Fuente: Keith Allison (CC)

Mark Cuban deja de ser crítico de Donald Trump

Ha cambiado su discurso completamente

Mark Cuban
Mark Cuban, propietario de los Dallas Mavericks/ Keith Allison (CC)

El pasado es pasado y el presente un regalo. Esta idea parece ser la que ha asumido Mark Cuban sobre el actual presidente electo de los Estados Unidos: Donald Trump. El dueño de los Mavericks fue una de las voces más críticas con el excéntrico multimillonario pero, tras las elecciones y ya sea por miedo, interés o convicciones ideológicas, el discurso de Cuban ha cambiado completamente.

Mark Cuban ha pasado de la crítica a la paciencia. Siendo consciente que el presidente es quién es y solo queda esperar a ver cuales son sus decisiones y juzgarlas con neutralidad; tanto las malas como las buenas. Además, Cuban ha tirado de comparación con su forma de actuar con los Mavericks:

«No creo que América necesite hacerse grande otra vez; pero a veces es como hablar sobre los Mavs. A veces hablas para tus fans y a veces dices la verdad. Lo he dicho desde el primer día que compré la empresa. Toma en serio lo que digo, pero no literalmente».

El dueño afirmó que estuvo viendo la toma de posesión, destacando que fue una transición de poder tranquila y declaró que su país era lo primero y que Donald Trump es ahora el presidente de su país.

También tiró de símil sobre la NBA para intentar explicar sus «nuevas» emociones respecto al nuevo gobierno:

«Luego, cuando Trump ganó, es como tener el pick 1 del Draft; él se convierte en la salvación. Así que, en las inmortales palabras de Sam Hickie: Voy a confiar en el proceso americano». 

Mark Cuban no se mordió la lengua durante las elecciones; pero ahora parece pensarse dos veces las cosas antes de decirlas. Prefiere esperar a los hechos, sabiendo que en todas las presidencias hay aspectos buenos y malos. No ve la necesidad de ir a atacar a Trump como la mayoría de las personas podrían esperar de él.

No sabemos (y nunca lo sabremos) los motivos por los cuales Mark Cuban ha cambiado completamente el tono de su discurso; pero no hay duda que es uno de los Cuban más comedidos que nos podemos encontrar.