/Nil Alemany (SB)

Justin Anderson sufre salir de la rotación de los Mavericks

No suele ser tenido en cuenta por Rick Carlisle

Justin Anderson comenzó con minutos, pero  ahora está en una mala racha/Nil Alemany (SB)

Justin Anderson se encuentra lejos de la versión que deslumbró a los Mavericks en la última serie de playoffs ante Oklahoma City, en la cual promedió 9.4 puntos y 4 rebotes, lanzando un 46% en tiros de campo por encuentro. El escolta de 23 años supo aprovechar sus minutos en la rotación cuando los Mavs lo necesitaban durante los playoffs, pero la situación ha sido totalmente la opuesta en esta temporada. Anderson no ha podido superar o sostener esos buenos números ya que bajó su rendimiento en los aislados minutos de acción que vio en esta fase regular, lo que le costó salir de la rotación habitual de Rick Carlisle. Tal es así que apenas lleva jugados 21 minutos en lo que va del 2017.

Pocas cosas tuvieron para rescatar los Mavericks en lo que va de temporada. Las derrotas consecutivas ante Miami y Utah luego de una buena racha de tres victorias consecutivas parece que fueron un puñal directo a las esperanzas por revertir el pálido récord que ubica a los texanos en la parte baja de la Conferencia del Oeste. Dallas, un equipo necesitado de talento joven ante las reiteradas lesiones de los veteranos, necesita que Anderson sea consistente y vuelva a la rotación del entrenador, pero Carlisle apostó en los últimos partidos a darle minutos al novato Dorian Finney-Smith por su constante esfuerzo en el lado defensivo. Anderson, sin una oportunidad clara para demostrar su versatilidad, ha tenido en estos dos últimos meses más acciones negativas que positivas ya que ha sido partícipe de faltas agresivas en partidos ante Houston y Minnesota. A principios de la temporada, Carlisle le remarcó al joven escolta la importancia de jugar con agresividad, energía, simpleza y mantenerse listo ante cualquier situación, lo cual es difícil para todo jugador que apenas tiene una temporada en la NBA.

El joven que salió Universidad de Virginia sabe que su potencial está por encima de lo que ha demostrado en los últimos meses. Y tiene en cuenta que Carlisle, a pesar de no darle constantes minutos, lo apoya y lo considera parte del futuro de los Mavericks. Anderson quiere progresar y trabajar duro para tener más oportunidades en un equipo que recibirá con los brazos abiertos una mayor producción suya. Tiene mucho por aprender y los Mavericks confían que puede ser capaz de desarrollar sus habilidades. En Dallas, en esta segunda mitad de la temporada, la paciencia será sumamente necesitada.