Caris LeVert, no todo en la NBA es anotación

Siempre hay tiempo para mejorar

Caris LeVert, con Michigan - MGoBlog (CC)
Caris LeVert, con Michigan – MGoBlog (CC)

La NBA moderna cada vez se basa más en guards anotadores donde los pívots han perdido la importancia y el small ball tiene un sitio ganado en las pizarras de los entrenadores como recurso. La cuestión de los exteriores anotadores puede confundir a más de uno, y sobre todo, a los aficionados, los cuales vamos a mencionar seguro en este análisis dedicado a Caris LeVert.

Anotar no es el único criterio a tomar en cuenta hoy en día para la liga, aunque sí uno de los más importantes. El que escribe ha leído varias veces ya cómo al ex jugador de Michigan se le pide un paso adelante en anotación, sin empatizar antes con su situación, y con otra cosa más importante: un jugador no elige en qué mejora. Es el caso de Caris LeVert, novato y visto ya como una de las mayores esperanzas de su equipo (que no tiene muchas más alternativas), pese a no tener experiencia y tampoco ser un jugador NBA-ready al llegar a la liga, más por su historial de lesiones que por otra cosa.

Se le está haciendo espacio, sacando como titular, y todavía no ha desarrollado una base de juego de anotación para un exterior. No obstante, vamos a dejar la anotación para lo último, y vamos a discutir en primer lugar las facetas del juego donde el ala supone un plus para su equipo.

Organización

Y es que el pase de nuestro analizado no es ninguna broma. Cuando el balón está en sus manos, no hay nada de qué preocuparse, pese a que sea un novato. LeVert te da muchas posibilidades en ataque, como penetrar y sacar el balón con su explosividad y nada despreciables fintas de tiro, e incluso ser el hombre que lleve el balón en el pick&roll. Aquí es donde su tamaño vuelve a proporcionarle ventaja sobre sus rivales, dado que al ser alto, puede ver por encima de los contrarios y encontrar el mejor pase para el hombre roll, o cualquiera que se encuentre en la zona o esquinas. El propio Kenny Atkinson lo afirma:

«Con lo que estoy realmente impresionado es con su habilidad en el bloqueo y continuación. Él puede pasar el balón».

Recordemos que LeVert, pese a sus dos años de lesión en la universidad, estaba realizando buenos promedios en asistencias, hasta llegar a alcanzar los bagajes de 16.5 puntos, 5 asistencias y 5 rebotes en su último año, donde solo pudo disputar 15 encuentros. Ahora, en la NBA, posee el segundo mejor porcentaje del equipo en pases que terminan en asistencias o resultados positivos, solo detrás de Jeremy Lin, según Basketball Insiders.

Donde también acertó Kenny Atkinson, junto con su equipo de ojeadores, al elegir a Caris LeVert en la posición número 20 del pasado Draft, fue en su capacidad de pasar en transición. No olvidemos que el conjunto neoyorquino tiene el mayor ritmo de juego (pace) de toda la liga, mayor incluso que el de los Golden State Warriors, con un bagaje de 101.4 posesiones por 48 minutos de media. Esto lleva a que los Nets cometan muchas pérdidas al no tener jugadores de gran calidad organizadora, pero también posee ciertos puntos positivos que serán los que destaquen cuando Kenny Atkinson pula el sistema con jugadores a su gusto: las transiciones. Caris LeVert es uno de los jugadores idóneos pasa pasar el balón en este tipo de jugadas, incluso para anotar, el llamado estilo run-and-gun.

Defensa

Caris LeVert ha sorprendido, de momento, más por su defensa que por su ataque. Procede de la nueva camada de guards de esta generación, altos y delgados, pero con capacidad de aumentar su fuerza en el gimnasio. Cuando decimos que en la nueva camada vienen guards de este estilo, pensad en Frank Ntilikina, que posee más o menos el mismo tamaño que LeVert, del tipo de bases que a los Nets le gustan, altos, defensivos y con capacidad de pase. Si buscaban eso en Caris, han dado en el clavo.

Traducción de los robos de LeVert de NCAA a NBA

Caris LeVert Minutos Robos Robos / 100 posesiones Robos / 40 minutos
3º año NCAA 35.8 1.8 3.3 2
4º año NCAA 30.9 1 2 1.3
1º año NBA 20.7 1 2.2 1.93

Con su altura de 6′ 7» pies (1,98 m), es capaz de defender como exterior alto a jugadores ya consagrados en la NBA. No es raro ver jugadas suyas robando un balón y terminando con un mate para dar un impulso al equipo. Es un robo el que promedia en 20.7 minutos este año, igualando el bagaje de su última campaña en la NCAA con Michigan, donde lo hacía en 31 minutos. Actualmente, sus robos por minuto exceden los que cometía en sus totales con los Wolverines. En su mejor año en lo que a defensa se refiere, el tercero en la universidad, consiguió llegar a los 1.8 robos en casi 36 minutos de juego, y esta faceta es una de las que mejor se ha traducido a la liga. Veamos un ejemplo de su explosividad y rapidez en defensa:

«Realmente, lo que nos sorprendió primero, antes de su ataque, fue su versatilidad defensiva y su IQ. Y eso es difícil para un novato», dijo Kenny Atkinson, su entrenador en Brooklyn.

Que lidere a su equipo en desvíos de balón por minuto y esté en el top 25 de la liga en esta categoría entre los que han jugado más de 500 minutos dice mucho. También es un avance y confianza puesta en él que Kenny Atkinson confíe desde el inicio en el jugador, sacándole en el puesto de alero y no en el de escolta, donde además de poder amasar más balón, tendría más fácil la defensa. Este puesto le vino de perlas cuando el entrenador de Brooklyn comenzó a colocar a Rondae Hollis-Jefferson en el puesto de ala pívot titular, y convertir así su quinteto en algo más del estilo small ball.

Anotación

Finalmente, vamos a hablar de la faceta que más le está costando a Caris LeVert traducir al juego de la mejor liga del mundo, su tiro. Realmente no se pensaba que esto fuese a ocurrir, dado que LeVert era uno de los mejores jugadores all-around que podíamos encontrar en el pasado Draft, y que algo de lo más destacado era su tiro.

Traslado del tiro de Caris LeVert de la NCAA a la NBA

Caris LeVert Minutos % acierto total % acierto tiros de dos % acierto triples % acierto tiros libres
3º año NCAA 35.8 42.1% 43% 40.5% 81%
4º año NCAA 30.9 50.6% 54.6% 44.6% 79.4%
1º año NBA 20.7 43.4% 58.3% 29.2% 69%

Ahora, nos chirría que solo sea capaz de promediar un 29.2% desde el perímetro (que contrasta con un gran 40.1% de los 4 años en la NCAA, o el 44.6% de su última campaña con los Wolverines), pese a sí mejorar su porcentaje de tiros de dos, 58.3% este año frente al 54.6% de los 15 encuentros que pudo disputar en la pasada temporada con Michigan. Tampoco es normal que tire más de tres (3.1 intentos por partido) que de dos (2.9 tiros por partido), vistos los obvios resultados. El tiro libre tampoco está siendo su especialidad, con un 69% de acierto, pese a sus bagajes de 81% y 79.4% de su últimos dos años en la NCAA. La ofensiva, sin embargo y según el propio jugador, se parece a la que usó en NCAA por el sistema de juego, por lo que sigue pareciendo rara su inconsistencia en el tiro:

«Mi ataque en Michigan era muy parecido al que ponemos en práctica aquí. Así que pienso que me preparó. Teníamos muchos chicos que jugaban en la posición de alero, jugaban en la posición de guard. Jugábamos con cuatro fuera, uno dentro (de la zona), tal y como hacemos aquí, así que es realmente similar».

Pero, visto desde otra perspectiva, es normal que un rookie no sea capaz de trasladar una faceta de su juego a la NBA, o que le lleve tiempo, a no ser que sea LeBron James, Kyrie Irving, Anthony Davis, o uno de esos bestias. Caris ha mostrado destellos en ataque, como su partido de 17-6-5 ante los Pelicans con 6-6 en el tiro que le convirtió en el primer novato desde el 1982 (Charles Barkley) en conseguir un 15-5-5 con un 100% de acierto en el tiro. Y bueno, digamos que sus fintas de tiro son otro aspecto a tener muy en cuenta. No es el único aspecto destacable en su ataque, aunque sí uno de los más reseñables, que lo convierten en un jugador más desequilibrante. Aquí deja por los suelos a Paul George, gran defensor (y no es el único ejemplo):

La mayoría de partidos en los que anota 10 o más puntos, también hay que decirlo, suceden con buenos porcentajes, así que nos decantamos por, simplemente, la inconsistencia que suele mostrar un novato. Os dejamos un vídeo con uno de sus mejores partidos en tiro, contra los Sacramento Kings, donde demuestra lo que puede llegar a hacer cuando está enchufado:

Tras sí ser capaz de desarrollar su pase y su defensa, y tener mucho margen de mejora en los mismos, él mismo describe el que será su próximo paso en su juego:

«Sentirme más cómodo con la línea de tiro de la NBA. Creo que este verano será grande para mí».

Esta es la clave de todo. La mentalidad del jugador es fuerte, y es el primer paso y más importante para mejorar. Caris LeVert ha demostrado mucho, que debería servir para cerrar la boca a los aficionados que piden más durante esta temporada, y no simples mejoras en anotación que sigan aumentando el hype. En silencio, LeVert se ha convertido en un pasador y defensor bastante aceptables, con mucho potencial de mejora. ¿Su tiro? Sí, es cierto que debe mejorarlo, pero poco hay que preocuparse, de momento, poseyendo el gran equipo de entrenadores que ha conformado el GM y ex alumno de San Antonio Spurs Sean Marks, o tener como entrenador a uno de los mejores desarrolladores de guards de los últimos años, Kenny Atkinson.

Comments