Jon May (cc)

Los Lakers necesitan mantener esta ronda del Draft

La mala racha y mejoría de algunos equipos abren la opción

La mala racha de los angelinos hace que se empieze a pensar en la posibilidad de mantener la ronda del Draft. CC
La mala racha de los angelinos hace que se empieze a pensar en la posibilidad de mantener la ronda del Draft. CC

La historia de las rondas del Draft con los Ángeles Lakers es de sobra conocido por todos los aficionados a la NBA, y en especial de los Lakers. La llegada de Steve Nash, así como el trade de Dwight Howard condicionaron un hipotético futuro negativo para la franquicia californiana, hasta el punto de traspasar varias rondas futuras del Draft.

En un principio, esta ronda de los Lakers, la de 2017, pertenecía a Phoenix Suns, pero los Suns la traspasaron a Philadelphia en un traspaso, cuando se hicieron con los servicios de Brandon Knight. El detalle importante a la hora de analizar el futuro de los Lakers es el desarrollo de sus jugadores más jóvenes, procedentes de las rondas altas del Draft, y algún jugador de segunda ronda que ha sorprendido gratamente desde su llegada a la liga.

Perder la ronda del Draft de 2017, supondría automáticamente perder la ronda del 2019, puesto que esta iría a Orlando Magic, que si bien es cierto que podría tratarse de una ronda alta, o medio-alta, ya que se espera que esta franquicia esté en la lucha por los Playoffs para esa época, nunca se sabe lo que puede dar de sí un equipo en reconstrucción, el tiempo que le llevará, así como poder incluirla en un traspaso que ayudaría a realizar esta reconstrucción.

La mala racha de los Lakers invita a pensar en el Draft de 2017

Hace unas semanas, parecía misión imposible mantener esta ronda del Draft, con un equipo que peleaba por el último puesto en los Playoffs, pero la mala racha de resultados, con derrotas por márgenes apretados, así como la mejoría de varios equipos de Este y Oeste, sitúan a los Lakers como el tercer peor equipo de la NBA, igualado con Phoenix Suns, otro equipo que ha caído en las últimas semanas y parece estar pensando en el próximo Draft y sus aspiraciones.

Los Lakers están lejos del último puesto de Playoffs, a una distancia de 7 partidos, y con una racha bastante negativa, lo cual les ha alejado de las aspiraciones de la postemporada, e invita a pensar en esta posibilidad. Son el segundo peor equipo de la NBA desde el mes de diciembre, solo superando a Brooklyn Nets. No hay ningún viso de que la franquicia pueda levantar el vuelo en los 32 partidos que les resta en la temporada, mientras que parece evidente que la mayoría de aficionados empieza a ilusionarse con los nombres que suenan para las primeras 3 selecciones del Draft.

La mala racha de los Lakers ha coincidido con la mejoría de equipos como Miami Heat, Philadelphia 76ers, Mavs y Pelicans, uniendo ambas cosas, las opciones de los Lakers de mantener esta ronda del Draft han aumentado considerablemente, pasando de estar lejos del último lugar a la clasificación del Oeste a intercambiárselo con Phoenix Suns cada noche.

El dato: Tan sólo 6 victorias angelinas en dos meses, entre el 1 de Diciembre y el 31 de Enero. En el caso de que esto se repitiera en lo que queda de temporada, los Lakers aspirarían a algo menos de 25 victorias.

En cualquier caso, no sólo sería positivo quedarse esta ronda por hacerse con otro jugador joven procedente del Draft, sino por la posibilidad que esto te aporta de cara a un traspaso en el caso de que no te quieras quedar con el chico que draftees, o la opción de realizar cambios en la plantilla, y traspases a uno de los jóvenes porque no te hayan dado el rendimiento que creías que darían. Mantener este pick dará mayor margen de maniobra a la dirigencia de los Lakers, un año más para crecer al roster y no entregar a Philadelphia una ronda muy alta del Draft (no se la merecen), y evitar perder otra primera ronda del Draft gratuitamente.

Perder esta ronda supone perder la del 2019 automáticamente

Cuando los Lakers se hicieron con los servicios de Nash y Howard, hipotecaron el futuro, pero al menos pensaron en asegurarse esas rondas del Draft en caso de que el futuro no fuera positivo para los de púrpura y oro. De esta manera, se le puso una protección durante 3 años a la primera ronda del Draft que enviarían a Phoenix, mientras que en 2018 esta ronda no tendría ninguna protección. La protección consistía en mantener la ronda si era un pick 1-5, o 1-3, cambiando cada año.

Este es el último año que esta ronda de los Lakers tiene protección, ya que en 2018 la ronda sería de Philadelphia sin importar el número que la lotería del Draft otorgase a los Lakers en el caso de que estos no hicieran Playoffs. La franquicia angelina ha conseguido evitar perder esta ronda gracias a tener la fortuna de lado en la lotería de 2015 y 2016, mientras que en 2017 tendrán que volver a tener la misma suerte.

El escollo reside en que los Lakers acordaron Orlando enviar otra primera ronda del Draft, en este caso, 2019. Por normas internas de la NBA, un equipo no puede traspasar sus dos primeras rondas de forma consecutiva, por lo tanto, esta primera ronda del Draft que se debe enviar a Orlando, se convertirían en dos segundas rondas del Draft de 2017 y 2018. Los Lakers sólo tendrían que enviar una primera ronda a otro equipo; la ronda del 2018 a Philadelphia.

Evitar perder esta ronda, supondría no perder la ronda del 2019. No hace falta decir que es preferible perder dos segundas rondas del Draft, que perder una primera ronda del Draft. Tal vez esa ronda no tenga importancia para la reconstrucción de los Lakers, pero nunca se sabe lo que deparará el futuro.

Después del All-Star será la fecha clave y que probablemente va a elegir el entrenador; sin opciones de alcanzar los Playoffs, Walton deberá hacer cambios en la rotación, para darle mayor importancia en la rotación a jugadores jóvenes como Zubac, Ingram, y dejarle más importancia en la cancha a la young core, liderada por Jordan Clarkson, D’Angelo y Randle.

El Draft de 2017 puede ser una maravilla

El Draft que se celebrará en Junio de 2017 tiene una pinta extraordinaria. En los últimos años, los Lakers han conseguido hacerse con jugadores de gran talento (Randle, Russell e Ingram, cuyo potencial parece alto, pero precisará de un tiempo), pero se han quedado a las puertas de jugadores con ese ‘algo’ especial (Embiid y Towns, son el claro ejemplo), algo especial que podrían obtener este año si su pick se mantiene entre los dos primeros lugares. Ese jugador que desde el primer día que juega en la NBA destaca.

No se trata de tankear por aquello de ser una franquicia con tanta historia, pero tampoco se trata de perder rondas del Draft por victorias efímeras, sin ningún valor simbólico, más allá de que en Philadelphia estas se celebren como propias, por aquello de la lotería del Draft. El problema para la franquicia es que perder partidos no te garantiza quedarte con esta ronda del Draft, aunque si te da más posibilidades en la lotería. Los Lakers necesitarán la misma suerte que tuvieron los dos últimos años, y esperemos que Mitch Kupchak y la dirigencia de los Lakers tomen nota sobre lo que puede ocurrir en el caso de realizar movimientos alocados en el mercado, y el daño que pueden realizar a una franquicia de cara al futuro.

Una buena base de jugadores jóvenes como la que disponen los Lakers, te da la posibilidad de competir por lugares en Playoffs, e incluso de competir en las rondas finales, pero ese jugador especial es lo que te va a dar opciones de realmente competir por el título durante largos años. Es muy pronto para realizar valoraciones, pero por ahora, ninguno de los jóvenes de los Lakers ha demostrado poder ser una de las grandes estrellas de la NBA como sí han demostrado talentos emergentes como Karl Anthony Towns, Joel Embiid o Anthony Davis hizo desde su llegada a la liga. Es posible que los jóvenes dirigidos por Walton necesiten más tiempo, confianza y más minutos en la rotación, o simplemente con el tiempo tan sólo puedan convertirse en segundas espadas que necesiten de un jugador con ese talento extraordinario para ganar partidos por sí solo.

El hándicap que se encontrarían los Lakers de mantener su elección (protegida 1-3) es que la calidad de este Draft está basada en los bases. Entre las 10 primeras elecciones se espera que salgan 6 bases, lo que supondría a los Lakers un problema. Un joven base talentoso difícilmente podría compartir lugar en la rotación con D’Angelo Russell, a menos que este cambiara su juego, e iniciar de escolta, por lo que los Lakers tendrían que replantearse la reconstrucción, bien traspasando a uno de los dos, o ajustando el estilo del equipo para que pudieran jugar ambos.

Los dos favoritos para los aficionados son bases. El jugador que más apetece a los amantes de la franquicia angelina es Lonzo Ball, un base con un talento extraordinario, procedente de UCLA, procedente de una universidad local, y con la ilusión que tiene todo niño nacido en L.A, poder jugar algún día en Los Ángeles Lakers; aunque nadie le haría ascos a un jugador como Markelle Fultz, también base, y es que los mocks del Draft dan a Fultz como número 1 en casi todos los casos.

El objetivo de los Lakers en esta lotería del Draft que se celebrará en junio no sólo se tratará de mantener esta ronda del Draft sino que se trata de conseguir que su elección se mantenga entre los dos primeros lugares, para poder quedarse con uno de estos dos jóvenes talentos emergentes, siendo los favoritos por la mayoría de aficionados de los Lakers, dos jugadores que pueden otorgarles ese talento especial que de momento parece que a la young core puede faltarle.