BOSTON, MA - FEBRUARY 5: Paul Pierce #34 of the LA Clippers kisses the leprechaun after the game against the Boston Celtics on February 5, 2017 at the TD Garden in Boston, Massachusetts. NOTE TO USER: User expressly acknowledges and agrees that, by downloading and or using this photograph, User is consenting to the terms and conditions of the Getty Images License Agreement. Mandatory Copyright Notice: Copyright 2017 NBAE (Photo by Brian Babineau/NBAE via Getty Images)

El único e irrepetible Paul Pierce, «The Truth»

Paul Pierce, la leyenda verde y su legado

paul pierce
El último dios del Olimpo Verde ha dicho adios y desde SomosBasket queremos mostraros sus mejores cinco momentos que quedarán para la historia de los mortales. Keith Allison CC)

Tratar de escribir lo que ha significado Paul Pierce para los Boston Celtics es algo bastante difícil, sobre todo para alguien que está enamorado de este deporte y de estos colores gracias a él. Como todo en esta vida todo tiene que comenzar y por muy duro que nos sea Paul Pierce se ha retirado y no volveremos a verlo jugar al máximo nivel, eso sí antes de irse nos dejó vistiendo por última vez la camiseta del trébol.

Como Hércules en la película de Disney: Paul Pierce estableció su destino en el momento que fue drafteado. Esforzándose poco a poco iría marcando a toda una generación de aficionados verdes, ya desconfiados por los años tan terribles que sufrieron desde la marcha de Larry ‘Legend’ Bird. Años de falsas promesas, malas decisiones y mala fortuna.

Paul Pierce tenía claro lo que quería, pasó a paso querría llegar al final de su objetivo traer ese banner 17 al cielo del antiguo Garden. Como un semidiós, fue acercándose temporada tras temporada a convertirse en uno más del Olimpo Verde. Muchos obstáculos tuvo que soportar hasta que hace 9 años consiguiera alcanzar a Red y se fundieran en un abrazo eterno. Ya tenía su sitio , en el lugar de donde es y su hogar dentro de las leyendas verdes. Poco tiempo se tardará en que el número 34 vuele para la eternidad en el TD Garden.

Nuestros actos en vida tendrán un eco en la eternidad, como dirían en la película Gladiator. Éstos son los actos que le han hecho ser Eterno.

El silencio de Harrington

Pocos jugadores en la historia del baloncesto han sido más Clutch que nuestro querido The Truth y uno de los mejores momentos de éste fue en el año 2002. Contextualizando: Partido de PlayOff Boston Celtics se enfrentaban a los Indiana Pacers, sexto contra tercero clasificado en la Conferencia Este, ventaja para el primero de 2-1. En el cuarto partido, el tercer cuarto acabó  con empate en el marcador, y posteriormente en el desenlace del partido los Boston Celtics se alzarían con la victoria con un parcial de 41-16 con 19 puntos de nuestro protagonista.

Aunque el momento más recordado de dicho partido fue de nuevo un Clutch Time , ese que tanto le gusta a Paul Pierce. Los tres últimos puntos del partido fueron tres de los puntos más memorables de la carrera de Pierce. Con el reloj bajando en el cuarto, dribló a la parte superior del arco mientras miraba a su oponente, Al Harrington. El par se enfrentó cara a cara y se involucró en una acalorada batalla verbal de ida y vuelta, mientras los segundos seguían bajando.

Harrington se puso en una posición baja y plantó las manos en sus muslos, atreviendo a Pierce a acercarse a él. Pierce aceptó el desafío mientras avanzaba cuatro pasos hacia la izquierda, daba un paso hacia delante, luego un paso atrás y enterró un equilibrio fuera de balance de unos 27 pies hacia fuera. Harrington defendió el tiro tan perfectamente como posible, pero Pierce era invencible en este momento a tiempo; Nada podría haber detenido ese disparo de caer a través de la red. En ese momento Paul Pierce era eterno.

El último rodeo en el Garden

Posiblemente el momento más emotivo de los Boston Celtics desde hace 10 años: el último partido de Paul Pierce en el TD Garden. Ese 5 de Febrero de 2017 siempre tendrá un lugar especial en los corazones de los aficionados de verdes. No sólo fue el día en que los Patriots de Nueva Inglaterra completaron su histórica remontada de título sobre los Halcones de Atlanta; También fue el día en que Paul Pierce dio su «hasta luego» a los Boston Celtics.

Fuente: BostonFoundation (CC)

The Truth llevaba sin jugar dos meses para Los Angeles Clippers , concretamente desde la víspera de año nuevo.  Pero para gozo del público verde fue titular en dicho partido. Estuvo los primeros minutos sin conseguir anotar ningún solo tanto(cabe destacar que nunca había acabado un partido en el TD Garden sin anotar). Pierce se sentó para dar entrada a otro jugador para poder competir el partido a los Boston Celtics.

Una vez sentenciado el partido con un 106-99 a favor de los verdes el reloj marcaba 19 segundos para finalizar el último rodeo de Pierce en el hogar de los dioses verdes. Doc Rivers , el que fuera entrenador de los Boston Celtics en el anillo número 17, dio entrada al hijo pródigo para que se diera el homenaje que tanto se merecía y se ganó.

Austin Rivers subía el balón y se lo entrego a The Truth en la línea del perímetro, TD Garden en pie , Isaiah Thomas defendiendo al número 34. Los segundos pasaban e iban quedando menos para despedirse para siempre como jugador de la pista que le vio triunfar. Se alzó desde la línea de 3 y como no podía ser de otra forma ese balón entro en la red y como si de una palanca se tratará todo el estadio se puso en pie. El triple rival más celebrado en la historia de los Boston Celtics. El adios personal de los aficionados al verde más grande de los últimos 20 años.

La histórica remontada

Paul Pierce, tras tres años fuera de su casa, ha anunciado que el próximo verano firmará con los Boston Celtics (Foto: Mark Runyon CC)
Paul Pierce, leyenda de los Boston Celtics(Foto: Mark Runyon CC)

Paul Pierce aparte de la cualidad de anotador Clutch como ya he pronunciado tenía una capacidad de superar controversías enorme. Capaz de tener una sequía anotadora y tener la «muñeca fría» y encenderse y encadenar varios tiros consecutivos para encender tanto a él como sus propios compañeros.

El juego 3 de las Finales de la Conferencia Este 2002 fue el ejemplo perfecto de eso.Pierce falló  12 de sus primeros 14 tiros durante el partido de desempate de la serie de Boston con el New Jersey Nets. Toda la escuadra Celtics estaba luchando, ya que arrastró 26 puntos durante el tercer cuarto y entró en el cuarto cuadro por 74-53.

Nadie en la historia de la liga había remontado en PlayOff más de 19 puntos en el cuarto periodo. Pero como bien sabemos los aficionados de los Boston Celtics Paul Pierce es especialista en hacer lo imposible: posible.

Pierce abrió el cuarto cuarto con una línea de fondo,  bandeja y nunca miró detrás.Anotando 19 puntos durante el marco final en 6-de-7 tiro desde el campo. Su total de puntos durante el cuarto eclipsó el total de puntos de todo el equipo Nets, ya que los Celtics los superó 41-16 durante los últimos 12 minutos en el camino a una victoria improbable 94-90.

Los Celtics obtuvieron una ventaja de 2-1 en la serie, pero nunca más ganaron después de eso. Independientemente, la actuación histórica seguirá siendo uno de los esfuerzos más memorables de Pierce de todos los tiempos.

Joseph Glorioso Photograp (CC)

La verdad destrona al Rey

Podría estar hablando del duelo 1 vs 1 más glorioso en la historia de los Games 7 de la historia de la NBA y no estar exagerando. Dos Hall Of Famers se enfrentaban para llevar a su equipo a las Finales de Conferencia del Este del año 2008. No eran otros que LeBron James y Paul Pierce los que se retaron para ganar el partido.

Pierce anotó 13 tiros en 23 intentos desde el campo, pero su mayor marca llegó durante los segundos finales del juego desde la línea de tiro libre.

Los Celtics estaban arriba 95-92 con 7,9 segundos restantes cuando su capitán fue intencionalmente sucio. Su disparo por la parte posterior del borde y se dirigió hacia arriba en el aire, permitiendo que las esperanzas de Cleveland siguieran vivas; no obstante, la pelota milagrosamente lo hizo a través del aro en su camino hacia abajo, haciendo que Pierce se riera con incredulidad.

Ese disparo ayudó a sellar una victoria 97-92 y un viaje a las Finales de la Conferencia Este. También le dio a Pierce una victoria personal en el enfrentamiento individual más grande de su carrera, y posiblemente la batalla más cara a cara en la historia del Juego 7.

Una de las grandes actuaciones individuales de dos púgiles que son historia de la NBA , ambos se combinaron para un total de 89 puntos entre los dos. El Rey descubrió la verdad y la verdad es que los Boston Celtics eran su pesadilla.

En palabras de Kevin Garnett el partido se resumió en:

Paul Pierce cogió el balón y se acabó el partido.

(Photo by Brian Babineau/NBAE via Getty Images)

La remontada lesionado en las Finales

Nos ponemos en situación.Game 1 de las Finales frente al mayor rival en la historia de los Boston Celtics: Los Angeles Lakers de Kobe Bryant. Todos los sueños de los aficionados a los verdes , tras varios años tragando saliva tras decepción tras decepción se habían plantado en las finales solo un año después de ser el peor equipo de la liga.

La gloria estaba a solo 4 partidos, pero todos esos sueños húmedos se verían fustrados tras un golpe de Paul Pierce en la rodilla defendiendo una transición del 24 de los angelinos. El TD Garden enmudeció como si de un funeral se tratará. Perdían de 4 en el tercer cuarto y sin su capitán se veía muy difícil remontar.

Pierce fue incapaz de poner cualquier peso en la pierna, por lo que Tony Allen, Brian Scalabrine y el doctor Brian McKeon lo llevaron fuera de la cancha, lo colocaron en una silla de ruedas y lo llevaron al vestuario.

Sólo unos minutos después de la lesión, Pierce medio trotó, medio cojeando su salida del túnel a una ovación sobresaliente de la Nación Celtics. Regresó al suelo a las 5:03 del tercer cuarto, menos de dos minutos después de que su aterradora caída tuvo lugar, y de inmediato tuvo un impacto. Los más veteranos del Garden recordaron algo similar con otra leyenda de esta franquicia, no sé si os sonará este nombre Larry Bird.

Con los Celtics remontando 71-69, Pierce golpeó consecutivamente 3 triples para darles una ventaja de cuatro puntos. Esos dos disparos enviaron a la multitud de Boston a un frenesí, y su energía permitió que los Cs se dirigieran hacia el cuarto cuarto con impulso y corazón.

Pierce logró anotar cinco puntos más durante el cuarto período y ayudó a abrir el camino a una victoria del Juego 1 98-88. Gesta que merece la pena recordar por parte de los aficionados a la franquicia de Boston.

El banner 17

Durante sus primeras nueve temporadas en Boston, Pierce tuvo todos los ingredientes para convertirse en una leyenda de los Celtics. Pero faltaba una cosa que todos los grandes antes de él habían logrado: un título de la NBA.

Paul Pierce como MVP de las finales del 2008 – Eric Kilby (CC)

Después de la temporada 2006-07, cuando el equipo fue 24-58 parecía que Pierce estaba lejos de alcanzar sus sueños de título. Sin embargo, el equipo hizo un chapoteo masivo durante la temporada baja que siguió adquiriendo Kevin Garnett y Ray Allen. Con esos dos futuros caballeros de la banda de Pierce, los Celtics fueron empujados inmediatamente en la conversación por la disputa del campeonato.

El Big 3 de Pierce, Garnett y Allen ayudó a guiar a los Celtics 2007-08 a 66-16 registro de temporada regular, que marcó el mayor cambio de una sola temporada en la historia de la NBA. A continuación, se enfrentaron a dos series de siete partidos en la primera y segunda ronda de los Playoffs, seguido por una serie de seis partidos de la conferencia final con Detroit, antes de finalmente reunirse con su archirrival Los Ángeles Lakers en las Finales.

Los Celtics tomaron una ventaja de la serie 3-2 y luego procedieron a aniquilar a los Lakers, 131-92, en un título-remachar, la victoria del Juego 6, que marcó el 17mo campeonato de la franquicia de la NBA. Pierce anotó un doble doble con 17 puntos y 10 asistencias en la noche, y terminó la serie con un promedio de 21,8 puntos y 6,3 asistencias por partido.

Nuestro protagonista , nuestro capitán , nuestra leyenda fue nombrada MVP de las Finales como no podría ser de otra manera,uniéndose a un grupo muy selectivo de jugadores verdes que han recibido dicho trofeo: Havlicek, Jo Jo White, Cedric Maxwell y Larry Bird como los únicos Celtics para recibir el honor. En ese momento Paul Pierce declaró a la eternidad que él nunca moriría y que había llegado a su destino: ser una leyenda de la mejor franquicia de Baloncesto.

Creo que yo, hablo en nombre de todos los enamorados del baloncesto gracias a él , de todos esos locos verdes gracias a él que estaremos ETERNAMENTE agradecidos por fidelidad y por luchar siempre de manera incondicional para llevar a Boston a lo más alto del panorama mundial en este deporte. Gracias por creer cuando nadie más creía. Gracias por tanto, la verdad es que nunca habrá otro The TRUTH.