollar su juego. Por lo tanto, si esta temporada se le otorgan unos minutos determinados, los que sean, y una función determinada, podría ser una buena manera de averiguar cuál puede ser la aportación del montenegrino en un equipo.

¿Revalorización?

Y la última situación que podría darse, que sería muy beneficiosa para Nikola Mirotic y, depende de cómo, para los Bulls, sería conceder la titularidad de manera permanente al jugador de origen montenegrino. Si los Bulls entran en la dinámica perdedora que la lógica indica que habrá durante el proceso de reconstrucción, Nikola Mirotic podría disponer de minutos y tiros suficientes para revalorizarse y, antes de terminar el periodo de traspasos, intentar sacar por él una ronda de draft o, porque no, un intercambio con algún equipo que lleve un jugador prometedor e ilusionante a la Ciudad del Viento (Jahill Okafor?). Sea por el motivo que sea, Nikola Mirotic sigue manteniendo cartel en el mercado NBA y eso, los Bulls deben aprovecharlo. El principal problema de gestionar así el papel de Mirotic sería la gestión que se debería hacer de Markkanen, pero para eso ya están Hoijberg y compañía, que cobran por tomar estas decisiones. En definitiva: Mirotic sí, pero algo debe cambiar.

¿Y en qué equipos podría encajar Mirotic? Pues bien, la humilde opinión de este redactor es que Nikola Mirotic encajaría muy bien en los Oklahoma City Thunder o en los Minnesota Timberwolves. Sin querer alargarme muchísimo más, el perfil de Niko es necesario en cualquier franquícia, pero más aún en las que no tienen un cuatro que abra la cancha. Además, se complementaría a la perfección con Pattrick Patterson en el caso de los Thunder, o con un viejo conocido como Taj Gibson y el técnico con el que mejor le ha ido en la NBA (Thibodeau) en los Wolves.

La carrera de Mirotic tiene años para enderezarse y los técnicos son conscientes del talento que tiene, pero hoy en día, sin compromiso y esfuerzo no se llega a ninguna parte. Toca trabajar, Niko.

Comments