Fuente: Keith Allison (CC)

Mavericks, ¡no toquéis los picks!

Competir siempre; pero con cabeza

Mark Cuban
Mark Cuban, dueño de los Dallas Mavericks/ Keith Allison (CC)

Los Dallas Mavericks se están «destapando» en esta segunda mitad de la temporada como el equipo que sus aficionados esperaban que fueran; compitiendo contra el 80% de los rivales y ganando más que perdiendo. No discutiremos, porque ya han tomado su decisión, el hecho de que los texanos sigan compitiendo por una octava plaza que, probablemente, sería casi testimonial porque también puede haber aspectos positivos en esto. Pero en lo que sí podemos opinar es en la necesidad que tiene el equipo de Rick Carlisle en no cometer decisiones alocadas.

Y es que los Mavericks tienen una serie de jugadores buenos y con bastante futuro, dando la sensación (otra vez y no para esta temporada) de estar a un traspaso o a un buen verano de tener los PlayOffs como obligación y las semifinales de conferencia como mínimo objetivo. Pero, por otro lado, estos mismos Mavs están a un verano poco exitoso de pensar en el TOP5 del Draft (cosa que todavía podrían serlo este mismo año). Es decir, están a un traspaso por Rondo 2.0 o a la firma por larga duración de un Noah o Miles Plumlee (como han hecho Knicks y Bucks) de estar muchos años perdidos en un desierto como lo han estado las escuadras neoyorquinas; siendo poco competitivos, con poco dinero disponible y con menos rondas.

Es por eso que los dirigentes de los Dallas Mavericks deben andar con pies de plomo en los próximos años a fin de formar un equipo campeón poco a poco y sin prisas, como lo han hecho la mayoría de las franquicias que han terminado siendo campeonas.

Con esta dinámica, el punto en el que vamos a hacer referencia hoy y que, además, es probablemente el más importante de todos; es el Draft. Tras no tener la elección el pasado año —fue a parar a los Celtics por el trade Rondo, donde escogieron a Yabusele—, los Mavs tienen todas sus primas rondas y así deberían dejarlo. Y es que estas rondas son muy jugosas de mover en un traspaso que dé con los huesos de algún jugador en Dallas pero… ¿un trade es la solución? En mi opinión, no.

Ante el futuro tan incierto de este equipo, pueden estar abajo o arriba según desde donde tire el viento, tener tus propias elecciones del Draft te permite conseguir una salida ya vaya bien o mal la temporada. En verano sabrás que tendrás a una joven promesa en tu plantilla que podrá ayudarte en el futuro si has sido competitivo o que será la nueva esperanza texana si has estado abajo.

Además, no tienen por qué buscar el pick 1. Los jugadores como Harrison Barnes, Curry o Ferrell pueden competir todo lo que quieran ya que, por ejemplo, los Golden State Warriors ganaron el anillo y formaron un equipo contender con rondas cercanas siempre al TOP10 pero sin acercarse al tanking (Curry cayó en el 9, Thompson en el 11, Barnes en el 7), precisamente la zona en la que se encuentran ahora mismo los Mavs.

Esta sensación personal de que los Mavericks deben construir su futuro a partir de los jugadores que hay ahora y añadiendo las piezas del Draft sin necesidad de ir a por la primera elección aumenta cuando pienso en el mercado de agencia libre del futuro. Con un nuevo convenio donde será mucho más complicado fichar a jugadores contrastados y viendo como el mercado de Dallas ha sido insuficiente para atraer incluso en los mejores años de Dirk Nowitzki, hacer movimientos para el presente esperando que lleguen los Mike Conley, Paul George o Dwight Howard (en sus mejores años) en julio es, sencillamente, esperar demasiado para el tipo de NBA que hay en la actualidad.

Sin un equipo contender ni mercado para fichar estrellas. Los «jóvenes» (porque ya son jugadores contrastados pero con muchos años de baloncesto por delante) que ya están dando un gran rendimiento en estos Mavericks y los que están por venir son la única solución para volver a ver a los Dallas Mavericks levantando el trofeo de campeón de la NBA. Competir sin parar y ganar todos los partidos que se puedan ya sean 25, 37 o 43, pero siempre con un grupo de trabajo con los dos ojos puestos en qué jugadores escoger en el Draft para sacar estrellas ya caigan en el puesto 3, 9, 17 o con las segundas rondas.

 

Leave A Reply

Your email address will not be published.