Nil Alemany (SB)

El primer año de Luke Walton como entrenador jefe en la NBA

Este es el balance como líder de los Lakers

Luke Walton ha vivido una primera temporada irregular como entrenador de los Lakers. Nil Alemany (SB)

El inicio de los Lakers bajo la mano de Luke Walton fue espectacular. Los angelinos brillaron por encima de sus posibilidades, y se situaron durante semanas con un récord positivo, algo que no ocurría desde hace bastantes temporadas. Poco a poco el equipo cayó en declive, las lesiones, y el bajón de rendimiento lastraron a una franquicia que decidió tras el All-Star que debían de perder esta temporada definitivamente, y por ello traspasaron a Lou Williams, su mejor jugador, para tratar de no perder esta ronda del Draft. La palabra tanking se ha instaurado en la franquicia durante las últimas dos temporadas, y esta vez no iba a ser menos. A pesar de ello, durante la última semana de competición, y quién sabe si pegándose un tiro en el pie, los Lakers han ganado 4 partidos, que puede costarles perder su ronda del Draft en beneficio de Philadelphia.

A pesar del negativo balance de la franquicia californiana, su técnico nunca ha estado ni mucho menos cuestionado, de hecho, tanto el nuevo GM de la franquicia Rob Pelinka, como Magic Johnson, nuevo director de operaciones deportivas del equipo, han confirmado lo que todos ya sabíamos. Los Lakers no podrían tener un mejor entrenador que Luke Walton, un técnico deseado por muchas franquicias durante los últimos meses, y que eligió el proyecto de los Lakers por sus sentimientos hacia la franquicia con la que ganó dos anillos como jugador.

Walton es un entrenador jefe primerizo, novato, a pesar de haber tenido el honor de dirigir durante 2 meses al mejor equipo de la historia en una regular season, con un récord de 28-4 en su haber mientras Walton dirigió a los Warriors en ausencia del entrenador principal Kerr por enfermedad mientras era su ayudante. Desde ese momento, todo el mundo sabía que el futuro de Walton pasaba por los banquillos, pero no como un ayudante, sino como entrenador jefe. Numerosos equipos intentaron hacerse con sus servicios, pero fueron los Lakers los que convencieron al californiano, de esta manera, Walton volvía a la franquicia que le drafteó en 2003, donde ganó dos anillos y donde jugó 9 temporadas. A continuación, lo que todo lector quiere leer, vamos allá con un listado de Pros y contras de lo que se ha visto de Luke Walton dirigiendo a su equipo durante esta primera temporada en los Lakers, su primera experiencia como entrenador jefe en la mejor liga del mundo.

Aspectos positivos:

Su mano con el grupo: Desde el primer día que se anunció su llegada al banquillo de los Lakers, el ex-jugador de la franquicia angelina se ganó el respeto y aprecio de todos los jugadores; especialmente positivo ha sido el trato personal que ha dado a los jugadores más jovenes del equipo, los cuales sabe Walton que serán los que le van a dar de comer baloncestisticamente hablando en el futuro a medio-largo plazo. Su relación con la young core siempre ha sido de un respeto y admiración mutuo. Los jugadores matan por él, y él mata por los jugadores.

Walton los ve a todos como cuando él estaba en sus primeros años en la NBA, y sabe que esos chicos con el tiempo pueden todos llegar a ser grandes jugadores en la NBA, y porqué no, ayudar a la franquicia a volver a la época gloriosa. Esta temporada no ha habido ningún rumor, ningun problema importante en el vestuario de los Lakers ni sobre las desavenencias con el propio entrenador. Las rencillas del pasado por el asunto de Young-Russell se han olvidado o superado. Tampoco nadie discute su importancia dentro de la franquicia, desde los propios jugadores hasta cualquier directivo de la franquicia. Todo el mundo tiene claro que Walton es el hombre indicado para dirigir a esta franquicia durante los años venideros.

Mayor peso en la rotación de los jóvenes talentos provenientes de los últimos Draft: Desde un primer momento, Walton fue apostando por los jóvenes, en un proceso que fue cambiando conforme iba avanzando la temporada.

D’Angelo Russell se hizo con un hueco como titular desde el primer entrenamiento, Julius Randle siguió siendo un fijo en la pintura, mientras que se trató de proteger a Brandon Ingram durante los primeros meses, pero su presencia en pista ha sido muy destacada. Es el rookie que más minutos promedia, cerca de 30 por partido. Finalmente, Ingram sentó a Deng, y empezó a ser el alero titular conforme la temporada iba avanzando.

Quizás uno de los jugadores que no han sido aprovechados del todo ha sido Larry Nance, y es que, si bien es cierto que sus minutos se han visto aumentados respecto a la pasada temporada, es uno de los jugadores que menos aparece en las stats, pero que más cosas positivas hacen por el equipo, y debería de haber contado con mayor presencia en la rotación de Walton, tanto como 4, como de 5.

El caso de Zubac es desde mi punto de vista, el que mejor ha sabido manejar Walton. El joven pívot serbio empezó como tercer jugador para esa posición, compartiendo entrenamientos con sus compañeros, y jugando con D-Fenders en D-League, para ir consiguiendo experiencia, mejorar su juego, hasta hacerse con un hueco fijo en la rotación a principios de año. El paso por la D-League le valió como experiencia para ir consagrándose como un joven talento. Desgraciadamente su temporada ha terminado dos semanas antes que la de sus compañeros por una lesión de tobillo, pero Zubac llevaba prácticamente desde el All-Star establecido como el center titular de la franquicia. Ya nadie duda de que Zubac puede llegar a ser un verdadero robo del Draft para estos Lakers, muchos equipos se lamentan de como pudo haber sido seleccionado tan atrás (#32 de la clase del 2016)

Un estilo de juego ofensivo más atractivo: Pese a que el actual récord de los Lakers no dista mucho del conseguido por la franquicia el año pasado (8 victorias más, no es un balance alentador, pero si mejora lo visto durante los últimos años), cualquiera que les haya visto jugar, ha encontrado en estos Lakers un estilo de juego ofensivo más atractivo, con una transición de balón más rápida, con movimientos más efectivos. Efectivamente, Walton ha tratado de llevar a sus Lakers el estilo que Steve Kerr ha impuesto en los Warriors desde su llegada, con matices, pues obviamente los jugadores deciden los sistemas de juego. Walton ha encontrado en Randle un ‘mini Green’, y en sus jugadores de perímetro encontró el juego exterior del que tanto presumen en la Bahía, y que les ha llevado al éxito. A pesar de ello, el movimiento de balón del equipo decayó conforme la temporada avanzaba.

Aspectos negativos

La defensa: A pesar de que los Lakers no cuentan con ningún jugador que especialmente se prodigue en labores defensivas (los que mejor lo hacen son interiores, y precisamente los suplentes, Larry Nance, Thomas Robinson y Tarik Black…), la defensa de los Lakers durante esta temporada ha dejado mucho que desear, tanto en aspectos técnicos como tácticos. No es algo nuevo para los aficionados de los Lakers, que desde Mike Brown no ven a su equipo defender, pero es algo preocupante puesto que ninguno de los últimos tres entrenadores han sido capaz de corregir.

Puedo aceptar que los Lakers no tengan jugadores que sean especialistas defensivos, e incluso que por ello se pierdan partidos a veces, pero no se puede consentir humillaciones continuas, como las que han recibido los Lakers durante algunos partidos esta temporada, al encajar en varias ocasiones diferencias cercanas a los 40 o 50 puntos, y recibir en varias noches más de 130 puntos por partido, una barbaridad. Los Lakers son el tercer peor equipo defensivo de la NBA, tan sólo con mejores registros que Brooklyn y Phoenix.

Es el aspecto más a mejorar de cara a la próxima temporada, quizás sería necesario incluir en su staff técnico algún ayudante con especialidad en el juego defensivo. La defensa sigue siendo un problema, y la situación no ha cambiado con Walton, siguen siendo tan frágiles como ya lo eran con Mike D’Antoni y Byron Scott. Walton debe pensar una solución a este problema. Evidentemente, los Lakers deben buscar un especialista defensivo en el perímetro, y mejorar el nivel defensivo de sus jugadores.

Los pocos minutos de D’Angelo Russell hasta el All-Star: Si, es cierto que esta temporada Russell ya era titular, y se había asentado ahí, pero sus minutos se vieron considerablemente aumentados tras el All-Star. Hasta entonces, había noches que el Angelito tan sólo jugaba poco más de 20 por noche, en detrimento de Lou Williams o Jordan Clarkson. La salida de Lou Williams, por dolorosa que fuera, era necesaria para dejar a éste, y Clarkson desarrollar su juego sin tener un compañero de perímetro capaz de tirarse cerca de 15-20 tiros por noche. La próxima temporada será la de graduación para Russell. De momento, en esta su rendimiento ha crecido, y se ha demostrado que su juego en la NBA parece ser más un escolta que de un base, veremos que depara el futuro para él.

Excesiva dependencia en el dúo Clarkson-Lou Williams: Hasta el traspaso de ‘Lucifer’, el equipo tenía una dependencia evidente para la anotación en el dúo Clarkson-Lou Williams. A partir de la salida del escolta de Tennessee de la franquicia rumbo a Houston, el juego cambió, y D’Angelo cobró un protagonismo mucho más elevado, aumentando sus números ofensivos. La próxima temporada, Walton debe de aumentar sus registros como entrenador, asumiendo un papel más importante de los jugadores interiores del equipo, y dotando al equipo de mayor precisión a la hora de ejecutar el pick&roll.

En definitiva, ha sido una buena temporada de estreno para Walton como entrenador de la franquicia angelina teniendo en cuenta de lo que disponía, las lesiones, y el traspaso de Lou Williams (que a buen seguro ha restado varias victorias a los Lakers), pero la próxima temporada, debe ser su temporada de graduación, en la que demuestre realmente el entrenador que es.

En próximos capítulos… ¿Qué debe mejorar Luke Walton para convertirse en un entrenador TOP de la NBA?