Juancho Hernángomez a punto de realizar un mate en el partido ante Rumanía. Fuente: FIBA

EuroBasket, ¿trampolín para Juancho Hernángomez?

Gran campeonato del joven en su debut con la ÑBA

Juancho Hernangómez
Juancho Hernangómez destacó en ocasión el EuroBasket – FIBA

El EuroBasket 2017 llegó el pasado domingo a su fin. Eslovenia, verdugo de España en semifinales, se hizo con la copa europea. Los hombres de Sergio Scariolo fueron capaces de sobrellevar la amarga derrota ante los flamantes campeones y conseguir un bronce que certifica una nueva medalla para una selección que no parece bajar sus prestaciones. La ‘generación de oro’ va retirando jugadores, pero otros llegan con ganas de «comerse el mundo», y este es el caso de Juancho Hernangómez, tal y como ha demostrado en el reciente campeonato.

El baloncestista, nacido en Madrid hace casi 22 años, debutaba este año con la selección absoluta tras renunciar a sus débiles opciones de estar en los Juegos Olímpicos de Río 2016 con tal de conseguir una mejor preparación de cara a su primer año en la NBA con los Denver Nuggets. Si nos centramos en los partidos oficiales, nunca pareció que era su primer contacto serio con el equipo nacional.

Juancho Hernangómez arrancó en el EuroBasket pisando fuerte ante Montenegro. Buenas sensaciones en ataque en el que era su estreno con la ÑBA en un campeonato. 13 puntos y cinco rebotes fueron lo que dejó el mediano de los hermanos Hernangómez en las estadísticas. Ese encuentro fue un aviso, lo mejor estaba por llegar.

Fue en el partido contra la República Checa cuando el joven jugador añadió a sus buenos números, jugadas espectaculares y cuando no le tembló la mano para ser el líder de anotación del conjunto de Scariolo. El entrenador italiano le daba minutos, y el alero no dudó en devolver esa confianza con una continua progresión, y ante Rumanía, se salió. La selección local tuvo que sufrir 18 puntos y 12 rebotes, el único doble-doble de Juancho en el campeonato, en el que fue su mejor encuentro en todo el EuroBasket.

Croacia fue el primer rival que exigió mayor competición, pero no fue capaz de frenar al mediano de la saga, que volvió a hacer gala de sus mates y de su carácter ganador. Ante Hungría terminó su fase de grupos algo más discreto, lo mismo sucedió ante Turquía en octavos. Su brillante fase de grupos hizo que lo que efectuó después nos pareciera poco. Conforme crecía la importancia de las eliminatorias, Juancho Hernangómez solo era capaz de aparecer en contadas ocasiones, a pesar de que en el rebote se mantenía regular a sus números. Contra Alemania solo anotó dos puntos, ante Eslovenia cinco y con Rusia, seis.

Sus últimos encuentros puede que hayan empañado esa sorprendente actuación en la primera fase, pero no debemos olvidar que es un jugador en pleno crecimiento, que es fácil que haya acusado los nervios y la inexperiencia en los momentos clave del campeonato. Por ello, este EuroBasket puede servirle a Juancho Hernangómez como trampolín, porque ha disfrutado de minutos para sentirse valorado y para demostrar de lo que es capaz de hacer, pero también para darse cuenta de lo realmente exigente que puede llegar a ser una competición de este tipo cuando tienes una posición mucho más clave.

Su primera campaña con la selección es otra experiencia que unir a su debut en ACB, pero sobre todo en la NBA, con la que el jugador madrileño puede aumentar en madurez de cara a su segunda temporada con los Denver Nuggets, quienes seguro han estado atentos a lo que el baloncestista hacía varios kilómetros más allá del Atlántico y no han quedado nada decepcionados con lo que han visto.

El Eurobasket en palabras del jugador

Ante la destacada actuación de Juancho Hernángomez en la fase de grupos, algo que ya comenzó en la gira de preparación, era normal que gran parte de los medios de comunicación se centraran en el joven jugador, ya fuera por querer captar palabras del protagonista o por contar la historia de un chico que fue cortado por el Real Madrid a los catorce años y que más tarde sufrió dos lesiones graves que casi acaban con su carrera, y que, caprichos del destino, se encontraba en esos instantes disputando su primer EuroBasket con España enrolado en las filas de los Denver Nuggets durante la temporada regular.

Una de las primeras cosas que dejó claras el mediano de los Hernangómez es que el tener al lado a su hermano le ayudó a integrarse, pero que ha sido también una suerte porque según afirmó en El Mundo: «Nos ayudamos, pero también nos criticamos, somos competitivos y esto nos ayuda a mejorar». Sin embargo, Juancho tiene claro que lo que le ha llevado a donde está ha sido «la capacidad de pelear hasta el final«, tal y como reconoció en una entrevista en El País, donde afirmó que es «muy competitivo, no solo en la pista sino en la vida». El madrileño no esconde que no le gusta perder en nada, pero que «eso en el fondo, es lo que me ha hecho exprimirme».

https://twitter.com/willyhg94/status/909782711346384896

Juancho Hernangómez es un chico con mucho cáracter, lo ha mostrado en la pista durante el campeonato y sus declaraciones lo dejan ver.

«Cuando lo das todo llegan las oportunidades de demostrar cosas, esa mentalidad te vale para superar las dificultades en la vida y en el deporte».

Uno de sus apodos es «el potro desbocado», todo tiene un sentido, y es que el jugador no sabe dejar de entrenar, y no niega que le llegaron a aconsejar «que parara un poco, que no entrenara tanto. En Denver también. Me gusta trabajar, es la única forma de conseguir cosas».

Leyendo estas palabras, es fácil adivinar el por qué del camino que ha tomado su trayectoria deportiva. Ha debutado en la selección, ha disfrutado de minutos para demostrar su valía y ha cuajado entre los mejores jugadores de nuestro país. El protagonista lo describe así:

«Llevo un mes de experiencias nuevas y me encuentro en un estado de felicidad constante. Todo ha ido muy rápido, pero todo está yendo muy bien», tal y como afirmó a El Mundo.

El EuroBasket ya es pasado, aunque reciente en la memoria del jugador. Ahora le toca centrarse en la que será su segunda campaña con Denver Nuggets. Lo que está claro es que lo vivido durante este verano marcará el juego de Juancho Hernangómez, pues ha ganado experiencia y desenvoltura, incluso confianza. La NBA es dura, pero sin duda, igual que sus graves lesiones de rodilla le marcaron para que se centrara en mejorar, las buenas sensaciones que ha alcanzado en el EuroBasket también dejarán su huella, o eso se espera, todo queda por ver.