Iguodala necesita mejorar su tiro - Nil Alemany (SB)

Andre Iguodala casi deja Golden State Warrios

El alero estuvo cerca de firmar por la franquicia texana

Nil Alemany (SB)

Seguro que todos recordamos aquellos rumores que existían a mediados de junio acerca de que el alero perteneciente a los Golden State Warriors, Andre Iguodala, ya había llegado a un acuerdo para volver a firmar con la franquicia californiana.

Pues resulta que esto no fue así exactamente.

Consciente de las restricciones que sufre la franquicia de la bahía de Oakland debido a los cuantiosos impuestos que tiene que pagar, Iguodala presionó a la franquicia afirmando que no le importaría cambiar de aires la temporada siguiente. De este modo, el jugador se reunió con Spurs, Lakers, Kings y Rockets.

Estos últimos, Houston Rockets, llamaron la atención del alero inmediatamente a pesar de ofrecerle «solo» 32 millones de dólares por 4 años, a pesar de poder ofrecerle 37,658,880 millones de dólares por el mismo período de tiempo mediante la «mid-level exception«. Sin embargo, la franquicia texana prefería ahorrarse esos millones y así poder ofrecer un contrato de 4 años al joven y enorme pívot chino Zhou Qi. Con todo ello, esos posibles casi 38 millones seguían estando muy lejos de algunas ofertas que le hicieron al alero mientras era agente libre. Houston Rockets estaban tan interesados en Iguodala, que se plantearon una vez firmó su renovación con Golden State Warriors, en proponer un trade para conseguir incluirlo en un posible quinteto formado por Chris Paul, Eric Gordon, Trevor Ariza, él y Clint Capela, de carácter eminentemente defensivo y atlético que podría correr la cancha e imprimir un ritmo de juego elevadísimo.

Chris Haynes de ESPN afirmaba lo siguiente respecto al «caso Iguodala»:

«Los Warriors no sabían que decisión iba a tomar Iguodala y se pusieron en contacto con los representantes de los agentes libres Rudy Gay y Gerald Henderson como posibles ‘planes B’ si Iguodala dejaba ‘la Bahía’. A pesar de ello, Myers voló inmediatamente hacia Los Angeles y se unió a Steve Kerr (el cuál estaba allí ya que se había reunido con Nick Young) para reunirse con Andre. Ellos no tenían conocimiento de esto, pero la verdadera intención del alero era decir personalmente adiós a la franquicia californiana y a sus máximos representantes.

Myers y Kerr fueron con el objetivo de ofrecerle un contrato totalmente garantizado de 45 millones de dólares por tres años e hicieron saber al jugador de forma reiterada que su última oferta aún no era comparable al valor que el jugador tenía para su franquicia, pero que sus manos estaban atadas debido a las restricciones económicas.

Ante esto, Iguodala se mantenía impasible en su petición de cobrar al menos de 16 millones de dólares por año por lo que había poca esperanza en el entorno del conjunto de Golden State; Iguodala firmaría por Houston Rockets.

Después de aquella reunión, parecía que los caminos de Iguodala y Golden State se separarían después de cuatro años de amor mutuo (en los que tanto había dado el jugador a la franquicia, como tanto había supuesto la franquicia para el jugador). El entorno del jugador se reunió en unas oficinas en Los Ángeles para discutir las opciones de este. El mejor reserva del equipo campeón estaba cada vez más cerca de convertirse en el mejor reserva de un aspirante a derrocar del trono a los Warriors, Houston Rockets. Algunas fuentes confirman que todo esto giró bruscamente justo antes de que el agente del jugador, Rosenthal, fuese a llamar al resto de franquicias interesadas en el alero para comunicarles su decisión. Andre Iguodala, después de sopesar fríamente su posible marcha eligió hacer un último movimiento, llamar una vez más a Golden State Warrios«.

Y ahí acabó todo. Iguodola volvió a firmar por Warrios y Houston Rockets se quedaron sin el alero de Illinois, MVP de las Finales de 2015 y pieza básica y fundamental y sin la cual no se entenderían estos incomparables Golden State Warrios.