Antetokoumpo lidera a los Bucks/Imagen cedida po RACHAEL HOOPS

¿Dónde se encuentran los Milwaukee Bucks?

difícil definir la actual situación del equipo

IMAGEN CEDIDA POR RACHAEL HOOPS

El miercoles 18 de enero los Milwaukee Bucks llegaban a su partido nº 41 en Houston, mitad de temporada para un equipo que no se sabe hacia dónde camina. Con un récord de 20-20 y octavos en el Este, ¿son un equipo a temer en Playoffs? ¿o por contra es un equipo que no tiene mimbres de ser competitivo hasta pasado un tiempo?

Tres derrotas consecutivas en casa – Nueva York, Washington y Philly – nos dan razones para preguntarnos sobre las expectativas de los Bucks esta temporada. El entrenador Jason Kidd espera que los verdaderos Bucks sean aquellos que estén en los primeros ránkings de eficiencia defensiva, y últimamente estan dejando a los rivales anotar con suma facilidad.

A inicios de octubre, la expectativa de estos Bucks era la de crecer un año más bajo la batuta de Kidd, un equipo que venía de hacer una temporada decepcionante, y que con dos estrellas emergentes como Giannis Antetokounmpo y Jabari Parker, y un exterior cada año más valorado como Khris Middleton, tenía el reto de ser un equipo a tener en cuenta, a pesar de que ningun medio les daba entre los ocho primeros del Este.

La historia de este mitad de año NBA tiene nombre propio en Wisconsin: la lesión en un entreno de pretemporada de Middleton. Este contratiempo hacía todavía más difícil saber cómo etiquetar a los jóvenes talentos de Milwaukee. Si de inicio ya no entraban en las quinielas de Playoffs, a inicios de noviembre todavía era mucho más difícil encontrar a alguien que confiara en ellos.

El equipo de los Bucks se ha definido para ser agresivo, para ser muy defensivo. Las adiciones de verano, Matthew Dellavedova, Mirza Teletovic, Michael Beasley y los rookies Thon Maker y Malcolm Brogdon querían dar sensación de grupo, piezas que acompañasen a las tres estrellas. A ello debían sumarle a los Greg Monroe, John Henson, Rashad Vaughn, Steve Novak y Michael Carter-Williams, un equipo ultra-físico.

El inicio de campaña titubeante hacía mover los despachos y llegaba Tony Snell a cambio de un Michael Carter Wiliams que nunca se adaptó al estilo de juego. Añadido a la falta de tiro exterior tras la lesión de Khris Middleton, era urgente la llegada de un tirador.

Así con todas estas historias, se ha llegado al ecuador de la temporada y la valoración pasa a ser difícil. Tienen a un All-Star en sus filas con Giannis Antetokounmpo, una estrella emergente y futuro All-Star como Jabari Parker y un robo del draft en Malcolm Brogdon. Han hecho partidos sublimes ante equipos de Playoffs (léase San Antonio Spurs, OKC, Cleveland…), y a la vez se han perdido en la pista contra Wizards, 76ers, Knicks en casa, con actuaciones que recuerdan al equipo del año pasado.

Una de las preocupaciones de los Bucks es el puesto de center. Tanto John Henson como Miles Plumlee, que han sido los pívots titulares este año no están aportando nada, de hecho el mayor de los Plumlee ha desparecido de la rotación. El pívot reserva Greg Monroe (fichado como estrella no lo olvidemos) no está jugando mal desde el banquillo, aportando anotación y en defensa algo mejor que el año pasado. A pesar de esto, la aportación de los hombres grandes pasa a ser uno de los mayores déficits que el equipo debe solucionar en la segunda parte de la temporada si quieren ser competitivos.

Los Bucks continúan siendo  los líderes de la liga en puntos en la pintura (50,8 por partido). Han mejorado en la amenaza del tiro de tres desde la temporada pasada, pero todavía lejos de ser temibles por ello, ya que ocupan el puesto 23 en el porcentaje de puntos aportados por triples (24,5 por ciento) y el puesto 23 también en triples anotados (8,6 por partido).

Otra de las preocupaciones del cuerpo técnico es la segunda unidad. A mitades de noviembre, principios de diciembre, el banquillo de Milwaukee, comandado por Malcolm Brogdon, Greg Monroe  y Michael Beasley, era uno de los más eficaces en la liga. Su aportación hacía cambiar dinámicas negativas en muchos partidos, y conseguía un mayor ratio de anotación. De hecho la aportación de los jugadores de banquillo los dejaba entre los primeros de la liga.

La lesión de Matthew Dellavedova daba la titularidad al baso novato (36 del draft), y este respondía a las mil maravillas. Lo que no esperaba Jason Kidd es que el banquillo entonces no aportara de la misma manera.

En los últimos partidos del mes de enero, se ha visto un equipo sin hambre, un equipo sin defensa (han dejado anotar 100 o más puntos a los rivales en 7 partidos consecutivos). A la vez que se ha visto un equipo sin recursos ofensivos, más allá de Giannis Antetokounmpo y su juego de otro planeta (líder estadístico en puntos, rebotes, asistencias y robos) y de los puntos de Jabari Parker, no son capaces de generar espacios, no son capaces de buscar tiros abiertos, y los que tienen, o no los tiran, o muchas veces sin acierto.

En este aspecto se nota que Tony Snell no es Middleton, ya que a pesar de ser un jugador que aporta en defensa (no lo negamos), en ataque deja mucho que desear, muchas veces por su propia mentalidad frágil, más que por el talento, que parece que tiene. Los último partidos, jugando más de 30 minutos, no ha tirado mas de cuatro o cinco veces a canasta.

LA SEGUNDA MITAD DE TEMPORADA

Hasta el parón del partido de las estrellas, los Bucks juegan nueve partidos fuera de casa y seis en casa. Han jugado ya dos y los han perdido (en Houston y Orlando). Están 12-10 en casa y 8-12 fuera con las dos últimas derrotas. Este registro lo deben mejorar si aspiran a ser un equipo de Playoffs, algo de lo que todo el mundo hablaba hace tan solo tres semanas, con un juego alegre y efectivo.

Una buena noticia que ha saltado hace poco tiempo es que Khris Middleton está cerca de volver a las canchas, lo cual, si lo hace en buenas condiciones, podría elevar el juego del equipo a otro nivel, necesario a estas alturas de temporada para poder ser aspirantes a una plaza de Playoff, algo que por jugadores deberían lograr.

Se enfrentan tras el parón a un periplo de seis partidos en marzo, con un viaje de 10 días a Memphis y la costa Oeste, así como a jugar cuatro de los últimos cinco partidos de la temporada fuera del BMO Bradley Centre de Milwaukee. Desde luego un calendario difícil, sin embargo, confiamos a ciegas en estos jugadores y Jason Kidd. Seguro que son capaces de mejorar su juego y hacer vibrar a los espectadores y fans de los Bucks.

Para finalizar este análisis de la primera mitad de temporada os dejamos las 10 mejores jugadas del reciente elegido titular en el All-Star, Giannis Antetokounmpo.