Nil Alemany (SB)

Mirando a los Celtics y el Draft de 2018

Aún es pronto, pero son varias las opciones

Draft
Los Boston Celtics ya miran al draft de 2018 – Nil Alemany (SB)

No existe una relación de amor entre Boston y Los Ángeles. Los aficionados de los de púrpura y oro quieren ver a su eterno rival fracasar. Y los verdes siempre desean que su eterno rival pierda. Esta temporada, sin embargo, quizá en Massachusetts no se alegren en exceso si ven a los Lakers perder demasiado. Tras el sonado traspaso de la primera elección a Philadelphia, los Celtics recibieron el pick protegido de Los Ángeles para 2018. Se suma así al propio de los Celtics y al de Brooklyn, también proyectado para estar en los primeros puestos de la lotería. Analizaremos las opciones para el Draft del año que viene.

La protección en la elección de Lakers es de 2-5, con lo que Boston sólo recibirá la elección si cae en ese rango. Si resultara en el número uno (recemos para que no) o del seis en adelante, la elección volvería a Philadelphia. En ese caso, los Celtics recibirían el pick de Kings en 2019 con una protección en el primer puesto.

¿Cuáles son las posibilidades de que la elección de Los Ángeles esté entre la segunda y la quinta? Depende de a quién se le pregunte. Los Lakers tuvieron el tercer peor récord de la liga el año pasado. Incluso sin mayores adiciones en agencia libre, se espera que su núcleo joven mejore y gane más partidos, aunque sin salir de la lotería. Lo más probable es que los Celtics tengan que estar pendientes de Sacramento en dentro de dos años.

Por otra parte, de quien los verdes van a estar pendientes seguro es de los Brooklyn Nets. Las predicciones vuelven a situarlos como el peor equipo de la liga. Aún no se sabe qué harán en agencia libre. Lo normal sería que ofrecieran los llamados ‘contratos veneno’ a agentes libres restringidos como Otto Porter o Kentavious Caldwell-Pope, esperando que sus equipos actuales igualen las ofertas y pierdan espacio salarial.

Tras haber discutido más o menos las posibilidades, llega el turno de hablar de los prospects. Es importante avisar de que la mayoría de los jugadores analizados compitieron en instituto. No podemos saber cómo se adaptará su juego a la universidad o a la liga. Sin ir más lejos, Harry Giles parecía el mejor jugador de la clase del 2017 por estas fechas del año pasado. Tras doce meses de problemas con las lesiones, acabó siendo seleccionado en el puesto número veinte por los Portland Trail Blazers y traspasado a los Sacramento Kings. Por casos como este, es necesario ser prudente con jugadores tan jóvenes.

Sin más dilación, hay varios jugadores que acaparan toda la atención. Estos son Michael Porter Jr., Mo Bamba, Luka Doncic, DeAndre Ayton, Robert Williams y Miles Bridges.

Michael Porter Jr. | Nathan Hale (HS) – Missouri

Jugará su primera (y, con total seguridad, última) temporada en NCAA con Missouri tras cancelar su compromiso con Washington. A sus 208 cm de estatura, la posición de Porter en la NBA parece ser de cuatro abierto más que de tres. Su combinación de tamaño y talento le hacen ser, de momento, el número uno en la mayoría de mock drafts. Es un gran tirador para su altura. A pesar del creciente número de prospects que tienen problemas con los tiros libres, él se muestra ajeno a esta tendencia (86% en su último año en Nathan Hale). Es rápido, coordinado y ha ganado fuerza en el último año. Puede que necesite mejorar su entrada a canasta en su año en Missouri. Si lo consigue y sus habilidades se adaptan bien a la liga universitaria, Porter será considerado un talento generacional con escasos fallos en su juego.

Mohammed Bamba | Westtown (HS) – Texas

Mo Bamba es un pívot de mentalidad exclusivamente defensiva. Resulta imposible, al menos en instituto, anotar en una pintura defendida por este hombre. Es un ‘siete pies’ con una envergadura de 237 centímetros. Además, es inteligente y eficaz tomando decisiones. Bamba es un hombre alto tradicional: defiende, tapona y rebotea; y lo hace a un nivel de élite. Sin embargo, en una NBA en la que los pívots llevan a cabo todo tipo de tareas en ataque, se verá expuesto. Su juego de poste de momento es más que limitado, y su anotación se reduce a mates abiertos. Su posición en el draft vendrá determinada por su evolución en esta faceta del juego. Por su defensa nadie tiene que preocuparse.

Luka Doncic | Real Madrid

Si eres un aficionado al baloncesto en España, es difícil que no hayas oído hablar de Luka Doncic. El esloveno es uno de los mayores talentos jóvenes del mundo. Al contrario que la mayoría de estos jugadores, Doncic compite contra hombres en Europa. Esta diferencia será beneficiosa para él a la hora de trasladar su talento al siguiente nivel. Se muestra maduro en la cancha. Demuestra poseer un juego altamente refinado, con un repertorio amplio de movimientos y tiros diferentes. Puede crear para sí mismo y para otros, virtud que escasea en la liga. Deberá mejorar su velocidad para ser más ágil en defensa. Quizá caiga algún puesto si los ojeadores son escépticos con los jugadores europeos.

DeAndre Ayton | Hillcrest (HS) – Arizona

Ayton es un pívot rápido y ágil. Al contrario que Bamba, tiene un conjunto de habilidades ofensivas que le convierten en un prospect importante en esta clase. Es un buen tirador en general, con altos porcentajes en triples y libres. Además de esto, es un decente protector del aro y sabe leer (y cortar) líneas de pase. Puede atacar y defender el bloqueo y continuación, siendo capaz además de abrirse al exterior. Lo más interesante de Ayton es que no tiene ningún fallo mayor en su juego. No posee debilidad significativa, y lo único que se le achaca como posible mejora fue su intensidad en los partidos.

Robert Williams | Texas A&M

Éste será su año de sophomore en la universidad. Completó una decente primera temporada en Texas A&M. Williams está cómodo jugando en la posición de ala-pívot, y parece que en ella jugará en la NBA. Al igual que el resto de hombres altos de este draft, es un buen reboteador. Ha desarrollado un tiro de media distancia eficaz, aunque sus porcentajes de tiro libre son muy bajos (59%). Su segunda temporada en NCAA le vendrá bien, ya que parece un talento aún por desarrollar y con fallos de CI de baloncesto. Sus fundamentos no son todo lo sólidos que deberían aún. Tras un draft en el que las cinco primeras elecciones fueron de jugadores en años de freshman, quizá su condición de sophomore le haga caer puestos.

Miles Bridges | Michigan State

Bridges, al igual que Williams, es un jugador de segundo año. Jugó de alero principalmente en Michigan State, aunque demostró tener cualidades para jugar de ala-pívot. Es lo que se considera habitualmente un tweener, jugador alto para jugar de tres y bajo para hacer lo propio de cuatro. Tira con altos porcentajes, aunque su media distancia puede mejorar aún. Es un jugador muy intenso, con lo que enamoraría a los aficionados de Boston. Puede utilizar indistintamente la mano izquierda y la derecha al finalizar en el aro. Su capacidad de crear para otros se verá condicionada en el siguiente nivel. Aún puede mejorar si quiere estar en los primeros puestos de este draft.

El draft del año que viene posee un gran número de hombres altos de calidad (a diferencia del de este año, potente en bases y aleros). Puede que bases como Collin Sexton (Alabama) o Trevon Duval (Duke) se cuelen a lo largo del año entre los cinco primeros. Es pronto para analizar las opciones de Boston, pero estas parecen ser las prioritarias por ahora.