Stephen Curry sigue a un nivel tremendo - Nil Alemany (SB)

Golden State Warriors se pasea en Orlando

GOLDEN STATE WARRIORS 118 - 98 ORLANDO MAGIC

Stephen Curry, el líder de Golden State Warriors contra Orlando - Nil Alemany (SB)
Stephen Curry, el líder de Golden State Warriors contra Orlando – Nil Alemany (SB)

Golden State Warriors superó con facilidad el encuentro ante unos Orlando Magic que arrastraban la lesión de su máximo anotador, Evan Fournier, y que ven como se dilapidan sus opciones de jugar Playoffs. Los Warriors buscaban su séptima victoria consecutiva tras vencer a Cavs, Houston Rockets y Oklahoma City Thunder entre otros; más aún habiendo perdido solo un encuentro ante un rival de la Conferencia Este.

El partido comenzaba atractivo, los Magic planteaban transiciones rápidas y retaban a los Warriors con un ritmo alto de juego. Elfrid Payton y sus constantes percusiones a canasta daban puntos a los locales y estas se repetirían durante todo el encuentro. Los Warriors aprovechaban tiros de tres y posiciones abiertas, pero cometían muchísimas pérdidas, se mostraban espesos y Orlando lo aprovechaba al contraataque.

Los Magic se mostraban serios, atentos en defensa y tratando de finalizar las jugadas con mates de Aaron Gordon tras pérdida de balón rival. Un rival que se mostraba impotente y que, pese al mal juego, se mantuvo en partido gracias a la calidad individual que atesora su plantilla. Además, Steve Kerr introdujo un factor influyente como fue la entrada de JaVale McGee, que anotó varias canastas consecutivas y dió otro aire al equipo; como el resto de suplentes.

Nada más comenzar el segundo cuarto se producía la lesión de D.J. Augustin, por la cual Mario Hezonja tuvo minutos, al igual que Patrick McCaw o Kevon Looney en los Warriors. Golden State Warriors solo anotaba gracias a su labor en el rebote ofensivo y los Magic sobrevivían a base de más pérdidas, que generaron un parcial de 16-0 en su favor; pero Stephen Curry y Kevin Durant salieron desde el banquillo para reducir las diferencias, el efecto se notó enseguida y se marchaban al descanso con empate a 50.

La segunda mitad comenzaba con los actuales subcampeones de la NBA dando un espectáculo de triples en transición, los Magic no aguantaron el ritmo y se distanciaronn en el marcador. Los triples de Curry (27 puntos, 4 rebotes y 6 asistencias) solo se contrarrestaron tímidamente con las canastas de Payton (23 puntos y 10 asistencias), pero los Warriors reventaron el encuentro anotando 40 puntos en el tercer cuarto. Los últimos 12 minutos fueron «de la basura» y sirvieron solo para saber el resultado final, que fue de 118-98. 

Los Splash Brothers vuelven a la acción

Con la llegada de Kevin Durant el efecto y promoción de los Splash Brothers (Stephen Curry y Klay Thompson) había quedado en un segundo plano, diluída. Contra Orlando, sin embargo, estos resurgieron y se combinaron para anotar 14 triples y 48 puntos totales, siendo los primcipales culpables de tan abultada y plácida victoria de los suyos.