Cristian Miguel (SB)

Anthony Morrow ficha por los Portland Trail Blazers

Contrato no garantizado y de un año de duración

Anthony Morrow, fichaje más reciente de los Blazers | Danny Bollinger (CC)

En Portland, el verano no ha podido ser menos movido. Las renovaciones y los fichajes del periodo estival de 2016 comprometieron salarialmente a Neil Olshey, que no pudo entrar en la lucha por ningún agente libre de categoría y, salvo sorpresa, tampoco se involucrará en ningún traspaso destacable. Ciertos rumores situaron a Paul George en Portland antes de que Oklahoma cerrase un trato con Indiana; se especuló con la posibilidad de que Carmelo Anthony recalase en la Rip City cuando Lillard y McCollum trataban de convencerlo para que anulase su cláusula antitraspaso.

Pero la realidad es otra. Los Trail Blazers vienen de completar una temporada tan decepcionante en lo referente a resultados inmediatos como ilusionante de cara al futuro. Damian Lillard y Christian James McCollum estuvieron solos durante gran parte del año, pero la llegada de Jusuf Nurkic alegró el tramo final del curso a un equipo que no estuvo lejos de perderse los playoffs. A partir del próximo mes de octubre, los Blazers contarán con una plantilla renovada gracias al draft y a la progresión de los jugadores más jóvenes, una plantilla sana y preparada para ser regular y consistente desde el principio. Mientras Terry Stotts da las primeras instrucciones de la temporada, Neil Olshey explora el mercado en busca de jugadores complementarios.

Tras fichar a Archie Goodwin y Isaiah Briscoe para el training camp, los Blazers han firmado a Anthony Morrow un contrato no garantizado por un año de duración. Dado que Portland contaba ya con 14 contratos garantizados, Goodwin, Briscoe y Morrow lucharán por el último puesto fijo en la plantilla. Otra posibilidad, aunque más remota, es que dos de estos tres aspirantes convenzan a Terry Stotts más que Shabazz Napier. En tal caso, Napier podría ser cortado y dos de entre Goodwin, Briscoe y Morrow entrarían en el roster definitivo.

Anthony Morrow disputó solo 49 partidos de liga la temporada pasada; 40 con los Thunder y 9 con los Bulls. En total, promedió 14,6 minutos y 5,5 puntos con muy malos porcentajes para un jugador llamado a destacar por su tiro exterior: 38,9 % en tiros de campo y 30,8 % en triples. En poco se parece el Morrow más reciente al novato que llegó a la liga tirando poco menos de tres triples por partido y metiendo el 47 % de ellos. Sin embargo, en Portland han decidido darle una oportunidad. A sus 31 años, se le contrata para que resurja, no para que evolucione. Si Anthony Morrow consigue un puesto definitivo en los Blazers, no se esperará de él lo mismo que cabe esperar de un Allen Crabbe que todavía no ha explotado en los Nets actuales; pero ¿qué se le puede exigir a un jugador que aspira a aportar algo parecido mientras cobra nueve veces menos?