Luisina Persico (CC)

El argentino Patricio Garino firma para Orlando Magic

Marcus Georges-Hunt también se une a los de Florida

El argentino Garino, ante su gran oportunidad en la NBA con Orlando Magic - Luisina Persico (CC)
El argentino Garino, ante su gran oportunidad en la NBA con Orlando Magic – Luisina Persico (CC)

De cara a los últimos cinco partidos de la actual temporada, Orlando Magic completa su roster de 15 jugadores con las firmas del argentino Patricio Garino y Marcus Hunt, jugadores que el último tiempo se destacaron en la D-League para los Austin Spurs y Maine Red Claws respectivamente, y cuyos rendimientos le valieron su arribo a la NBA.

Los dos jugadores firmarán por lo que resta del presente curso y tendrán contratos con salarios no garantizados durante la temporada 2017-2018. Asimismo, la franquicia de Central Florida acordó renunciar a los derechos que tenía sobre el escolta C.J. Wilcox, el cual sufrió muchas lesiones a lo largo del año.

Del lado de Garino, el jugador argentino que jugó para la Universidad George Washington, ya jugó en la Liga de Verano pasada para el Magic, para luego participar de la pretemporada con los San Antonio Spurs y recaer en el equipo Austin Spurs de la Liga de Desarrollo. Allí ha disputado 49 juegos, 46 como titular, teniendo un buen nivel con 11.3 puntos por partido y una efectividad en tiros de tres del 43%.

Por parte de Hunt, con el equipo de los Maine Red Claws obtuvo 15.8 puntos por juego y un 39% desde la línea de triples. Todo ellos en 45 juegos disputados. Cabe decir que Marcus Georges-Hunt ya estuvo en un equipo NBA esta campaña por 10 días, los vecinos Miami Heat, pero no llegó a disputar ni un segundo de juego y regresó a la D-League.

Con cinco juegos por delante en lo que resta de la temporada y sin ninguna posibilidad por quinto año consecutivo de participar de los Playoffs, al Magic no le queda más alternativa que pensar en el futuro y con la firma de estos dos jugadores otra vez tiene a su plantilla completa. Garino y Hunt serán los n° 14 y 15 en la rotación de un equipo extremadamente joven que el hoy entrenador Frank Vogel tiene como prioridad principal desarrollar, sobre todo desde lo mental, para ser competitivos y dejar de ocupar así los últimos lugares de la Conferencia Este.