Nil Alemany (SB)

Seth Curry busca escribir su propia historia

El escolta disfruta de la regularidad que no tuvo en otros equipos

Seth Curry
Curry encontró su lugar en la rotación de los Mavs- Nil Alemany (SB)

Llegar a la NBA no le fue nada fácil al hijo de un jugador que brilló en la década de los 90. Su camino hacia este presente estable tuvo reiteradas idas y vueltas. Luego de no ser elegido en el draft del 2013, su hermano mayor -ahora dos veces premiado como el mejor jugador de la liga- le dio una necesitada ayuda para fichar por los Warriors, pero su estadía en Golden State -y luego en varios equipos más- fue corta. Tras un irregular año en los Sacramento Kings, Seth Curry fue fichado por los Mavericks en el verano pasado, siendo éste el momento que cambió el rumbo de su carrera.

Aunque poco hay para destacar de la actual campaña del conjunto de Rick Carlisle sacando el notable crecimiento de Harrison Barnes, la contratación de Curry ha sido uno de los aspectos positivos en la primera mitad de la temporada. El menor de los hermanos lidia constantemente ser comparado con la superestrella de los Warriors y con su padre que brilló en Charlotte, ya que apenas está iniciando su carrera en la mejor liga del mundo y creando su propio destino en una familia que respira baloncesto. A pesar de demostrar algunos buenos partidos en Sacramento, el salto de calidad de Curry ha llegado este año en Dallas cuando consiguió su propio lugar dentro de la rotación de Carlisle. Tras las múltiples lesiones de los Mavericks, Curry tuvo la oportunidad de demostrar su toque de calidad y no ha desperdiciado su chance. De hecho, el escolta disfruta de la regularidad que no tuvo en años anteriores. Con 42 juegos en la actual fase regular, promedia los mejores números de su joven carrera: 10,8 puntos y 2,5 asistencias por encuentro, lanzando un 46% de campo. Donde más cómodo se ha sentido es al lado de Deron Williams, siendo él un confiable tirador que le saca provecho a los espacios que generan las penetraciones del base titular. Además, en Dallas han valorizado su compromiso en la defensa también, a pesar de que su estatura lo comprometa ante los sólidos bases de la era moderna. El baloncesto es un deporte en constante evolución y las reglas han acompañado este crecimiento. Los nuevos atletas, que ocupan esta posición que ha cambiado notablemente en los últimos años, dominan el juego. Por lo tanto, Curry tuvo que aceptar un rol mayor y también una responsabilidad inesperada tras las reiteradas lesiones de Williams, J.J. Barea y Devin Harris, que a su vez forzaron al inexperto escolta a dirigir el sistema ofensivo de Carlisle. Y por ahora, a pesar de tener poca experiencia, Curry viene superando el examen siendo una necesitada arma en el costado ofensivo.

A principios de la temporada, Mark Cuban elogió las habilidades de Curry:

“Sabe cómo conseguir canastas y es un gran lanzador. Hasta ahora había estado en algunas situaciones desfavorables, y creo que va a tener éxito con nosotros. Porque puede hacer muchas más cosas además de lanzar. Todavía no ha alcanzado nuestras expectativas. Creemos que puede ser mucho mejor».

A las buenas observaciones del dueño de la franquicia, Carlisle agregó:

«Creemos que es uno de esos jóvenes que tiene la oportunidad de dar un gran paso adelante, y vamos a seguir trabajando muy duro con él. Puede ser capaz de jugar tanto de base como de escolta, y está bien tener ese tipo de flexibilidad. Y es un defensor infravalorado, así que tiene la oportunidad de ser algo muy bueno para nosotros”.

Si bien los Mavericks están luchando ante la irregularidad desde su campeonato logrado en 2011 y a pesar de fallar en contratar al agente libre más deseado cada verano, Cuban ha encontrado talento interesante cada año y los Mavs fueron capaces de potenciar varios jugadores. A esta lista, compuesta por jugadores como Al-Farouq Aminu, Jae Crowder e incluso Monta Ellis, entre otros, se suma Curry. El escolta de 26 años está demostrando su capacidad para lanzar y en Dallas han sido bienvenidos sus puntos desde la banca. Tal es así que, al formar parte de la rotación y actualmente integrar la alineación titular, los Mavs acertaron en contratar a Curry por apenas 6 millones de dólares por dos años. Su inserción en el quinteto inicial potenció a los Mavericks en este mes, logrando que Dallas encadenara tres victorias al hilo a mediados y mejorando los números ofensivos de un equipo que ha sido identificado en esta temporada por desarrollar un lento ritmo de juego. Durante enero, Curry está promediando 12.8 puntos y lo más útil para los Mavs ha sido su eficacia desde el perímetro, lanzando un sólido 53,5% detrás de la línea de tres puntos.

Con aún mucho camino por recorrer y un positivo inicio en su estadía en Dallas, Seth Curry tendrá una prometedora carrera en la NBA si continúa trabajando duro y deseando escribir su propia historia. Los Mavericks tienen en sus manos un interesante proyecto para desarrollar que carga con un apellido importante y reconocido. Ahora, con la esperanza de haber dejado atrás sus años de irregularidad luego de merodear por varios equipos, Curry intentará que se lo reconozca por su nombre y lograr mejorar como jugador para crear su propio destino. Para Dallas será indispensable contar con los servicios del prometedor escolta en las siguientes temporadas y que sea parte del futuro inmediato de la franquicia cuando las llaves de la ciudad dejen de estar en las manos de Dirk Nowitzki.