El primer año de Jaylen Brown en la NBA

Fue incluido en el segundo mejor quinteto de novatos

Jaylen Brown, elegido en la tercera posición del Draft por los Boston Celtics (Foto: SomosBasket)
Jaylen Brown ha protagonizado una de las mejores campañas de todos los novatos – Nil Alemany (SB)

Hoy os presentaremos un análisis sobre el primer año de Jaylen Brown en la NBA, a partir de la inclusión de este en el segundo quinteto de novatos.  Para ello, volveremos a la noche del 23 de junio de 2016. Después de que los Sixers y los Lakers seleccionaran a Simmons y a Ingram respectivamente. Llegaba el turno de los Boston Celtics, que tenían en su poder el pick de los Brooklyn Nets. Tras esos dos jugadores, ya seleccionados, parecía que se presentaba la nada, siendo un Draft decepcionante. Muchos querían y creían que Danny Ainge, seleccionaría a Kris Dunn. Con el objetivo de traspasarlo a Chicago a cambio de Jimmy Butler. Eso no fue así, gracias a Ainge, ya que los Celtics elegían a un alero de la Universidad de California. Este era, como ya sabemos, Jaylen Brown.

Brown, en su año universitario no fue una de las grandes estrellas de la NCAA, promediando 14.6 puntos, 5.4 rebotes y 2 asistencias. Que llamó pues la atención de Danny Ainge y Brad Stevens, su inteligencia. Durante las semanas previas al Draft y durante el Combine, se habló de que la inteligencia de este chico podía echar atrás a algunas franquicias. Dado que podía cuestionarse el por qué de las cosas. Esto en lugar de ahuyentar a los Celtics los atrajo, dado que un jugador inteligente en un sistema como el de Stevens encaja.

A modo de anécdota, recordemos que apareció Brown en el Combine con traje, ordenador y gafas para reunirse con los equipos. Porque él iba a unas entrevistas de trabajo, no era un juego. Hacía preguntas a las franquicias, Brown sabía exactamente que debía hacer, se jugaba su futuro. Jaylen es un chaval que si va a New York, se va a jugar a ajedrez en Central Park. Así de antemano sabíamos que era especial. Como él dijo:

«Estoy aquí para ser un profesional. No estoy aquí para usar pantalones cortos o estar en el sofá con mi sudadera de baloncesto. Cuando se llega a una entrevista de negocios, ¿qué es lo que llevas puesto? Te pones un traje formal»

Así, esa noche del 23 de junio acabó con Brown en Boston y comenzando su primera temporada en la NBA, de la mano de Brad Stevens en los Celtics. Ahora haremos un repaso a sus primeros meses como Celtics.

Jaylen Brown sobre el logo del TD Garden (Foto: SomosBasket) Boston Celtics
Jaylen Brown sobre el logo del TD Garden – Nil Alemany (SB)

Una vez firmado por los Celtics, el jugador de Georgia, muy inteligentemente entendió que su deber era aprender e intentar aportar al equipo. Así, su primera temporada debía ser de aprendizaje e ir ganándose un puesto en la  rotación del que a la postre sería mejor equipo del Este. Es ese momento, vimos como se puso a trabajar con el objetivo de entender la propuesta de juego de Stevens.

Ya en pretemporada, pudimos ver que las estadísticas no harían justicia a lo que este chico aportaba. En estos primeros partidos y también durante la temporada, hemos visto muestra de su capacidad atlética. Esta capacidad física, le ha permitido convertirse en un jugador que protagonizará infinitos highlights. Vemos una virtud para el salto que nos permite ver magníficos mates, que realiza a partir de sus brillantes cortes a canasta.  Fue así como se ganó rápidamente se ganó al público del TD Garden, que ha acabado enamorado de este jugador.

Ya en temporada regular, pudimos ver como se iría consolidando como una pieza clave en la rotación de Brad Stevens.

Ya como decíamos, su principio de temporada fue muy prometedor e incluso estrenó titularidad ante LeBron jugando 35 minutos. Este partido, a parte de una gran contribución anotadora, con 19 puntos, nos demostró su enorme capacidad defensiva. Es esta capacidad defensiva la que le puede convertir en un jugador de la élite de la liga en defensa. Esta facilidad para la defensa y su gran físico le permiten ser uno de esos pocos jugadores capaces de limitar (no parar) a LeBron James.

Fue poco después de este partido cuando se topó con el llamado Rookie Wall. Dejándolo en menos de 10 minutos por partido durante casi 3 semanas. Algunas voces comentaban que requeriría una estancia en la D-League. Esto se debió a su incapacidad de generarse tiros por sí mismo, podemos decir que salió de allí airoso y se consolidó finalmente.

La lesión de Avery Bradley.

Una vez entrados ya en el 2017, los Celtics recibían la mala noticia de la lesión de su escolta titular, Avery Bradley. Con esta lesión y la derrota ante los Washington Wizards del 24 de enero, se le presentó una oportunidad a Brown. Brad Stevens decidiría darle la titularidad en el puesto de escolta. Esta posición de escolta hace aún más destacables sus capacidades físicas. También pudo contar con minutos de calidad junto a Isaiah Thomas, Al Horford y Jae Crowder. Lo que le permitieron defender de forma intensa por un lado y de hacer cortes sin balón en el otro. Olvidando la necesidad de crearse tiros forzados.

Durante estos partidos como titular, vemos que promedió 9.4 puntos y 4.7 rebotes en 21 minutos. Fue una gran muestra de su ética de trabajo lo que vimos en estos meses. Cuando, por ejemplo, rechazó ir al concurso de mates para seguir trabajando.

Esta segunda parte de la temporada, nos sirvió para ir viendo como su defensa, uno de los puntales para su elección iba mejorando. Ya que si a principios de temporada veíamos como caía fácilmente en los amagos, ahora esto estaba siendo corregido.

El final de temporada y los Playoffs.

Este periodo nos demostró como se consolidaba finalmente en la rotación y hasta vimos como algunos pedían su titularidad en el equipo. Este final de temporada ha sido vital para que en la actualidad, cada vez que se habla de un traspaso, al hablar de Brown, Danny Ainge cuelga el teléfono.

En las dos primeras rondas de Playoffs, vimos como su participación era más residual. Pero acabó mejorando ante los Cavs en unas Finales de Conferencia. Es este ambiente competitivo en el que ha «caído» lo que le lleva a mejorar día a día, que unido a su ética de trabajo están haciéndole crecer de forma brutal. Para este proceso de crecimiento, sabemos que es muy importante que en el equipo haya unos líderes. Que ya sea por edad o carácter marquen a los jóvenes y les hagan dar lo mejor de sí mismos. Es por ello que este año le han machacado Crowder y Thomas por su pelo o Smart en cada entrenamiento:

Conclusión.

Jaylen Brown emergió en un Draft del que poco o nada se esperaba. En un brevísimo tiempo se ha ganado a la parroquia de seguidores, probablemente, más exigente de la liga. Es esta masa de fans la que ahora ven impensable traspasarlo, aunque fuera a cambio de una «estrella». Esta gran temporada ha sido premiada con una asignación en el segundo quinteto de Rookies. Probablemente insuficiente para su actuación este año, pero Jaylen ha aportado en un equipo competitivo. Siendo el único, junto a Brogdon, de los diez mejores Rookies que ha jugado en Playoffs. 

Comments