Análisis de temporada 2016-17: Los Angeles Lakers

Año I después de Kobe Bryant

Primer año sin Kobe y con un núcleo de jugadores jóvenes con grandes esperanzas. Adrián Rodríguez (cc)

Un verano de nuevo desilusionante en la agencia libre, pero esperanzador en el Draft y cuerpo técnico

Nil Alemany (SB)

Tras el adiós a Kobe Bryant en uno de esos partidos para la historia de la liga, el famoso 13 de Abril de 2016, y los aún más famosos 60 puntos, llegaba la era post Kobe en Los Angeles Lakers. Un equipo plagado de jóvenes promesas a las que se añadían dos más: Brandon Ingram e Ivica Zubac. El Draft era lo esperado, y añadíamos más carne joven al roster. La decepción vino en forma de contratos exagerados, pero sobre todo en la cantidad de años, para Timofey Mozgov y Luol Deng. Sí, se necesitaban jugadores veteranos en esas dos posiciones, pero el rendimiento posterior de ambos durante la temporada no fue ni mucho menos el esperado pese a tan altos contratos. Además incorporamos a José Manuel Calderón, en su último año de contrato, como un base organizador, y gran tirador para la segunda unidad. Otro año más, otra agencia libre decepcionante. Tocaba confiar en los jóvenes, y ver qué progresión tendrían sin ninguna voz cantante en el equipo, bueno perdón, con una, la del nuevo entrenador Luke Walton, que dejaba Golden State Warriors para llegar al nuevo proyecto de Lakers, quizás el mejor movimiento de los angelinos en verano y con vistas al futuro, un entrenador muy joven pero con experiencia al lado de otros grandes entrenadores, perfecto para la young core púrpura en el concepto anímico y de desarrollo. Junto a Walton, llegaría Brian Shaw como asistente, con experiencia como primer entrenador y también viejo conocido de la franquicia.

Un inicio de temporada ilusionante

Los Angeles Lakers comenzaban la temporada con un juego divertido, rápido, y con mucho movimiento de balón, bastante parecido al ejecutado por Steve Kerr y los Golden State Warriors, y de donde Luke Walton ha aprendido. 10 victorias y 10 derrotas en los primeros 20 partidos de temporada regular, en puestos de playoffs durante todos estos partidos y con victorias tan ilusionantes como la vivida en el Staples Center ante Warriors por 20 puntos de diferencia. Las sensaciones eran magníficas y todos los jóvenes salvo un Ingram aún muy verde, con buenos partidos. Jordan Clarkson salía desde la banca para aportar muchos puntos, Brandon Ingram igual, pero aportaba en otras facetas del juego como la defensa o el sorprendente experimento de Walton al ponerlo de base suplente, y relegar a Huertas y Calderón a los minutos de la basura y un Lou Williams como veterano que aparecía en los momentos decisivos del último cuarto. Las miras empezaron a pensar en que luchar por una posible octava plaza del Oeste quizás no estaban tan lejos.

 

Llegaron las lesiones y el mal juego

D'Angelo Russell
Nil Alemany (SB)

Tras los primeros veinte partidos, el equipo de Luke Walton tuvo que soportar la plaga de lesiones una detrás de otra: D’Angelo Russell, Larry Nance Jr, Brandon Ingram, Nick Young… pero las consecuencias fueron desastrosas en lo colectivo. El equipo empieza a jugar de otra manera, más individual, Jordan Clarkson y Lou Williams empiezan a botar y botar, 1 vs1 y nada más, y el movimiento de balón que tan bien había funcionado desaparece. Llegan las derrotas.

Muchos de nosotros, y me incluyo, pensamos que cuando todo el equipo volviera a estar sano, ese juego del principio de temporada, volvería, pero no, ese juego nunca volvió, salvo en algunas fases de determinados partidos. Llegarían los partidos con LouDependencia, uno tras otro. El mejor del equipo sin lugar a dudas en esta fase de la temporada.

 

Llega el parón del All Star y otra vez la pregunta ¿perder de cara al Draft, tanking? Respuesta: Magic Johnson

Penn State (CC)

D’Angelo Russell y Brandon Ingram participaron en el partido de Rising Stars del All Star, y Nick Young hacía una gran actuación en el concurso de triples. Tras el fin de semana de las estrellas, la evolución del equipo se vio lastrada por las muchas derrotas y nulas opciones de llegar a playoffs. Llegaba la pregunta: ¿tanking si o tanking no? y en un huracán que se veía venir desde hace años… con la pregunta en el aire y un último intento por traer a DeMarcus Cousins a L.A. donde Kupchak no quiso dar a Ingram a cambio… llegaba la noticia que muchos de los aficionados al equipo llevaba esperando años. Jeanie Buss, «despide» a su hermano Jim Buss de la gerencia del equipo, al igual que a Mitch Kupchak como General Manager, para dar paso a Magic Johnson, con todo el poder  y riendas para volver a llevar a Lakers a la cima, contratando a Rob Pelinka (agente de muchos jugadores de la liga, y ex agente de Kobe Bryant) como GM.

Y lo primero que hizo el bueno de Magic fue traspasar el último día del mercado, a Lou Williams (el mejor de la temporada) a Houston Rockets, y cortar a José Manuel Calderón y Marcelo Huertas. Los tres huecos en el roster los ocuparían Corey Brewer, Tyler Ennis y David Nwaba, una declaración de intenciones de cara al famoso «tanking». El equipo perdía partido tras partido pese a las buenas actuaciones de los recién llegados. La respuesta estaba clara.

Un tramo final resumido en Brandon Ingram y derrotas:

lakers
Nil Alemany (SB)

Al equipo se le empezaba a hacer larga la temporada, sin nada que jugarse ya, salvo el pick de draft de este verano, por lo que se notó mucho la desgana de los jugadores, sobre todo ante equipos superiores, y muchos partidos se perdieron en el último cuarto, dejándose llevar, con parciales en contra. La buena noticia sin duda de este tramo final de temporada fue Brandon Ingram, quien empezó el año muy regular, sin grandes actuaciones, actuando de base, escolta y alerto, defendiendo bien, pero en ataque muy apagado y sin la confianza necesaria en su cuerpo para penetrar y llevarse a su par a la zona. Todo lo contrario en los últimos 10-15 partidos de temporada, donde vimos las mejores actuaciones del de Duke, penetrando, sacando faltas, mates increíbles debido a su envergadura, y mejorando porcentajes de tiro, que hasta la fecha eran muy malos. Un pequeño destello de lo que el joven de 19 años puede llegar a ser, quizás el mejor diamante del equipo si Magic lo mantiene en L.A. y lo saben pulir. Apunte importante también los grandes partidos de Russell, sobre todo con su career high ante Irving y los Cavaliers, con 40 puntos. 

 

LA ESTRELLA DE LAKERS

Luke Walton Lakers

 

Tras 20 temporadas teniendo en el equipo a Kobe Bryant, los Lakers quedaron huérfanos de estrella que les guíe esta temporada, y el conjunto era la fuerza, una fuerza que debería ser guiada desde el banquillo por la verdadera estrella esta temporada, el entrenador, Luke Walton. Magic Johnson tuvo las siguientes palabras hacia Jeanie Buss cuando se vieron de cara a la decisión de traerle a Lakers: «La pieza sobre la que girar el equipo, la estrella, debe ser Luke Walton» y así ha sido y puede que sea en el futuro, hasta que de verdad tengamos un jugador élite, una super estrella de la liga que sepa liderar en la pista.

Primera temporada como entrenador jefe en la NBA, primera en Lakers, y pese a cometer algunos errores en los tiempos del partido, y algunos cambios, la temporada de Luke Walton es notable, sobre todo en el aspecto de vestuario y ganarse la confianza de los jugadores.

 

LA DECEPCIÓN DE LAKERS

Timofey Mozgov
Timofey Mozgov ha acabado dando la razón a todos los que criticaron su fichaje por los Lakers. Nil Alemany (SB)

Sin duda alguna la mayor decepción de la temporada son dos jugadores que al ver sus contratos no haces más que tirarte de los párpados. Luol Deng y Timofey Mozgov. Sí, eran quizás dos jugadores necesarios, veteranos, y en posiciones que hacían falta, el precio ya sabíamos que iba a ser alto, pero no los años de contrato… es la mayor pega de este proyecto, dos contratos muy altos para 4 temporadas, algo que nos va a lastrar muchísimo, y su rendimiento en la pista ha sido irregular, algún partido bueno de cada jugador, pero acabaron los dos sin jugar los últimos 10 partidos, avisados por Luke Walton. El ruso promedió 7.4 puntos y 4.9 rebotes por partido, mientras que el de Reino Unido 7.6 puntos y 5.3 rebotes por partido. Como apunte, Jordan Clarkson no es que haya decepcionado, pero no ha cumplido con las expectativas creadas para su temporada, a un nivel quizás inferior al de la pasada temporada. 

 

LA SORPRESA DE LAKERS

Sin lugar a dudas hay que poner a Nick Young el crédito que merece, y por supuesto a Luke Walton por confiar en él. Swaggy P llegaba a esta temporada con más rumores de traspaso que nadie, relegado a no tener minutos en caso de tener un hueco en la plantilla en pretemporada, y poco a poco fue demostrando que sabía defender, punto primero, y que estaba de dulce en ataque, punto segundo. Luke Walton tardó 3 partidos en ponerle de titular, y así se quedó hasta el tramo final de temporada donde al igual que Mozgov y Deng, se quedó sin jugar, para dar oportunidad a los jóvenes y demás jugadores del roster. Las estadísticas de Nick Young son de 13.2 puntos por partido con un extraordinario 40.2% de acierto en triples. Además de Young, ya un veterano de la liga, jugadores como Nwaba o Tyler Ennis han tenido grandes actuaciones al final de temporada y Tarik Black ha sido constante e intenso en los tableros durante toda la temporada. Mención especial para el pívot de 19 años Ivica Zubac, quien ha demostrado con creces que puede ser un gran center de la liga, si trabaja tácticamente y físicamente.

 

LA ILUSIÓN DE LAKERS

Brandon Ingram sin duda ha dejado un final de temporada en el que todos los aficionados estamos deseando que comience la próxima, tras un verano entrenando con Kobe Bryant y con la experiencia de un año ya en la liga, se espera que Ingram de un salto de calidad ofensivo. Por sus cualidades técnicas y físicas es el jugador con más techo de la plantilla, incluso por encima de D’Angelo Russell, quien ha tenido una temporada muy buena en su segundo año en la liga. Las estadísticas finales de Ingram han sido de 9.4 puntos y 4 rebotes por partido. Recuerden, 19 añitos, se espera una progresión a la alza temporada a temporada. Tiempo al tiempo y paciencia. Por supuesto, la ilusión viene del grupo de jugadores jóvenes como Julius Randle, que sigue en doble-doble por temporada, D’Angelo Russell, jugador que le quedan pequeños detalles para dar el salto de calidad en la liga, Nance Jr o Jordan Clarkson. Veremos si se mantiene el bloque o se busca el traspaso con alguno de ellos para traer una estrella (¿Paul George?) en el verano.

Factores positivos y negativos

PositivoEl inicio de temporada del equipo y su juego. Ver la evolución en los jóvenes y el primer año de Luke Walton. La llegada de Magic Johnson y la salida de Jim Buss

Negativo: Mala temporada en cuanto a las victorias, aunque se mejora la anterior con 26 victorias y 56 derrotas. Luol Deng y Timofey Mozgov. 

Valoración SomosBasket (L.A. Fiebre Amarilla)

3,5

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Comments