Sergio Llull Real Madrid, pura confianza. (Foto: Euroleague)

Sergio Llull: «Espero que mi mejor momento esté por llegar»

“conseguir ser mejor jugador cada año”

Sergio Llull
Sergio Llull Real Madrid, pura confianza. (Foto: Euroleague)

El base español del Real Madrid, Sergio Llull, está atravesando un gran momento de confianza y eso se ve reflejado en el campo. Ya en incontables ocasiones hemos visto como el jugador menorquín resultaba decisivo para que su equipo se hiciese con la victoria. La última, los 19 puntos en un cuarto en Euroliga. 

Es por ello que toda la afición del Real Madrid e incluso la plantilla se ha ganado el derecho a tener la ilusión de repetir la gesta de hace dos años y volver a ganarlo todo. Y por supuesto, Sergio Llull es el primero que tiene ese objetivo en mente.

«Vamos a trabajar muy duro por ello. Me gustaría que el final de temporada fuera la de un equipo con todos los trofeos. Sería repetir un año histórico que ya logramos hace unos años, aunque sabemos que es muy difícil. Pero somos el Real Madrid, somos grandes y el objetivo es llegar a finales y ganarlas»

El base menorquín también habló en unas declaraciones de un evento de Red Bull sobre su gran estado de forma, con el que está dominando Europa. Y aunque si reconoce que se encuentra en uno de los mejores momentos de su carrera, también dice que espera seguir mejorando.

«Creo que sí es uno de los mejores, aunque siempre digo que espero que mi mejor momento esté por llegar. Yo voy a seguir trabajando para que así sea y lograr más títulos. El objetivo es conseguir ser mejor jugador cada año, así que trato de pulir todas las áreas de mi juego para ayudar al equipo.»

Finalmente, Sergio Llull habló sobre los tiros complicados que realiza y que ya son conocidos como las mandarinas. Sobre ellos, el jugador ha querido dejar claro que es gracias al trabajo y a la confianza de sus compañeros.

«Esos tiros son un poco ‘mandarina’ y otro poco entrenamiento, aunque cuando entran tantos significa que hay trabajo detrás. A veces son tiros complicados, en momentos de tensión, un poco inverosímiles, pero la confianza que me dan compañeros y técnicos ayuda a que salgan bien