¿Pueden los Pelicans soñar con los PlayOffs?

Lucha encarnizada por la octava plaza

Los Pelicans están ya a solo dos partidos de entrar en zona de PlayOffs - Yelp Inc (CC)
Los Pelicans están ya a solo dos partidos de entrar en zona de PlayOffs – Yelp Inc (CC)

Después de un inicio desolador (0-8) nadie podía imaginar que los New Orleans Pelicans pudieran realmente luchar por una plaza en los playoffs en la salvaje conferencia Oeste.

Sin embargo, y a escasos días del nuevo año 2017, parece que los Pelicans pueden soñar con acabar la temporada regular con un puesto para la deseada postemporada. Y eso que el récord sigue sin ser para tirar cohetes. Con un 14-22, y justo después de la previsible derrota en el campo de los campeones, los Pelicans están en plena pelea por los playoffs.

La explicación es clara y evidente. El octavo puesto este año en la conferencia oeste es el más barato y sencillo que se recuerda en lustros. ¿Eso significa que el nivel de la Conferencia es más bajo este año que la temporada pasada? Para nada. Solo hay que ver que el séptimo clasificado ahora mismo en el Oeste, los Grizzlies de Gasol, serían terceros con este récord en el Este, solo por detrás de los Cavs y de los Raptors, empatados con los Celtics. Lo que ha sucedido es que la clase «media» no está respondiendo a las expectativas y ahí se ha abierto un hueco para un equipo que, para ser sinceros, no debería estar con esas esperanzas bien entrado enero. New Orleans está ahora mismo a 2 partidos de los playoffs, una auténtica miseria viendo cómo se puso el panorama al inicio.

El equipo de Gentry va in crescendo mientras avanza la temporada. Uno de los principales factores es que, por primera vez en mucho tiempo, tiene la enfermería vacía. A excepción de Quincy Pondexter, que ni está ni se le espera, el roster está sano. Hasta Davis, propenso a las lesiones, parece estar en un buen momento físico. Con la reciente adquisición de Motiejūnas, que aún no ha debutado, Gentry y sus Pelicans han cambiado de sistema en los últimos partidos, jugando con Davis de 5 y utilizando de forma permanente el small ball. Con sus ventajas e inconvenientes, parece que este sistema está funcionando.

Anthony Davis tiene la misión de liderar al equipo a la postemporada, y para ello cuenta con la ayuda de un Jrue Holiday que está a un gran nivel, de un Tyreke Evans que ha vuelto bien de la lesión y se está re adaptando al equipo en el rol de base suplente y de un Buddy Hield que, pese al desolador inicio, cada vez está más fino, demostrando lo que hizo de senior en la universidad de Oklahoma.

Si Anthony Davis sigue al nivel de MVP y las lesiones respetan al equipo, los Pelicans van a estar luchando por esa codiciada plaza hasta el último partido. Pero para ver las opciones reales que tiene el equipo, deberíamos analizar un poco por encima el posible porvenir de los otros candidatos. Con una plaza tan sencilla, los Pelicans no podían ser los únicos aspirantes a ella. Ahora mismo, con un récord de 15-19, el octavo puesto pertenece a los Sacramento Kings.

El equipo de DeMarcus Cousins es el más firme candidato a ocupar (por fin) esa octava plaza. Tiene un equipo plagado de veteranos con muchos tiros dados, como Collison, Afflalo, Gay , Lawson, Barnes y el propio Cousins, que viendo lo cerca que puede estar esta temporada de llegar por primera vez a los playoffs, puede dar un paso adelante. También están bien entrenados por un tipo, Dave Joerger, que viene de hacerlo muy bien en Memphis.

Sin embargo, son los Kings. Lejos quedaron los tiempos de Webber, Stojakovic y cía. Estos Kings parece que no se libran nunca de ese componente de mala suerte que les persigue desde ese fatídico triple de Robert Horry. En los últimos 10 partidos tienen un parcial de 6-4, y esta madrugada han ganado un encuentro crucial en Denver. Quizás sean los favoritos para esa plaza.

Justo por debajo están los Portland Trail Blazers, que es ese equipo al que todos ponían arriba pero que en el último mes está en caída libre, coincidiendo, como no podía ser de otra manera, con la baja de su estrella Damian Lillard. Con un récord de 15-21, están solo a 1 partido del playoff. Su balance es de 3-7 en los últimos 10. Su entrenador, Terry Stotts es excelente, y cuando vuelva Damian Lillard, no pueden hacer otra cosa que subir. Aún así, esta temporada es bien distinta a la anterior. Los Blazers es de los peores equipos defensivos de toda la liga y, aparte de Damian Lillard y de un McCollum que viene de hacer 43 puntos, no tienen a nadie más que produzca de una manera fiable en ataque.

Bajo mi punto de vista, lo que sucedió el año pasado (llegar a playoffs y meterse en segunda ronda) habiéndose desprendido de 3 titulares (Aldridge, Batum y Lopez) no era ni medio normal. La excepción que confirma la regla. Este año es más terrenal para unos Blazers que debían haber tenido esta temporada el año pasado. A su favor, la experiencia en los playoffs. Si llegan al último mes con opciones de colarse, pueden ser muy peligrosos. Eso sí, que McCollum y Lillard no se resfríen…

Medio partido abajo están los Denver Nuggets. Con un récord de 14-21 (a 1’5 de los Kings, que les han ganado esta madrugada), los Nuggets parecen ser la plantilla más equilibrada de estas 4. Pero también la única en la que no tienen una verdadera estrella que los lidere a cotas más altas. El equipo de Colorado tiene en Gallinari a su máximo referente, y eso no es muy halagüeño. Con un Mudiay aún verde, esta es la temporada de la confirmación de Nikola Jokić.

Con la ayuda de los veteranos Wilson Chandler (que ha vuelto a un gran nivel) y Jameer Nelson, los Nuggets esperan que sus jóvenes jugadores crezcan rápido para así optar a esa plaza, pero es un equipo en el que parece que el verdadero objetivo son los años venideros. Aún así, si se ven con opciones no arrojarán la toalla, pero tiene pinta que, dada su inexperiencia a estas situaciones, puede que sea el primer equipo en caer de la lucha a la mínima que tengan una racha negativa en el momento decisivo. De momento 5-5 en los últimos 10, con 3 derrotas consecutivas.

Aún hay que esperar unos meses. Hay 4 equipos para una plaza. La incógnita es qué terminará pasando al final y quién se quedará con qué plaza, pero todavía queda mucho espectáculo por ver y tiene pinta de que hasta final de temporada no sabremos con claridad quién aspira de verdad a ser octavo.

Comments