DeMarcus Cousins. Fuente: Wikipédia (CC)

La temporada de DeMarcus Cousins en NOLA

Optimismo con Cousins en Nueva Orleans

DeMarcus Cousins ha cuajado una buena temporada en los Pelicans. Fuente: Wikipédia (CC)
DeMarcus Cousins ha cuajado una buena temporada en los Pelicans. Fuente: Wikipédia (CC)

DeMarcus Cousins ha estado en Nueva Orleans desde el All-Star, dejando una imagen para el recuerdo cuando se enteró que había traspasado a la franquicia de Louisiana. Los rumores eran ciertos, la pareja interior más brutal de la liga estaba en Nueva Orleans y había mucho hype alrededor y cuestionado si los dos mejores interiores del mundo podían jugar juntos y compenetrarse sin estorbarse. Pues bien, tras unos pocos partidos de aclimatación al equipo, ciudad, con un Mardi Gras de por medio y un esquema de juego que no favorece mucho al estilo de ambos, parece que Cousins está listo para arrasar al lado de Anthony Davis.

Es cierto que Cousins no empezó con buen pie, sus primeros partidos supusieron derrotas a pesar de que lo intentaba, pero no se ganaba. Además dio la casualidad de que se perdió el partido contra Detroit y se ganó holgadamente. En total, hasta la primera victoria frente a los Lakers, sumó un 0-4, lo que hizo que los Playoffs se alejaran y se pusiera en duda si se hizo bien en traspasar a Buddy Hield y una primera ronda por Cousins. 

Actuación de DeMarcus Cousins

Los números de Cousins en cuanto a anotación han sido bastante irregulares, marcando su career high en NOLA en 41 puntos. Mientras que su anotación ha disminuido 3.4 puntos con respecto a Sacramento, sus rebotes han incrementado casi 2 por partido, compensando esa carencia anotadora. Es muy difícil que teniendo a Davis en la pintura no afecte y se baje la anotación, al igual que le ha pasado al propio Davis, pero eso no quiere decir que no se complementen, al contrario.

Los números de Cousins con NOLA son los siguientes: 24,4 puntos por partido, 12.5 rebotes por partido, 3.9 asistencias por partido, 1.5 robos, 1.1 tapones y 3.6 pérdidas y 4.4 faltas personales por partido, con un 45.2% de TC y 37.5% T3. 

Cousins y Davis juntos, a pesar de un mal inicio han formado un dúo brutal que ha hecho que los Pelicans desplieguen un mejor juego. Cousins ha jugado 17 partidos con los Pelicans esta temporada, con un balance de 7 victorias y 10 derrotas. Suman un DefRtg de 99.6, una de las mejores defensas de la liga y un OffRtg de 102.5, también uno de los peores ataques de la liga. Todo ello con un NetRtg de +2.8, una muy buena cifra para unos compañeros, que si bien son conocidos, aún tienen que perfeccionar su juego. En equipo, su OffRtg es de 105 y su DefRtg de 101, lo que significa que tiene un NetRtg de +4.0.

Cousins ha aportado mucho al equipo, ha resuelto el dilema del pívot y ha acabado con el small ball. Su fichaje además complica los minutos, ya escasos, de Asik y Ajinça y supone que Motiejunas no tenga ninguna oportunidad de renovar con el equipo. Además supone una complicada mejora para el rookie Diallo si lo miramos por el lado de los minutos, pero entrenar al lado de Cousins y Davis debería ser muy motivador para el jugador marfileño.

Para ser su primer año, y ni eso porque solo ha estado un par de meses en Nueva Orleans, sus números son muy buenos e invitan al optimismo. Más allá de lo méramente estadístico se ha podido comprobar que no se estorba con Davis, algo que creó un cierto cuchicheo en las redes sociales porque veían que 2 tipos tan acaparadores de balón no podían juntarse, pero viendo los partidos vemos como su compenetración es de 10.

La buena muñeca de DMC ha hecho que esta temporada haya sido su temporada más prolífica desde la línea de 3 puntos, anotando más de 2 triples de media por partido y con un 37.5% de acierto, números muy buenos para un pivot. Además encadenó varios partidos anotando más de 5 triples por partido, una locura. También con los Pelicans ha estado cerca de su primer triple doble con su nuevo equipo, quedándose a una asistencia frente a Denver.

Sus asistencias han bajado de 4.8 en Sacramento a 3.9 en Pelicans, pero no hay nada de lo que alarmarse porque es su temporada de adaptación. En cuanto a tapones no se aprecian diferencias y en pérdidas ha bajado, pero son datos que con solo 17 partidos jugados no se pueden apreciar como debería. Una cosa que debe mejorar es su temperamento, aunque muchas veces sea justificado por faltas inexistentes o faltas que no se le pitan, pero tiene un problema con las faltas técnicas y eso puede hacer que los Pelicans sufran en la temporada y este se pierda algún partido por su fuerte carácter.

La temporada se acabó para él cuando se confirmó que los Pelicans estaban matemáticamente fuera de Playoffs, tras el partido contra Nuggets. Además, Dell Demps, GM de los Pelicans, ha confirmado que estaba jugando con grandes dolores los últimos partidos por lo que podemos esperar que sus números aumenten al inicio de la siguiente campaña.

Futuro del jugador

A Cousins le queda esta temporada de contrato, una temporada en la que si el equipo marcha bien y se alcanzan los Playoffs se debería pensar su continuidad y poder renovar con un equipo que le quiere y con unos aficionados que están con él desde el primer momento. Además tiene el apoyo de Davis, su gran amigo y que seguro que intenta convencerle para que se quede y el proyecto continúe viento en popa.

Con Cousins a un gran nivel como el mostrado y manteniendo sus números, se puede esperar que los Pelicans tengan un gran futuro el año que viene a poco que las cosas salgan medianamente bien en la agencia libre. Siempre cabe la posibilidad de una mejora de Cousins en cuanto a puntos pero será difícil compartiendo zona con Davis que aumenta su peso en el equipo cada año de forma exponencial. Aún así, el equipo debería ser una piña y las buenas relaciones entre las dos superestrellas deberían llevar a buen puerto a unos Pelicans que se merecen una alegría y entrar en Playoffs después de dos años para olvidar puede ser la mejor de ellas.