Deebo, crítico con las decisiones arbitrales. Fuente: Keith Allison (CC)

Los Raptors demuestran su superioridad en Dallas

TORONTO RAPTORS 94-86 DALLAS MAVERICKS

DeMar DeRozan volvió a ser pieza clave de los Toronto Raptors/Keith Allison (CC)

Los Toronto Raptors llegaban a Texas con la firme intención de seguir optando a entrar en el podio de la Conferencia Este; pero los Mavericks, motivados tras la victoria ante los Clippers, seguían queriendo terminar de exprimir todas sus opciones de clasificarse para los PlayOffs.

Carlisle volvió a repetir la jugada de Ferrell desde el banquillo mientras que los canadienses contaban con la baja, además de la ya sabida de Lowry, de Carroll.

Los visitantes fueron mejores durante todo el primer tiempo. Salvo Harrison Barnes (15 puntos en la primera parte) y detalles puntuales de Yogi Ferrell y Nerlens Noel, los Mavercicks no conseguían hacerse con un ritmo de juego que les fuera buen; por otro lado, los de Casey encontraban con facilidad a sus tres puntales: DeMar DeRozan, Serge Ibaka y Jonas Valanciunas; con Patterson y Powell aportando desde el banquillo. Los Raptors se alejaban poco a poco en el electrónico funcionando como una máquina bien engrasada y solo el talento indivual texano hacía que al descanso solo hubiera 10 puntos de diferencia con un marcador totalmente remontable. (44-54).

Ambos conjuntos salieron muy espesos de los vestuarios, errando muchos lanzamientos y sin moverse la ventaja visitante. Los Mavericks sufrieron la mala noticia de ver como Wesley Matthews se retiraba a los vestuarios por problemas físicos, aunque volvería minutos después sin aparentes problemas. Harrison Barnes sostenía a los suyos pero sin poner en serios apuros a unos Raptors que siempre tenían un cierto colchón de puntos. DeRozan seguía demostrando por qué está en la élite de la NBA y Toronto llevaba al último parcial con una ventaja, de nuevo, de 10 puntos tras un gran triple lejano de J.J. Barea sobre la bocina.

Cada posesión era importante en los últimos 12 minutos; y los Raptors comenzaron de la mejor manera posible con 5 puntos seguidos que ponía un +15 a su favor que cambiaba, y mucho, el panorama del partido. Unos grandes minutos de Devin Harris pusieron más intensidad al encuentro apretando como hacía mucho que no se veía el marcador. La dinámica positiva de los Mavericks eclipsó a los canadienses por un momento; pero dos canastas de Ibaka devolvieron el partido al que había sido la realidad: con los Toronto Raptors rondando los dobles dígitos de ventaja. El desacierto desde el triple de los Mavs les condenaba cada vez más y más con el paso de los minutos, terminando el partido con una victoria tan justa como igualada para los visitantes.