Caris LeVert y su sostenido crecimiento

Ya es visto como la esperanza de futuro en Brooklyn

A Caris LeVert le queda mucho trabajo por delante, pero en 24 partidos, ya apunta maneras - Wikimedia (CC)
A Caris LeVert le queda mucho trabajo por delante, pero en 24 partidos, ya apunta maneras – Wikimedia (CC)

Desde las oficinas de Brooklyn, un estresado Sean Marks echa la vista atrás e intenta hacer memoria para averiguar todo lo que ha conseguido hasta ahora. Un par de contratos a veteranos, algunos ascensos de la D-League que han funcionado (Kilpatrick, Acy) y su principal apuesta: Caris LeVert. Está claro que el neozelandés ha dejado mal a Billy King, anterior GM de la franquicia, en menos de un año al cargo de la misma, pero es que ha solventado incluso dudas que rondaban por las cabezas de los aficionados, como aprovecharse de elecciones del Draft, uno de los pocos puntos positivos que King aunaba como gerente. Al ver a LeVert jugar, Marks sonríe.

Con Caris, sin duda el GM ha demostrado sus habilidades, y el rookie está devolviendo todo el crédito de su elección por ahora. El ex de Michigan ha ascendido como por un escalafón de rangos militares en la liga: el año pasado, era un simple recluta en los Wolverines que no sabía si iba a ser aceptado en el ejército (NBA) por sus recurrentes lesiones. Una carta y tener al mejor especialista en la materia, el Dr. Martin O’Malley, sirvieron a los Nets como excusa para apostar por él y dejar marcharse a Indiana a uno de sus mejores activos en ese momento, Thaddeus Young.

En Brooklyn, Caris ha pasado de ser un simple soldado raso a un sargento en las últimas semanas. Tras introducirle poco a poco en los primeros partidos, Kenny Atkinson está dándole mucha importancia últimamente, y el novato está devolviéndole la confianza depositada en él con actuaciones como la que cuajó ante los Pelicans, siendo el primer rookie desde 1982 (y tras Charles Barkley) que consigue unos registros de 15-5-5 sin fallar un tiro (aportó 17 puntos, 5 rebotes y 6 asistencias). Los 13 puntos (69.2% TC, 46.2% T3) 4.5 asistencias, 2.5 rebotes y 1.3 robos que está promediando en 23 minutos en los últimos 4 encuentros dan también muestras de su crecimiento.

Caris ha pasado de ser una simple apuesta a un gran asset, con vistas al futuro y, según parece, con una gran carrera por delante si mantiene su exponencial desarrollo. En 24 partidos ha hecho que Kenny Atkinson cambie de opinión sobre él. Poco antes de que el novato debutase en la NBA el año pasado en diciembre, dejó unas palabras manifestando su negativa ante el desarrollo de LeVert como base por el momento:

“Mi intuición me dice que, para hacérselo más fácil, empecemos con la posición de alero y vayamos cambiando a medida que la temporada avance. Si pudiera cambiar de posición y jugar algo como 1 (base), creo que sería una posible evolución de su juego, pero ahora mismo debe empezar como alero”.

No obstante, pese a que quería que jugase solamente de alero, ha jugado un 28% de sus minutos en la posición de escolta, muchas veces subiendo el balón y finalizando jugadas. El culmen de esta iniciativa llegó el otro día en el partido que enfrentó a los neoyorquinos contra Miami, donde Atkinson quiso que LeVert tuviese el balón en sus manos en los minutos finales con el marcador apretado. LeVert, sin duda, aprendió de un error, puesto que cometió una pérdida que perjudicó a su equipo. Aunque también hizo esto, dejando a Wayne Ellington por los suelos:

El coach de los Nets también resaltó su capacidad para subir el balón y finalizar jugadas en el pick&roll, como hombre con balón:

«Pienso ahora mismo, siento que es un bastante buen jugador de pick-and-roll. Hizo algunas cosas buenas y cometió algunos errores de novato […]. Nos gusta el matchup, nos gusta él con el balón en el pick-and-roll«.

Prueba de que el entrenador confía más en él es su aumento de minutos progresivo, tras registrar 15.5 minutos en sus primeros 12 partidos, promedia 22.2 minutos en los últimos 12, habiendo mejorado en todos los ámbitos. En sus últimos cuatro encuentro disputados, ha encestado más de 10 puntos en tres de ellos (y en uno de ellos se quedó en 9), algo que solo había sido capaz de realizar en cuatro ocasiones en sus primeros 20 partidos de la temporada.

Caris LeVert no es solo ataque, de lo que hasta ahora hemos hablado. LeVert es uno de los mejores defensores del equipo, y eso que todavía no ha demostrado casi nada del potencial que posee en ese lado de la cancha. Hasta ahora, 0.8 robos por partido le colocan como el sexto mejor novato, y su estadística de 1 (0.8 robos por encuentro para 0.8 pérdidas) en el ratio robos-pérdidas le convierte en el segundo mejor rookie en esa estadística (aunque no se le clasifica por no haber jugado el tiempo requerido para ello, pero en lo que ha disputado, es su registro). El tiempo y un aumento adecuado de masa muscular le darán el toque que necesita para ser un gran defensor.

Hasta esta semana no se le ha introducido en la famosa rookie ladder, que acoge a los diez mejores jugadores de primer año y se actualiza cada siete días. Los Nets cuentan con sus dos novatos entre dichos diez jugadores, aunque Isaiah Whitehead esté en horas bajas y cayendo puestos. LeVert está en la posición número diez, una por debajo de su compañero de equipo. Allí denotan sus más destacadas categorías, como son la anotación (donde está noveno), robos (sexto), tiro de tres (undécimo) y porcentaje total de tiro (cuarto, aunque todavía no cumple el mínimo para ser analizado). Su sexta posición en PER es algo que también debe entrar en la valoración.

Lo más impactante de esto es que, a pesar de que tanto Caris LeVert como su compañero de equipo Isaiah Whitehead están entre los diez mejores novatos y actuando de buena manera (uno por su crecimiento exponencial tras su lesión, y otro porque la lesión de Lin le dio alas), no se encuentran entre los elegidos para el Rising Stars Challenge. El año que viene, ya como sophomores, a buen seguro demostrarán su capacidad para poder actuar en dicho partido.

La temporada ya ha alcanzado su punto medio y de aquí hasta el final a los Brooklyn Nets no les queda más remedio, dado su récord, que desarrollar a los jóvenes y esperar al próximo Draft, profundo y donde pueden hacerse con algún joven más que añadir a su repertorio. Hasta entonces, y con el trade deadline de por medio, deben hacerse varias preguntas. Todavía no se ha visto lo suficiente de Caris LeVert como para considerarle un jugador franquicia (o el robo del Draft), ni para quitarle ese actual cargo a Brook Lopez, aunque el tiempo será el que tome esta decisión. El ex de Michigan, mientras tanto, sigue creciendo en la sombra, de forma sostenida.

Comments