Kemba Walker quiere llevar a los Hornets hacia los Playoffs - Nil Alemany, (SB)

Previa temporada SB: Charlotte Hornets 2017/18

El fracaso del año anterior no varía la dirección del proyecto

Kemba Walker Charlotte Hornets
Kemba Walker quiere llevar a los Hornets hacia los Playoffs – Nil Alemany, (SB)

Nuevo año, mismo proyecto. La regresión en forma de victorias que sufrieron el año pasado los Charlotte Hornets (se pasó de 48 victorias a 36) y que les costó, incluso, su presencia en Playoffs, no ha provocado que la franquicia dé un bandazo a la desesperada. Se continua confiando en el entrenador Steve Clifford y en un una identidad propia con la clara de intención de convertirse en un “contender” dentro de una conferencia que ha quedado debilitada en verano. Y esta apuesta tiene, por encima del resto de movimientos, nombre y apellidos: Dwight Howard.

El pívot de Atlanta vuelve a reencontrarse con Steve Clifford (fue asistente en su época en Orlando Magic) esta vez como entrenador jefe y creador de un ecosistema colectivo basado en ritmos lentos, fortaleza en el aro y rebote defensivo y juego de pick and roll, que le encaja sobremanera. Y es que Dwight Howard sigue siendo uno de los mejores de la liga en bloqueos, intimidación y rebotes, No en vano fue el 5º jugador en rebotes totales el año pasado con 12,7 por partido, de los cuales 8,7 fueron defensivos (8º en este apartado) y 2º en rebotes ofensivos.

Otra incorporación destacada es la de Michael Carter-Williams como “factor X». Su mal tiro exterior y su tendencia a perder balones (Charlotte Hornets volvió a ser el mejor equipo en ese apartado) dejan dudas, pero su energía y sus puntos, en un rol similar al que desempañaba Jeremy Lin, pueden ser necesarios en una plantilla donde el banquillo aportaba muy poco. Su precio, un único año por 2,7 millones, le convierten en un activo con poco riesgo.

En el apartado de bajas, únicamente la de Marco Belinelli en el trade por Dwight Howard puede considerarse importante por su labor como tirador y su aportación desde el banquillo algo que la plantilla puede echar de menos a lo largo de la temporada. Además también ha salido Ramon Sessions, que ejercía como base suplente. Como punto positivo, el enorme contrato con respecto a su rendimiento de Miles Plumlee también ha volado dirección Atlanta Hawks.

La estrella: al son de Kemba Walker

https://twitter.com/hornets/status/912727855045410816

Hablar de Charlotte Hornets es hablar de Kemba Walker, un jugador que continúa progresando y por el que pasan todas las aspiraciones del equipo. El año pasado tuvo el merecido reconocimiento de ser elegido para el All Star Game y mejoró tanto sus números absolutos como sus porcentajes, especialmente su tiro de tres tras recepción situándolo en un 48% y convirtiéndose en uno de los mejores de la liga en este apartado. Su rol en el equipo es claro: sin dejar de ayudar en la generación, debe ser el principal brazo ejecutor. Una dinámica de base anotador y compañeros creadores que se ha demostrado que puede proporcionar una gran cantidad de victorias, como por ejemplo sucedió en los Chicago Bulls de Derrick Rose o, sin ir más lejos, en los Boston Celtics de Isaiah Thomas el año pasado.

Además de todo ello, Kemba Walker es un jugador visualmente delicioso, de los que parecen seguir jugando en una cancha callejera, de redes de hierro y farolas alumbrando en lugar de focos. Su manejo de balón, reversos y crossovers marca de la casa hace que merezca la pena pagar una entrada o trasnochar una o mil noches.

Rookie: la apuesta por Malik Monk

La gran apuesta de Charlotte Hornets en el Draft ha sido, en el número 11, Malik Monk. El escolta, ex de la Universidad de Kentucky y de tan solo 19 años, es una de las grandes esperanzas para la temporada que se avecina. Si bien no parece que tenga el techo tan alto como crear un proyecto ganador alrededor suyo, sí que se espera un efecto positivo en el equipo casi de inmediato, puesto que su juego parece ser idóneo para cubrir las carencias de la plantilla.

Su actividad y energía para pasar bloqueos puede adaptarse a la perfección con estilo de juego tan pausado, tan a fuego lento, tan Conferencia Este, que practican los pupilos de Steve Clifford. Y por encima de todo, su tiro debe ser un activo capital en un equipo con exteriores que aportan poco en esa faceta como Jeremy Lamb, Michael Kidd-Gilchrist o Michael Carter-Williams y que el año pasado fueron el equipo que peor uso tuvo de las esquinas.

Nicolas Batum y Michael Kidd-Gilchrist, jugadores clave

Nicolas Batum Charlotte Hornets
Nicolas Batum será una de las claves de la temporada – Nil Alemany, (SB)

Dos jugadores en algún momento discutidos, Nicolas Batum y Michael Kidd-Gilchrist (el francés por la cuantía de su contrato, 120 millones por 5 años, y el ex de Kentucky por su mal tiro exterior, mecánica incluida) tienen reservada una función capital. Su versatilidad y defensa, así como la enorme inteligencia que tienen en pista les convierten en indispensable. Además suya es la responsabilidad de generar juego y descargar a Kemba Walker de esa faceta. El americano es todo un comodín defensivo, pudiendo defender a casi cualquier jugador, mientras que Nicolas Batum es un jugador completísimo, estando arriba en todas las estadísticas de su equipo: segundo máximo anotador, tercer máximo reboteador y mejor asistente y ladrón. Dos multiusos al servicio del bien colectivo.

Steve Clifford sigue al mando

Steve Clifford Charlotte Hornets
Steve Clifford sigue al mando de los Horntes – Nil Alemany, (SB)

Hasta el día de hoy, la relación entre los Charlotte Hornets actuales y su entrenador, Steve Clifford, es como la de esa pareja que desde jóvenes se enamoran y duran toda la vida. No se conoce el uno sin el otro. Tras ser asistente en Orlando Magic y Los Angeles Lakers, sus únicos años como técnico jefe han sido en la ciudad de Charlotte. Y, desde que Charlotte Hornets dejaron de llamarse Bobcats y recuperaron la esencia, siempre ha estado Steve Clifford al mando. Puro amor.  En estos años, la mano del entrenador ha estado siempre muy presente, ya que Charlotte Hornets juega con un estilo muy definido: sentido colectivo de todos los jugadores, fortaleza defensiva, importancia vital del rebote defensivo, minimizar pérdidas, hacer fuerte la zona y jugar a un ritmo lento. Un estilo que pega como un guante en la Conferencia Este.

Plantilla y tabla de salarios

Roster y salarios

Predicción: los Playoffs estarán de vuelta

La temporada de los Charlotte Hornets depende, principalmente, del resultado de dos incógnitas: la adaptación y nivel que pueda alcanzar Dwight Howard y si la progresión de Kemba Walker tiene como techo el altísimo nivel que ya ha demostrado o si puede llegar a ser una auténtica súper estrella. Si ambas tienen respuestas medianamente positivas y el banquillo empieza a aportar más que en años anteriores, pelear por quedar entre los cuatro primeros de la Conferencia con Washington Wizards, Toronto Raptors y los pujantes Milwaukee Bucks y Miami Heat y de ahí a llegar a la segunda ronda de la postemporada no es ninguna quimera. Las lesiones son también un factor a tener en cuenta, ya que en los dos últimos años han sido habituales los problemas físicos de jugadores importantes. En cualquier caso, entrar en Playoffs debe ser una obligación para este equipo y quedarse fuera como en el año anterior supondría un enorme fracaso.

Pronóstico: 6ª posición de Conferencia.