Adrián Rodríguez (SB)

La ética de trabajo de Kobe Bryant y su influencia en Los Ángeles Lakers 2017

D'Angelo Russell, Jordan Clarkson y Julius Randle siguen sus pasos

Kobe Bryant, ese jugador polémico, odiado por unos y amado por otros, sin lugar a dudas uno de los mejores jugadores de todos los tiempos, su posición en la historia varía según quién intente ordenar (hay que ser osado a veces…) a tantos jugadores legendarios. Pero lo que sí se ha ganado Kobe a lo largo de 20 temporadas en la NBA es ser el jugador con mejor y más obsesiva ética de trabajo conocida en la mejor liga de baloncesto del mundo.

La ética de trabajo de Kobe Bryant 🐍

La obsesiva ética de trabajo de Kobe Bryant ha influido, sin duda, en gran parte de su éxito como jugador - Albertizeme (cc)
La obsesiva ética de trabajo de Kobe Bryant ha influido, sin duda, en gran parte de su éxito como jugador – Albertizeme (cc)

Un jugador que entrenaba cuatro horas diarias en temporada regular (en verano era el doble), y que tiene un sinfín de anécdotas para admirar. Capaz de estar esperando a que alguien le abra el pabellón de entrenamiento desde las 5 de la mañana, metido en el coche, y cuando el primer operario se digna a hacerlo a las 7:30, junto a Phil Jackson, Kobe no dude en pedirle a su entrenador unas llaves del mismo para que no vuelva a ocurrir. O como el propio O’Neal, fue testigo del método de entrenamiento de La Mamba Negra, asegurando en su libro, que Kobe Bryant entrenaba a veces tiro y bote, pero sin balón… buscando cada detalle técnico, buscando la perfección.

Pero quizás la historia más famosa es la contaba por «Rob», preparador físico de la selección de Estados Unidos, que tras conocer a Kobe e intercambiarse los teléfonos, tuvo la mala idea de decirle a la estrella de Los Lakers… «si quieres un tratamiento privado, a cualquier hora, no dudes en llamarme», algo que Bryant siguió al pie de la letra, y llamó al bueno de Rob al día siguiente a las 3:30 de la madrugada, preguntándole si tendría algún problema en ir a ayudarle al pabellón de entrenamiento.

Una vez llegó, vio allí a Kobe lanzando a canasta, y sudando a chorros…  Debía llevar allí ya un buen rato. Rob ayudó a Bryant en torno a una hora y cuarto con los lanzamientos a y 45 minutos más de físico en el gimnasio. Al terminar, Rob dejó solo a Kobe en el pabellón y regresó a su plácida cama, lamentando que el entrenamiento del Team USA fuera a las 11:00 de ese mismo día.

Al llegar de nuevo a la pista de entrenamiento, tras haber desayunado placenteramente en el hotel, vio como jugadores de la talla de LeBron James, Carmelo Anthony o Kevin Durant estaban calentando previo al entrenamiento, pero se sorprendió al ver de nuevo a Bryant lanzando a canasta. Se acercó y le preguntó:

Rob: Buenos días, ¿a que hora terminaste?

Kobe: ¿terminar el qué?

Rob: Me refiero a qué hora dejaste de entrenar anoche

Kobe: Oh, pues justo ahora, me propuse encestar 800 tiros y acabo de terminar

Existen muchas más anécdotas sobre la constancia del trabajo y esfuerzo de Kobe Bryant. Una temporada la de 2013 con 35 años, que se puede resumir en jugar 40 minutos cada noche, entrenar y entrenar para no sufrir lesiones, masajes a altas horas de la noche, baños de hielo en vez de cama y sueño en las noches de back-to-back, y acabar lesionándose del talón de Aquiles aquella noche que todos recordamos ante Golden State Warriors. Pero centrémonos en la actualidad, Los Ángeles Lakers del 2017.

Influencia de la ética de trabajo de Kobe Bryant en los actuales Lakers 2017:

Sin duda alguna, muchos de sus compañeros han sufrido este carácter competitivo y obsesión por mejorar, pero muchos otros han aprendido de él y se han beneficiado al intentar seguir su ritmo. Por supuesto, los actuales Lakers, tan jóvenes y sin experiencia, tienen una gran influencia de la ética de trabajo de Kobe Bryant, ya que todos excepto Brandon Ingram e Ivica Zubac, han estado al menos una temporada jugando y entrenando a su lado.

Julius Randle 🐗

Kobe Bryant cambió la forma de ver los entrenamientos de Julius Randle - SportsAcademyHQ (cc)
Kobe Bryant cambió la forma de ver los entrenamientos de Julius Randle – SportsAcademyHQ (cc)

«No soy muy hablador fuera de la pista. Quiero que mi ética de trabajo y el esfuerzo que pongo en el juego hablen por sí solas. No tengo que decir a nadie lo que estoy haciendo, sólo salir ahí fuera y hacerlo».

El jugador de Kentucky, seleccionado en la posición número 7 del Draft por Los Ángeles Lakers, ya llegó a la NBA con una buena rutina de entrenamientos, pero el estar toda la primera temporada lesionado, con continuo apoyo de Bryant en su recuperación, y otra temporada más, la última de Kobe, jugando a su lado ha influido muchísimo en su juego y en la manera de ver las cosas, sobre todo en el trabajo diario.

“Siempre que tengo alguna duda o alguna pregunta acudo a Kobe. Además, Kobe también me llama para felicitarme, para salir un día con él e incluso para trabajar juntos. La influencia que ha tenido Kobe en mí es más grande que cualquier otra durante toda mi carrera”

Hemos podido ver a Julius trabajar su tiro de media distancia repetidamente tras cada entrenamiento, habitualmente es el último jugador en abandonar la pista, al quedarse trabajando ese aspecto y los tiros libres alrededor de media hora más de entrenamiento. Un jugador que depende mucho de su físico, por supuesto ha aprendido que debe conocerse a sí mismo, y mejorar en todos los ámbitos del juego. Incluso uno de los mejores entrenadores de la historia del baloncesto, Popovich, pudo entrenar con el en el Select Team USA en el pasado verano y le sorprendió la manera de trabajar de Randle:

“No lo conocía del todo, y ahora que lo veo entrenar y esforzarse, tengo que decir que este chico es especial, entrena duro, escucha, se deja entrenar, y además es un tío muy divertido.”

Jordan Clarkson 🔪

Jordan Clarkson, otro ejemplo de la influencia de la ética de trabajo de la Mamba - Tim DiFrancesco (CC)
Jordan Clarkson, otro ejemplo de la influencia de la ética de trabajo de la Mamba – Tim DiFrancesco (CC)

El escolta elegido en la posición número 46 del Draft y posteriormente traspasado a Lakers en un gran movimiento de los angelinos, se ha convertido en uno de los «robos» del Draft en poco tiempo, siendo un cuchillo cortante y con un gran físico, pese a decepcionar en su evolución esta temporada, sobre todo en defensa. El pasado verano pudimos ver entrenar a Clarkson con el preparador físico Tim DiFrancesco, tanto en la playa como en el pabellón o el gimnasio. Horas y horas de entrenamiento diarias, sin permitirse irse de vacaciones fuera de L.A. en todo el verano, largo pues Lakers no jugó los Playoffs (mismo caso que D’Angelo Russell y el resto de jóvenes de la franquicia).

«Definitivamente quiero trabajar y mejorar continuamente. Intentaré compartir los consejos aprendidos con el resto del equipo, sobre todo los rookies, y quiero ser un ejemplo a seguir en la ética de trabajo, como lo fue antes Kobe Bryant. He aprendido muchas cosas de él que no voy a olvidar en el resto de mi vida»

D’Angelo Russell 😇

La influencia de Kobe Bryant podría abrirse paso en la cabeza de DLo a medida que su inmadurez vaya desapareciendo - Tim Johnson (cc)
La influencia de Kobe Bryant podría abrirse paso en la cabeza de DLo a medida que su inmadurez vaya desapareciendo – Tim Johnson (cc)

El hijo pródigo de Lakers, el que sale en las fotos junto a Kobe Bryant en la revista Slam, el jugador llamado a ser la estrella del equipo en los años venideros, D’Angelo Russell llega a la liga en la última temporada de Kobe Bryant en la NBA. Un paso de antorcha en Los Ángeles que Kobe asumió guiándole y dándole consejos. El base de Ohio State tenía 19 años y como era de esperar tuvo una temporada irregular y llena de altibajos, incluido un altercado con Nick Young, todo debido a su falta de cabeza e inmadurez. Pero poco a poco mientras madura como persona (aún le queda mucho…) se nota cómo el efecto de Kobe Bryant en su entrenamiento y ética de trabajo es notable.

El base suele ejercitarse en solitario, en largas sesiones de tiro y manejo de balón, pero además, ha «copiado» a La Mamba Negra en quedarse en los pabellones tras los partidos a seguir tirando, especialmente tras una mala noche. Tras sus 40 puntos ante Cleveland Cavaliers, su mejor marca como profesional en la NBA, Russell acudió a las instalaciones de El Segundo de los Lakers, para entrenar su tiro de media distancia, durante algo más de una hora, dato que nos hace ver que bajo esa apariencia quizás débil en determinadas ocasiones, y una inmadurez palpable, la ética de trabajo de Russell es buena, y debe mantenerse así, ya que una de las claves que di en mi artículo «5 claves para que D’Angelo Russell explote en la NBA» es precisamente ese físico.

El preparador físico de Lakers, Tim DiFrancesco, contó una anécdota sobre el base el pasado verano, donde le dice a Russell de que quedarían y empezarían los entrenamientos pretemporada tras un par de semanas de descanso al terminar la temporada, e inmediatamente el base le contestó:

«No quiero esperar, ¿qué motivo hay? ¿Qué mejor hay que hacer? Vamos a empezar ya»

Palabras que a Tim no sorprendieron: «Es algo que tú no puedes enseñar, sólo esperas que la persona con la que trabajas, tenga la determinación y ambición como para entrenar cuando, dónde y cómo sea»

Su propio entrenador Luke Walton lleva toda la temporada elogiando su método de entrenamiento:

«Llevo diciéndolo todo el año, está haciendo un gran trabajo de entrenamientos fuera y dentro de la pista. Ahora lo que tiene que conseguir es un hábito de ética de trabajo, y mantenerlo con el tiempo, se gane o se pierda, se juegue bien o mal, y él lo esta haciendo. Siempre hace trabajo extra antes y después de cada entrenamiento» .

Sin duda alguna, los jóvenes Lakers tienen mucho que mejorar y aprender aún, tras un prometedor comienzo de temporada con 10 victorias y 10 derrotas, vino el hundimiento, y ahora vuelven a luchar por un Nº1 del Draft muy deseado, al menos TOP3, ya que si no es así, perderían el pick en favor de Philadelphia 76ers. Pero la llegada de Magic Johnson, Rob Pelinka y un siempre alrededor aunque no lo parezca Kobe Bryant (¿le veremos con algún puesto específico la temporada que viene?) dan a estos diamantes por pulir una dosis de motivación extra. Estos jugadores, que han aprendido cómo se trabaja, cómo se entrena y cuál es el camino a seguir para llegar a ser grandes, conocen la teoría de la ética de trabajo de Kobe Bryant, ahora sólo falta aplicarla.