Las opciones de los Jazz tras la salida de Hayward

Se rumorea un Sign&Trade con los Celtics

Jae Crowder Jazz
Jae Crowder podría aliviar el escozor de la salida de Hayward – Nil Alemany (SB)

Tras la huida hacia glorias imperecederas célticas de Gordon Hayward, toda la discreta afición de los Utah Jazz se andan preguntando: ¿Y ahora qué?. Pues ahora vienen los dimes y diretes inflados, cuando no inventados directamente, por la prensa especializada y la que pasaba por allí… Tras la confirmación de lo que algunos sabíamos, se imponen las caras de tontos generales y la desolación al observar el cráter dejado por el de indiana. Tras las primeras reacciones viscerales se impone un tiempo de acción desde las oficinas de SLC, en las que el GM Lindsey tiene que moverse como acostumbra; bien. La tardanza del «bueno» de Gordon en comunicarles a todos la decisión que había tomado, hace ya mucho tiempo, dejaba a la franquicia mormona con muy poco que hacer en una agencia libre que le ignora desde siempre. Los pocos agentes libres interesantes a estas alturas comenzaron a ser relacionados con los Jazz en lo que parecía más un deseo de algunos periodistas que en operaciones factibles.

El primer nombre con algo de fuste que surgió fue el de Otto Porter. El jugador de los Wizards andaba esperando las ofertas mas sustanciosas posibles para aceptar algún máximo para que desde la capital de los U.S. lo igualasen. El típico movimiento tras el contrato rookie. Los Jazz se reunieron con él y se apartaron. Porter terminó aceptando una oferta enorme de los Nets y los capitalinos tendrán que sacar a pasear la chequera, verano redondo para Porter.

James Johnson fue el segundo nombre con fuste que salió a la palestra. El jugador de Miami andaba escuchando ofertas que le pusieran goloso y los Jazz necesitan rellenar el hueco dejado por Hayward, así que el interés parecía mutuo. Pero nada mas se ha sabido, y el futuro del jugador parece ser que estará en las playas de Florida.

Tambien Rudy Gay suena como recambio para el puesto de SF titular. ¿Alguien es capaz de ver a Gay vestido con el uniforme Jazz? me cuesta imaginarlo, la verdad.

¿Y el descarte de los Celtics, omnipresentes en la F.A. de los Jazz, Kelly Olynyk? Pues a éste, por desgracia, si me lo imagino a las ordenes de Snyder…

Cuando la sensación de abandono de los aficionados Jazz llegaba a su máxima expresión saltó el rumor, que al que suscribe le dejó un poco a pie cambiado, de un supuesto interés de los Utah Jazz y los Boston Celtics por hacer un sign&trade con Gordon Hayward. ¿Cómo?…¿Ahora?… He de confesar que una de las cosas que más me dolieron de la salida del ex de Butler fue el hecho de marcharse sin que los Jazz pudiesen sacar algo a cambio. Teniendo en cuenta que su decisión estaba tomada hace tiempo y que todo este paripé que nos regalaron él, su mujer y su representante había dejado a la franquicia de SLC sin margen para moverse, la idea de un sign&trade se antojaba balsámica.

¿Como sería la operación en cuestión? Vamos por partes...Los Celtics de Boston, esa franquicia histórica que tantos amigos está creando últimamente, no tiene la mas mínima necesidad de realizar una operación de estas características. Sí, necesitan soltar lastre para hacer hueco a Hayward. Y sí, tienen jugadores con muchísima capacidad para colocar por su calidad-precio: Avery Bradley, Jae Crowder y Marcus Smart son apetecibles para casi cualquier franquicia. Por lo que resulta fácil de ver que no necesitan esta operación en absoluto. De momento se deshacen de Olynyk, y ya andan algunos con el colmillo afilado pensando en que pueden conseguir por los jugadores ya citados y algún pick de los que hacen colección en las oficinas de Danny Ainge. Se rumorea que Marc Gasol podría encajar ahí…¡Que gran verano el de Memphis!

Así que es más que evidente que este posible escenario del Sign&Trade solo beneficia a los Jazz. ¿Por qué? por varias razones. La primera es la más clara: sumar al roster a un jugador de calidad, si es en el puesto de alero titular mejor que mejor. La segunda ya la he mencionado, aliviar un poco el escozor tras la huída de Hayward. Pero la tercera se antoja la más importante de todas: el nuevo escenario que se abriría para los Jazz sería impagable. Porque tras firmar a los dos rookies de primera ronda, Mitchell y Bradley, quedarían con 11 millones por gastar. Pero si se realiza la operación las cosas cambiarían bastante. Ya que se permite sobrepasar el límite salarial para renovar a tus jugadores, retrasando la firma del contrato nuevo de Joe Ingles, Lindsey podría crear un hueco salarial de 30 millones. Un auténtico caramelo para el GM, sin duda. A estas alturas de la película sería un verdadero regalo de los dioses del baloncesto.

¿Y es posible? Pues lo es…pero parece ser, o al menos eso se ha publicado en ciertas fuentes, que Gordon Hayward y su representante tendrían mucho que decir en ésta operación. Si se llegase a concretar realzaría el valor de la carta de despedida de la exestrella de los Jazz. Un capote como este solo podría entenderse desde el dolor causado por dejar tirada a la franquicia que tanto le dio en sus siete años siendo un Jazz-man. Para muchos, yo incluido, sería un acto de contrición que no olvidaríamos. Veremos si ésta historia llega a buen puerto.

Comments